Elegir entre motor diésel o gasolina suele ser una decisión difícil para todo el que busca comprar un coche. Sin embargo, parece que en muchos fabricantes la decisión se simplificará un poco, pues dejarán de ofertar uno de los combustibles fósiles. Nissan parece que seguirá los pasos de otras marcas como Fiat y anuncia que dejará de vender coches diésel en Europa de forma gradual. No han dado fecha, pero parece que este combustible no tiene cabida a largo plazo en los planes de la marca.

Las razones principales serían las mismas que hemos ido viendo en los últimos tiempos. La bajada de la demanda de diésel se ha traducido en que la gasolina los supere en ventas por primera vez desde 2009. Viene motivada por el aumento de las restricciones a estos modelos en muchos países, así como de los mayores impuestos que deben pagar. Los japoneses creen que la vida de este combustible está cercana a su fin y quieren adelantarse a ese momento.

Además, Nissan es una de las marcas que menos depende del diésel en Europa, pues el pasado año apenas representó un 16 % de sus ventas. En nuestro continente la estrategia a seguir es la de la electrificación, algo que llevan por bandera con la nueva generación del Nissan Leaf. De esta forma veremos como se van retirando poco a poco los motores diésel (como el 1.5 dCi que probamos en el Micra) y dando paso a versiones de gasolina o electrificadas.

Esta medida incluye también a los vehículos comerciales de Nissan, como la Navara o la NV200 (ambas fabricadas en Barcelona). Aunque en este segmento la importancia del diésel es mayor, los japoneses confían que pueden llegar a triunfar los electrificados (desde hace años apuestan por la e-NV200). Parece que cada vez más fabricantes se suman a esta decisión de erradicar el diésel, los siguientes candidatos podrían ser dos japoneses que tampoco dependen demasiado del diésel: Honda y Mazda.

Fuente: Automotive News

1 COMENTARIO

Deja una respuesta