La Mercedes Clase X fue un auténtico hito para la marca de la estrella, pues se trató de su primera pick-up. Este vehículo que destaca por sus aptitudes todoterreno no fue hecho por los alemanes desde cero, sino que entraba en uno de sus acuerdos con la Alianza Nissan-Renault. Para abaratar costes, la Clase X comparte plataforma con los Nissan Navara y Renault Alaskan, saliendo los tres de la misma línea de producción. Una de ellas era la planta de Nissan en Barcelona, aunque han anunciado que el modelo de Mercedes se dejará de producir allí.

Las instalaciones de Nissan en la Zona Franca sufren un importante revés con esta noticia. Aunque no hay confirmación oficial, parece que el presidente europeo de Nissan, Gianluca de Ficchy, ya se lo ha comunicado a los representantes sindicales. La marca nipona viene de anunciar una reducción de plantilla a nivel mundial que ya afectó a la fábrica barcelonesa con un recorte de 600 empleados. Ahora se llega incluso a temer por su continuidad a juzgar por la situación actual.

En apenas un par de años hemos podido ver como esta planta perdía la producción del Nissan Pulsar, que se retiraba por completo de la gama, también de las furgonetas NV200 y Evalia, quedándose solo con la versión eléctrica. La Nissan e-NV200 parece la única buena noticia que tienen en esta fábrica, ya que el año pasado hicieron unas 13.100 unidades con un incremento del 120 % respecto al ejercicio anterior. Pero claro, ese volumen todavía es pequeño para sostener los casi 3.000 trabajadores.

Porque hay que decir que la planta de Nissan en Barcelona ya estaba funcionando a apenas un 30 % de su capacidad. En teoría podría hacer unas 200.000 unidades al año y solo se hicieron 55.000 en 2019. El año pasado se hicieron alrededor de 38.000 pick-up de las tres marcas implicadas, unas 8.000 de la Mercedes Clase X (un 60 % menos que en 2018). Eso significa que su despedida supondrá una bajada del 15 % en el total de su ya reducida producción total.

Todavía no hay una resolución oficial por parte de las marcas implicadas, pero a nivel legal quedan todavía algunos años de vigencia en el contrato que se firmó para fabricar la Mercedes Clase X allí. Este movimiento supondría unas pérdidas importantes para Nissan y la obligatoria reestructuración para Mercedes, que solamente fabricaba la Clase X aquí. Todavía hay esperanzas de que la producción del Qashqai se traslade aquí en caso de un Brexit duro.

Fuente: La Vanguardia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta