La firma de la estrella continúa expandiendo su gama electrificada. Tomando como base mecánica al Clase E 300 e, el Mercedes GLC 300 e 4Matic no solo promete una elevada eficiencia y bajos consumos, también prestaciones meritorias. Junto al GLE 350 de 4Matic, el último producto de la marca se suma a una lista 20 modelos electrificados disponibles de cara al año que viene.

En su nueva versión híbrida enchufable, el GLC cuenta con un diseño aún más llamativo, el intuitivo sistema de infoentretenimiento MBUX y sistemas de asistencia a la conducción de última generación. En el nuevo GLC 300 e 4Matic, los clientes solo tienen que aceptar una restricción en términos de capacidad de carga (de 550 a 395 litros de maletero). Como un SUV de tracción total, también está capacitado para remolcar, concretamente hasta dos toneladas.

El diseño exterior está caracterizado por detalles deportivos. El aspecto todoterreno está acentuado por líneas musculosas y elementos llamativos, como varios cromados que ahora van desde la parte delantera hasta el final. También incorpora iluminación LED High Performance de serie, con contornos más pequeños y planos. Esto hace que el haz de las luces diurnas sea aún más prominente y que la firma lumínica típica de la casa sea aún más reconocible.

El habitáculo es prácticamente idéntico a cualquier otro modelo de la gama GLC, salvo por algunos detalles muy específicos como las funciones del cuadro de instrumentos. El sistema de infoentretenimiento está programado con ubicaciones de puntos de carga. Incluso hay una función mediante los comandos de voz que permite, simplemente, pedirle al vehículo que te encuentre un punto cercano a través de los distintos servidores de Mercedes me Charge.

Debajo de la piel, el Mercedes GLC 300 e 4Matic utiliza un motor de gasolina de cuatro cilindros y 2.0 litros que entrega 211 CV y 350 Nm. Este se combina con un propulsor eléctrico que produce 90 kW (122 CV) y 440 Nm. Como el rendimiento máximo de ninguno de los motores se genera al mismo tiempo, el resultado es un total de 320 CV y 700 Nm. La transmisión se envía a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios automática de nueve velocidades.

Hablando en plata, con estos números el SUV mediano de la casa de Stuttgart es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 5,7 segundos y conseguir una velocidad máxima de 230 km/h, limitada electrónicamente. Utilizando solo energía eléctrica, el Mercedes GLC 300 e 4Matic puede rodar a velocidades de hasta 130 km/h. La batería, de 13,5 kWh, se puede recargar en hora y media con una toma de 7,4 kW, mientras que en un enchufe doméstico toma cinco.

Hablemos de consumos. El Mercedes GLC 300 e 4Matic declara un consumo de gasolina homologado de entre 2,2 y 2,5 l/100 km. Por otro lado, el consumo eléctrico oscila entre los 16,5 y 17,8 kWh kWh/100 km. Dada la limitada capacidad de la batería, la autonomía disponible sin tener que gastar ni usa sola gota de combustible se sitúa entre los 46 y 49 kilómetros bajo ciclo de homologación NEDC. Si quieres más autonomía eléctrica, tal vez te interese otro tipo de híbrido.

Fuente: Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta