La semana pasada leiamos cómo Volkswagen no irá al Salón de Paris. Se trata de una de las grandes citas (bianual, se alterna con Frankfurt) del motor europeo, junto con Ginebra y este año ya son 16 marcas las que han anunciado que no irán. ¿Por qué? Estar en un salón es caro. Muy caro. Y en la actualidad ya no tiene tanto sentido invertir esas cantidades de dinero en presentar productos al público… cuando estos ya lo han visto en Internet.

Nos llega al mismo tiempo la información con los resultados de Madrid Auto 2018. El Salón madrileño se reinventó y ya no trata tanto de mostrar novedades como de vender coches. Las personas que visitaron los pabellones del IFEMA entre los días 22 y 27 de mayo (111.298 visitantes, una media de 18.550 diarias) tenían una oportunidad fantástica par comprar coche nuevo. Muchos modelos expuestos, con lo que resultaba muy sencillo compararlos in situ… y muchas ofertas y descuentos).

Récord de ventas

¿El resultado? Más de 4.100 automóviles vendidos, un 20% más que en su pasada edición de 2016 (entonces abrió un día más, ya que coincidió con San Isidro). Se cerraron 692 operaciones cada día, frente a las 493 de 2016.

Con toda la información que el usuario adquiere en Intenet, la tarea no es tanto elegir modelo, sino dónde y cómo comprarlo. Este tipo de salones ayuda a decidirse por un modelo, subiéndose a él o incluso realizando una pequeña prueba. De hecho, se realziaron 7.918 pruebas de coches, a las que debemos sumar otras 2.782 pruebas realizadas en la Pista de demostración de coches eléctricos.

Nos parece también un acierto que Madrid Auto coincidiese con la nueva feria Madrid Auto Profesional, orientada a autónomos, pymes, y grandes empresas. Recibió 12.242 visitantes, la mayoría gestores de flotas privadas, con mayor presencia de autónomos y pymes que han representado un 20%, en cada caso, así como gestores de flotas y jefes de transporte, con el 16%. El 11% restante pertenecían a flotas del sector público.

Hubo un sinfín de actividades paralelas, como competiciones de E-Sports, simuladores, premios a los mejores coches del año… así como mesas redondas y charlas.  Porque sí, el público

Fuente: Ifema

1 COMENTARIO

  1. Una lastima. Ha perdido su esencia, y esta claro que es asi desde el momento en que algunas grandes marcas rechazan participar (ni para vender). Es el primer año que no voy desde que tenia 5 años, y eso que fui incluso el año del salon del automovil ecologico o algo asi (otro disparate).
    Ojala algun dia vuelva a ser lo que fue, enfocado a los amantes del motor.

Deja una respuesta