El Mercedes EQC era presentado el pasado año por todo lo alto, como solo puede hacerse con el primer modelo eléctrico de una marca de tal renombre. Ahora el SUV ya está a punto de llegar a los principales mercados y lo celebra con una edición limitada. Se trata del Mercedes EQC Edition 1886, que no es otra cosa que una versión muy equipada del eléctrico y que rinde homenaje a esa fecha en la que fue patentado el Benz Motorwagen de Karl Benz.

Con esa declaración de intenciones pretende ser el vehículo que suponga un cambio de era, algo que también será difícil debido a la ardua competencia que tiene en modelos como el Audi e-tron, el Jaguar I-Pace o el Tesla Model X. Aunque esta edición especial pretende estar por encima con un diseño diferenciado que se puede reconocer en el exterior por algunos elementos en negro brillante, como por ejemplo la parrilla, la insignia de la estrella e incluso parcialmente en las llantas de 20 pulgadas.

Lo mismo ocurre en su distinguido interior, que recibe una tapicería de cuero en dos tonos: azul índigo y negro. No puede faltar las credenciales EQC Edition 1886 en los respaldos de los asientos o en una insignia situada en la consola central. Aunque por lo que más quiere destacar este ejemplar es por el destacado equipamiento que introduce. Hablamos de elementos como el sistema de sonido Burmester o el control de confort Energizing que permite adaptar la atmósfera del vehículo al estado de ánimo del conductor.

Se mantiene sin cambios su sistema de propulsión eléctrico formado por dos motores, uno situado en cada eje, que se combinan para lograr 404 CV de potencia. Su batería de 80 kWh le otorga una autonomía de 450 kilómetros (ciclo NEDC) y se puede cargar tanto en una toma convencional, como en la carga rápida de los Wallbox. Además, es capaz de soportar una carga de hasta 110 kW, por lo que no tendrá problemas en acceder a los cargadores que serán instalados por Ionity.

Otra clave de este Mercedes EQC Edition 1886 es que tiene todo el mantenimiento incluido. A su equipamiento se han sumado los paquetes de servicio de mantenimiento, servicio de recogida y entrega y la extensión de la garantía. Eso significa que viene incluidas las revisiones necesarias durante los primeros seis años o 150.000 kilómetros. El personal del taller se encargará de la recogida y entrega del coche en el lugar que el usuario elija. La batería está en garantía durante ocho años o 160.000 kilómetros.

Fuente: Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta