Cuando probamos el Ford Focus ST no podíamos hacer otra cosa que imaginarnos la llegada de una versión más radical. Todo apuntaba a que dentro de poco tendríamos entre nosotros un nuevo Ford Focus RS, el ejemplar que representaría ya la cuarta generación de esta familia con prácticamente dos décadas de historia. Sin embargo, informaciones recientes aseguran que no habrá una versión radical del actual Focus, que el tope de gama se mantendrá en el ST.

Desde hace tiempo se especulaba con un Focus RS Mk4 que mejorase en todo al anterior. El listón estaba muy alto, pero el nuevo ejemplar podría haber llegado hasta los 400 CV de potencia y mantenido la tracción a las cuatro ruedas gracias a la electrificación del motor 2.3 EcoBoost de cuatro cilindros. Pero ahora parece que hay que olvidarse de que esto suceda e ir aceptando que la familia RS de Ford de quedará huérfana por el momento.

Recreación de cómo podía haber sido el Ford Focus RS

Al parecer, el motivo de no llevar a cabo un nuevo Ford Focus RS son las estrictas normativas anticontaminación que tenemos en Europa. Los fabricantes se ven obligados a rebajar sus emisiones de CO2 bajo amenaza de multa y eso significa es que es más difícil lanzar modelos deportivos de este tipo. También hay que sumar que este tipo de proyectos son costosos en el plano financiero. La marca del óvalo ya estaba haciendo reajustes y ahora con la crisis del coronavirus se complican algunos desarrollos.

La estrategia de Ford (como la de la mayoría de fabricantes) es centrarse en los rentables SUV e ir electrificando su gama paulatinamente. Por lo tanto, el Ford Focus RS es probable que tenga que ser cancelado por completo. Una pena para todos aquellos entusiastas que lo esperábamos con los brazos abiertos, pues estaba llamado a ser uno de los referentes del segmento. Tendremos que conformarnos con el Focus ST, que aunque esté en un escalón inferior, sigue siendo un ejemplar muy a tener en cuenta.

Fuente: Caradisiac

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta