Esto parece un déjà vu, una pesadilla que se repite mes tras mes. Y es que el mercado, no remonta ni tiene visos de hacerlo. Las matriculaciones de automóviles se hundieron un 21,7% en abril respecto al mismo mes de 2011. Solo se han vendido 56.250 coches nuevos, según los datos facilitados ayer jueves por las asociaciones de fabricantes (Anfac) y vendedores (Ganvam).

El descenso acumulado en los primeros cuatro meses de 2012 es del 7% frente al mismo periodo del ejercicio precedente, acercándose a los niveles de 1993.

El canal de particulares acumula 22 meses de descensos consecutivos, con una caída del 9% en el periodo enero-abril, hasta las 111.979 unidades. Solo en el último mes, la caída fue del 16,6%, con un total de 24.338 unidades matriculadas.

El segmento de alquiladores y empresas también registró un retroceso. Espectacular en el primer caso, con caídas del 48%. Las ventas a empresas “solamente” caen un 1,7%.

Y ojo, que según la patronal, el tráfico en concesionarios ha mostrado caídas superiores al 10%, lo que anticipa resultados negativos también para el mes de mayo.

David Barrientos, director de Comunicación de Anfac, detstaca que el mes de abril ha supuesto “un nuevo golpe para el sector del automóvil, con un volumen más cercano a principios de la década de los 90 que a tiempo actuales. Estas cifras tienen un reflejo importante en el deterioro de la calidad de nuestro parque”.

Se antoja complicado alcanzar las 780.000 unidades previstas para todo el ejercicio por la patronal de los fabricantes, Anfac, que también ha revisado a la baja las previsiones de producción de las plantas instaladas en España para todo el año en unos 240.000 vehículos menos. La mayoría de los vehículos se exportan, lo que iba sosteniendo a la industria automovilística… mientras el mercado interior aguantaba. Si no lo hace, puede llegar el fantasma de la deslocalización.

Concesionarios y talleres están siendo los más afectados por la crisis, con unas previsiones de pérdidas de empleo en torno a los 50.000 trabajadores. Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez-Torres, de no aplicarse un plan de incentivos para rejuvenecer el parque (descartadas por el ejecutivo en febrero), “este año podrían perderse más de 3.000 empleos y echar el cierre más de 500 pymes solo en el sector de la distribución, que se unirían a los 40.000 puestos de trabajo y 2.500 empresas destruidos desde que estalló la crisis”.

Dicen que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey: las marcas más vendidas del mes fueron Peugeot, Citroën y Volkswagen. En lo que va de año, Volkswagen lidera el mercado, en el que solo otras cuatro marcas superan las 20.000 unidades vendidas.

Por modelos, los tres más vendidos del año son los tres más vendidos del mes: Citroën C4, Seat Ibiza y Renault Mégane. Del total matriculado un 29,8% fueron coches de gasolina, el 68,9% diésel. Los eléctricos o híbridos apenas supusieron un 1,3% (pese a que luego en las encuestas la gente dice que es su favorito).

En cuanto a los segmentos. En abril sólo se salvaron los todoterreno pequeños y medianos. En lo que va de año, les va bien a los coches micro (+13,3%, sin duda gracias a la mayor oferta existente) 4×4 pequeños (+6,3%) y 4×4 medianos (+4,9%). El que más cae es el de lujo, que en 2011 vivió meses muy buenos en plena crisis, lo que permitió que acabasen con cifras muy razonables el año 2011… Pero también eso parece haber acabado.

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta