Después de conocer los coches diésel que menos consumen y los coches de gasolina que menos gastan, a uno le puede quedar la sensación de que los coches han de ser pequeños para gastar poco. Cierto es que ayuda mucho a controlar las emisiones, pero las marcas también hacen sus esfuerzos para que los modelos más grandes tengan consumos contenidos.

El ejemplo máws claro lo tenemos en la nueva gama de motores Drive-E de Volvo, que empezarán a estar disponibles en el Volvo S60. La nueva familia de motores Drive-E de dos litros y cuatro cilindros de Volvo se posiciona como una de las más dinámicas y potentes a la vez que tiene unas emisiones de CO2 y consumos realmente bajos.

“Durante la fase de desarrollo de nuestros motores Drive-E, prometimos llevar el placer de una conducción eficiente a otra dimensión. La certificación oficial europea NEDC confirma ahora que ha superado a sus competidores en cuanto a las emisiones de CO2″, explica Derek Crabb, Vicepresidente de Ingeniería de Motorizaciones de Volvo Car Group.

Volvo S60 T6

Con 306 CV de potencia este propulsor va asociado a la nueva caja de cambios automática de 8 velocidades. De este modo las emisiones son de 149 gramos/km (6,4 litros/100 km), con lo que el Volvo S60 T6 se convierte en el primer coche del segmento que ofrece más de dos CV por gramo de CO2. El coche acelera de 0-100 km/hora en 5,9 segundos, una cifra muy buena.

Volvo S60 2014 03Los nuevos motores de 2 litros y cuatro cilindros T6 se equipan con un compresor volumétrico y un turbocompresor. Al usar el compresor volumétrico para aumentar el par a bajas revoluciones, donde un gran turbocompresor no sería eficiente, se da al motor de gasolina una sensación de aspiración natural. El compresor volumétrico va accionado mecánicamente por el motor y comienza a funcionar a muy bajas revoluciones, mientras que el turbocompresor entra en acción cuando el flujo de aire es lo suficientemente alto.

Volvo S60 T5

Este propulsor de 245 CV, también acoplado a la nueva caja de cambios automática de 8 velocidades, es también excepcionalmente competitivo. Las emisiones de CO2 se han reducido hasta los 137 gramos/km, lo que supone un consumo de combustible de 5,9 litros/100 km.

Volvo S60 D4

Los diésel Drive-E se componen de la primera tecnología i-ART con presión en cada inyector de combustible en lugar de utilizar el tradicional y único sensor de presión de la tecnología common rail. Cada inyector tiene un chip de inteligencia en la parte superior de la misma que controla la inyección de presión. Con esta información, el sistema autoadaptable i -ART se asegura de que se inyecta la cantidad ideal de combustible durante cada ciclo de combustión.

volvo-drive-e-motor

“La combinación de una inyección de presión de 2.500 bares junto con la tecnología i-ART ofrece al consumidor un motor de alto rendimiento, con ahorro de combustible y emisiones considerablemente más bajas. Se trata de un avance comparable a nuestra invención del sensor lambda para el convertidor catalítico de 1976″, dice Derek Crabb.

Con 181 CV y caja de cambios manual, el Volvo S60 D4 es líder en su clase con un consumo de combustible de 3,8 litros/100 km. Un Volvo S60 D4 con un máximo de 17 pulgadas de llanta también rompe la barrera de los 100 gramos de CO2 de acuerdo a la certificación de NEDC, con unas emisiones de 99 gramos/km.

Además, la nueva familia de motores Volvo Drive-e es muy compacta, de forma que estos propulsores de cuatro cilindros están preparados para ser combinados con bloques eléctricos.El tamaño compacto de los motores de cuatro cilindros significa que el motor eléctrico se puede montar en la parte delantera o trasera del vehículo, mientras que las baterías se situarían en el centro del coche. Lógicamente, el primer coche que podría verse beneficiado es el Volvo V60 Plug-In Hybrid y el futuro XC-60 Plug-In Hybrid.

Fuente: Volvo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta