El éxito de crítica del V60 ha animado Volvo a presentar un nuevo “tres en uno”, el Volvo XC60 Plug-in Hybrid Concept, en el Salón de Detroit. Se caracteriza por ser  un todocamino híbrido, de tracción integral mixta, que se puede conectar a la red eléctrica para cargar su batería. Las baterías que tienen una capacidad de 12 kWh, y pueden alimentarse de una red eléctrica doméstica de 230 voltios.

Este prototipo es la última apuesta de la firma sueca por los híbridos, y sigue los pasos dados por el reciente Diesel enchufable V60, salido recientemente. Hablemos del modelo que nos ocupa, el XC60: cuenta con un motor térmico de gasolina de 4 cilindros 2.0 turbo, que entrega 280 CV y 38,77 mkg de par motor al tren delantero, y un motor eléctrico de 70 CV y 20,40 mkg conectado al eje trasero, de ahí su tracción integral mixta. Su funcionamiento no se diferencia mucho de otros modelos como el Peugeot 3008 Hybrid4 o el modelo futuro Citroën DS5 Hybrid4, aunque este último no se puede conectar a la red eléctrica.

Al igual que sucede en los vehículos hermanos Chevrolet Volt y Opel Ampera, este todocamino híbrido y enchufable cuenta con un modo de preservación de las baterías que se activa por medio de un botón, garantizando así una autonomía de al menos 20 km en modo eléctrico. Este modo está pensado para preservar la autonomía eléctrica de las baterías para su uso en ciudad o antes de encarar un puerto de montaña.

Hay que destacar que este modelo aúna en un solo coche los beneficios de un vehículo eléctrico, la calidad de rodadura de un coche de gasolina y la practicidad de los híbridos. Luego el conductor podrá elegir qué tipo de conducción quiere para cada momento con tan sólo pulsar un botón situado en la parte baja de la consola central, que permite escoger entre las tres maneras que hemos mencionado antes. Ahora entramos en detalle de esas “opciones” de conducción:

El primero de los modos es el Power, con el que se puede sacar partido de los 350 CV de potencia total conjunta del XC60, combinando ambos motores; el modo Hybrid está pensado para la gestión de uso de ambos motores y lograr así la máxima eficiencia energética posible, incluyendo además el sistema de arranque y parada del motor puntual Start&Stop. Por último, el modo Pure, el equivalente al  puramente eléctrico y que aporta hasta 45 kilómetros en ciclo europeo.

El consumo mixto anunciado de esta versión del Volvo X60 es de tan sólo 2,3 litros/100 km, con unas emisiones de CO2 de 53 g/km. En cuanto a prestaciones, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos en el modo Power, siendo su velocidad máxima de 210 km/h.

Pero no hay nada perfecto, y este XC60 híbrido sacrifica, en pos de la movilidad eléctrica, espacio de carga: la ubicación de las baterías, alojadas en la parte posterior del vehículo, restan volumen al maletero, que se queda en 410 litros de espacio útil, perdiendo 85 litros en comparación con la versión de combustión del Volvo XC60. Si medimos el volumen por encima de la bandeja, hasta el techo, tenemos 570 litros.

Por su parte, el depósito de gasolina tiene una capacidad de 53 litros, quizá algo justo para un vehículo de estas características si no fuera porque la parte eléctrica quita responsabilidad al carburante. En la versión convencional, el Volvo XC60 monta un depósito de combustible de 70 litros de capacidad. En total, tiene una autonomía de 960 km.

A nivel de acabado, “viste” llantas de aleación de 21 pulgadas, el interior es en ambiente azul oscuro (tanto para salpicadero como para tapicería) y la decoración es en madera gris.

Tecnológicamente hablando, este todocamino “enchufable” tiene muchas virtudes: por una parte, su navegador es capaz de explorar en buscar de la mejor ruta posible hasta el destino que le marquemos teniendo en cuenta nuestras prioridades, esto es, dependiendo de si nos interesa la ruta de mayor velocidad, la que da menos vueltas o la que redunda en un menor consumo energético. Asimismo, identifica las zonas urbanas donde el acceso está limitado a vehículos con bajas emisiones, de manera que podamos activar el modo eléctrico Pure. Además, el navegador nos avisa de la ubicación de estaciones de recarga para las baterías, tanto aquellas que se nutren de energías renovables como las que son de recarga rápida.

Este todocamino también está equipado con un módulo de conectividad que permite al conductor entrar desde el móvil con la ayuda de una aplicación específica y controlar el nivel de carga de las baterías, la autonomía restante y la ubicación de las estaciones de recarga más próximas, además de saber si el cargador está conectado o simplemente poner en marcha la calefacción para ir preparando el habitáculo.
Por el momento, se desconoce si este concept pasará a producirse en serie, posiblemente dependa de la aceptación de su “predecesor”, el V60.

Galería de fotos del Volvo XC60 Plug-in Hybrid Concept:

Ver galeria (27 fotos)


NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta