Logo de Noticias Coches
Nissan MID4 Type II Concept 1987 (5)
Luis Blázquez

Nissan MID4, el deportivo de motor central que podría haber sido… Pero no

El mundo del automóvil está lleno de proyectos apasionantes que jamás vieron la luz del día. El Nissan MID4 Concept es uno de ellos. Tenemos que agradecer a Japón su época dorada en las décadas de 1980 y 1990, con máquinas legendarias prácticamente en la gama de todos y cada uno de los fabricantes locales. Ninguna idea parecía demasiado escandalosa (bueno, alguna tal vez sí), o al menos no si el objetivo era demostrar la mejor destreza técnica que el mundo del motor había visto.

El MID4 Concept fue un deportivo de motor central que Nissan persiguió construir a lo largo de casi media década, destinado a luchar contra Porsche y Ferrari no solo en los concesionarios y salones del automóvil, sino en cualquier terreno. Porque eran los 80, y las máquinas de mejor rendimiento no tenían tracción trasera. La motricidad en las cuatro esquinas era la nova más de ese entonces y el sistema de Nissan era bastante innovador. No solo para la época, también ahora, gracias a un sistema hidráulico y mecánico que ejercía dirección en las cuatro ruedas.

Nissan comenzó a trabajar en el MID4 Concept durante la primavera de 1984 y el mundo lo vio por primera vez en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1985. Fue una especie de banco de pruebas, mostrando las tecnologías que habrían puesto a la compañía en conversación con los fabricantes de mayores prestaciones. Entre esas tecnologías, la clave es la tracción total. Al fin y al cabo, era la época del Grupo B del Campeonato Mundial de Rally, siendo Audi la referencia con su Quattro. Empresas como Porsche y Ferrari también mostraron su interés en participar.

Nissan MID4 Concept (1985)

Como tal, el Nissan MID4 Concept contaba con un sistema de tracción a las cuatro ruedas. Y al igual que las máquinas de rally en las que se fijó la firma japonesa, los componentes de mayor relevancia se colocaron detrás del conductor. Et, voilà! Ya tenemos de dónde viene el nombre del coche. El diseño primigenio era un poco genérico, pero contaba con presencia propia sobre todo en la zaga, con unos pilares C “suspendidos” y una cubierta que recordaba a la del Ferrari Testarossa. Para no confundirlo con italiano, la palabra Nissan aparecía en medio y en grande.

Nissan acuñó un nuevo motor solo para el MID4 Concept: un V6 de 3.0 litros (VG30DE), en este caso en forma atmosférica. Este daba unos saludables 229 CV y se montó transversalmente, al igual que el V6 de origen Ferrari en el Lancia Stratos. Pesaba además solo 1.230 kilos. Hoy día no parece gran cosa, pero sí que era una suma respetable para un vehículo construido con algo parecido a las especificaciones de producción en serie, mientras cargaba con los componentes agregados de tracción integral. El 67 % de la potencia se enviaba atrás, y el restante adelante.

Nissan MID4 Type II Concept (1987)

Nissan intentó hacerlo mejor con una evolución en 1987 bajo el nombre MID4 Type II Concept. Esta versión era más ancha y más larga, añadió turbocompresores gemelos al V6 y lo pivotó 90 grados para una orientación longitudinal. La versátil configuración MacPherson del prototipo original fueron reemplazados por una doble horquilla delante y una disposición multibrazo en la zaga. Todo el conjunto era más rígido y receptivo, aunque se perdieron los ángulos rectos de la carrocería en virtud de formas más bulbosas, como haría el Honda NSX o el Toyota MR-2.

Nissan estaba claramente comprometida con perfeccionar el MID4 Concept, mejorando todos los aspectos hasta que la fórmula se optimizó y estuvo lista para el gran espectáculo. Su peso se había incrementado hasta los 1.400 kg, pero su motor también había ganado potencia: 330 CV. En general, sus líneas también eran más suaves y, a la vez, más musculoso, un producto que iba acorde con un deportivo de la próxima década que un último suspiro del diseño de los años 80. Para algunos mejor, para otros peor, este prototipo estaba listo para llegar a la calle.

Por desgracia, ese día nunca llegó. Se desconoce la causa exacta que lo motivó, pero el colapso de la economía japonesa, probablemente, tuvo algo que ver con eso. No se sabe con certeza si Nissan estaba considerando un programa de rallies para el MID4, pero si lo fuera, el cierre del Grupo B y, por consiguiente del Grupo S, podría haber ayudado un poco. Esa fue la razón por la que Lancia abandonó el programa ECV, y Ferrari y Porsche tampoco llegaron al WRC. Al menos el 959 de Stuttgart todavía consiguió su ciclo como un coche de producción (268 ejemplares).

Pero recuerda, incluso cuando los coches mueren antes de haber vivido realmente, las buenas ideas tienen el hábito de perseverar. El motor fabricado para el MID4, más tarde, terminó en varios Nissan, incluidas las dos generaciones de 300 ZX (Z31 y Z32). El sistema de tracción total, más refinado y posteriormente denominado ATTESA, comenzó a llegar a una serie de nombres icónicos a finales de los años 80. Entre ellos, un coupé llamado Skyline GT-R y el mencionado Z. Eso se tradujo en que ya no era necesario un deportivo de motor central en la gama. Una pena.

Fuente: Nissan, Top Speed

Galería de fotos:

  • deportivo
  • Nissan
  • prototipo