Ha pasado más de un año desde que se presentó el McLaren Speedtail, siendo el coche más rápido que el fabricante británico jamás haya lanzado al mercado. Para que este superdeportivo de ensueño alcance su velocidad máxima de 403 km/h, los ingenieros de la marca utilizaron una combinación de aerodinámica, bajo peso y un sistema de propulsión híbrido que destaca por su elevada eficiencia.

El Speedtail es una adición reciente a la gama Ultimate Series y solo 106 unidades están destinadas a ser construidos, el mismo número de McLaren F1 vendidos. Y de este último también hereda su habitáculo de tres asientos, con el conductor sentado en medio y un pasajero a cada lado. Esta vez, el diseño hace honor a su nombre, y es innegable que es atrevido, más incluso que el Elva. Si bien ya sabíamos que sería un coche muy rápido, hasta ahora, sus detalles técnicos se habían mantenido en secreto.

El corazón del Speedtail, conocido internamente como M840TQ, está compuesto por un motor de combustión interna de 4.0 litros con dos turbocompresores y una unidad eléctrica, que en conjunto desarrollan hasta 1.070 CV y 1.150 Nm. El bloque V8 ha evolucionado desde el primer híbrido de McLaren, el P1. Ahora hay un nuevo sistema de admisión de aire más ligero, un sistema de enfriamiento mejorado y un diseño revisado del pistón que ayudan a conseguir 757 CV y 800 Nm solo con gasolina.

Por otro lado, el propulsor eléctrico utiliza tecnología derivada de la Fórmula E. Este consigue aportar más de 230 kW (313 CV). De acuerdo con la firma de Woking, la instalación de este sistema se ha hecho con el más alto rendimiento en mente. Ello incluye una refrigeración y una integración más eficiente que en “cualquier motor eléctrico actualmente en uso en un coche de producción”. La relación de entrega de potencia es de 8,3 kW/kg, el doble de la eficiencia de un deportivo promedio, dice McLaren.

El sistema de almacenamiento de energía de alto voltaje es de 1.647 kWh. Consiste en una celda cilíndrica de elevada potencia que ofrece la mejor relación potencia/peso de cualquier batería disponible en la actualidad.

Se dice que la densidad de potencia de esta batería es cuatro veces mayor que la del McLaren P1, proporcionando 5,2 kW/kg y una potencia de 270 kW. Junta todo, y no solo superará los 400 km/h, sino que también podrá llegar a los 300 km/h desde parado en 12,8 segundos. Ya son palabras mayores.

En el núcleo del McLaren Speedtail hay una estructura monocasco de fibra de carbono, material que también comparte la carrocería con la idea de mantener el peso lo más escueto posible. A ello también ayuda una suspensión de aluminio y unos discos de freno carbonocerámicos.

La masa total anunciada de 1.430 kilos, aquí, casi lo mismo que el Volkswagen Passat más ligero. Un peso inferior se hace casi imposible con un sistema híbrido; el Senna se lo ahorra y marca 1.198 kg en la báscula para 800 CV.

Para demostrar de manera concluyente la velocidad máxima de 403 km/h, los ingenieros de McLaren alcanzaron repetidamente dicho registro más de 30 veces en carreras consecutivas en una pista de Florida en diciembre del año pasado. Así que sí, el Speedtail es, oficialmente, el McLaren más rápido que se haya fabricado, superando al F1 original que, en 1998, llegó hasta los 386 km/h. Se entiende por qué 106 personas han desembolsado 2 millones de euros en él antes que fuese siquiera presentado en público.

Fuente: McLaren
Galería de fotos:

Ver galeria (18 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta