El 15 de septiembre, BMW confirmó al medio estadounidense Financial Times que no hay ningún sucesor para su actual gama eléctrica, el BMW i3 y el i8. Aunque permanecerán en el mercado durante un tiempo, el jefe de ventas y marketing de la compañía, Pieter Nota, ha confirmado que no veremos una próxima generación de ninguno de los modelos.

“No hay un plan concreto para un sucesor i3. Ahora estamos trayendo más electrificación a la corriente principal”, dijo Nota. Presentado hace más de seis años, el primer vehículo totalmente eléctrico vendido por BMW ha recibido algunas mejoras por el camino. Por ejemplo, se aumentó el tamaño y la autonomía de la batería, y se refrescó con algunas actualizaciones estéticas. De hecho, las ventas del i3 han aumentado un 21% en el primer trimestre en 2019 a nivel mundial.

Solo en su tierra natal, el BMW i3 ha incrementado sus ventas en un 85% durante el mismo periodo. Queda claro que permanecerá en la gama del fabricante bávaro en 2020, pero más allá de 2021 será otra historia. Y es que, hasta día de hoy, sigue siendo una oferta única en el mercado. No solo por sus puertas de apertura suicida, sino porque también es el único coche a la venta con un chasis de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) que no cuesta seis cifras.

BMW ha vendido más de 150.000 ejemplares del i3 hasta ahora, y sus ventas continúan aumentando a pesar de contar con 6 años de edad

Al preguntar entonces por qué BMW ha decidido hacer esto, no parece ser porque el i3 no tenga éxito. “Realmente, el i3 está funcionando extremadamente bien”, comentó Nota. La razón real es que BMW comenzará a centrarse en electrificar sus modelos principales, una estrategia que ya ha comenzado con el recién presentado MINI Cooper SE. Por tanto, en lugar de invertir tiempo y dinero en desarrollar nuevos modelos, la empresa se dedicará a electrificar su gama actual.

BMW planea lanzar 13 modelos completamente eléctricos para 2023, un plazo que se adelantó recientemente debido a objetivos de emisiones inminentes. El primero de ellos debería de ser el iNext confirmado para 2021. Además, la electrificación de muchos de los modelos de la gama bávara ya está en progreso: el i4 (berlina “coupé”) llegará en 2021, mientras que el i5 (basado en el Serie 5) hará lo propio en 2023, al igual que el iX5 (basado en el X5) y el i7 (basado en el Serie 7).

Con los cambios en marcha, BMW también anunció recientemente que suspendería la producción de su deportivo, el i8, en abril de 2020. El nuevo CEO de la compañía, Oliver Zipse, ha declarado que BMW quiere haber vendido un millón de vehículos electrificados para 2021, pero, por el momento, la marca está actualmente fuertemente enfocada en la tecnología híbrida enchufable.

Fuente: Financial Times

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta