Posiblemente jamás hayas oído hablar de él, pero el nylon-12 es uno de los materiales más habituales en la industria de la automoción. Las marcas lo utilizan en los revestimientos y piezas asociadas a sistemas de frenos y alimentación de combustible, ya que se trata de un componente químico altamente resistente en el contacto con aceites, carburantes y fluidos, como el líquido empleado en los frenos.

La Evonik Inustries es el principal fabricante de este material, encargada del 25% de la producción mundial para vehículos y desde hace un mes un quebradero de cabeza para la industria. Hace un mes, la factoría, localizada en Alemania, sufrió una explosión que causó la trágica muerte de dos trabajadores, obligando a detener la producción hasta el próximo invierno.

Aunque pueda parecer sorprendente que el sector automotriz, una de las una industrias más potentes del mundo, puede paralizarse por un simple material, lo cierto es que los directivos de las diferentes marcas se han puesto manos a la obra para poner remedio a una situación que podía colapsar el mercado. Con tal fin, más de 200 ejecutivos de todas las firmas se han reunido en Detroit para tomar medidas ante la más que previsible falta de suministros, que empezará a notarse en las próximas semanas, cuando el stock de Enonik comience a agotarse.

No es la primera vez que se vive una situación similar. El tsunami de Japón, uno de los países más estrechamente relacionados con el automóvil, provocó que las marcas tuvieran que replantearse su estrategia de producción ante la previsible falta de componentes procedentes del país nipón (y que provocó una ligera subida de precios de los coches japoneses en España). Por el momento resulta imposible conocer cual será el alcance de lo acontecido en Alemania, aunque a buen seguro que la industria ya tiene confeccionado un plan B.

Vía: Tecmovia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta