Cuando Peugeot renovó el 207 dando paso al nuevo Peugeot 2o8, era obvio que el fabricante de automóviles francés introduciría una versión de competición del nuevo modelo para suceder al exitoso 207 S2000 del campeonato de rally. Pues.. ¡voila! que dirían los galos. aquí está el Peugeot 208 R5, que hizo su debut mundial en el Salón del Automóvil de París.

Debido a la nueva normativa de la FIA, creada para reducir los costes y que entrará en vigor el próximo año, el R5 208 es muy diferente al coche que sustituye. Pongámonos en antecedentes; en la categoría R5 (el escalón inferior al WRC), compiten coches que se basan en un modelo de producción, de que deben ser fabricadas al menos 25.000 unidades. Nada que ver con el recientemente conocido 208 GTI o con el 208 R2.

Según el nuevo reglamento R5, los coches de carreras conservarán muchas partes de la anterior clase S2000, como el sistema de tracción total sin diferencial central, una caja de cambios secuencial de cinco velocidades, vías ensanchadas, ayudas aerodinámicas y un peso mínimo de 1.200 kg.

El principal cambio ha sido la obligación de montar bloques de 1.6 litros que sustituirán a los motores de aspiración natural de 2.0 litros. Por eso el R5 208 utilizará el motor 1.6 litros THP, que ya ha sido probada en competición en la Copa Racing RCZ.

Bertrand Vallat, que anteriormente fue responsable del 207 S2000 y posteriormente ha convertido en el líder del proyecto de la 208 Tipo R5 proyecto, dice que el motor turbo, que en la versión del RCZ de carreras de resistencia rendía 256 CV, tendrá una potencia de 280 CV en los 208, sin sacrificar un ápice la fiabilidad. “Nuestro objetivo es alcanzar un rendimiento que es ligeramente más alto que el del S2000”, dijo Vallat. “Estamos apuntando a un muy alto nivel de durabilidad, entre 3.000 y 5.000 km, lo que también reducirá los costos operativos”.

El 208 R5, fabricado en las instalaciones de Peugeot Sport en Vélizy, comenzará su programa de pruebas a finales de año y estará a disposición de los clientes durante el segundo semestre de 2013. Por cierto, si piensas comprar uno, debes saber que las regulaciones de la FIA también estipulan que el precio máximo de los coches que compitan en la clase R5 no debe superar los 180.000 euros.

Fuente: Peugeot
Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta