La historia de la Fórmula V se inició en 1958, casi por casualidad, cuando se reunieron el alemán Joseph Hoppen (jefe de Volkswagen Motorsport) y el estadounidense Hubert L. Bundage, que tenía un concesionario de Volkswagen, había vendido Porsches y había competido en la categoría Formula Junior… Además de tener una cabeza de la que no paraban de salir ideas.

Un año después, fabricaban en Nardi (Italia), un coche similar a los míticos Auto Union, con el motor del Volkswagen Beetle. No tuvieron éxito y Bundage perdió su interés en las carreras, pero había sembrado una semilla. De hecho, poco después ya estaba fabricando unas cuantas unidades más, que se usarían en la Formcar en Orlando (Florida). Entonces, otras compañías comenzaron a fabricar esos pequeños monoplaza.

Poco después Ferry Porsche y Huschke von Hanstein, el director de competición, tuvieron claro que aquellos coches eran perfectos para iniciar la carrera de jóvenes pilotos en Europa. En 1964 compraron uno de aquellos coches y y luego un poco más de estos kit de coche monoplazas. Porsche quería apoyar a la serie en Europa y así, tras una gira promocional con el apoyo del jefe de Volkswagen, K. Hahn, se presentaron por primera vez los coches en la subida a Eberbach (Alemania) en mayo de 1965.

Se ganaron enseguida el respeto de todos, ya que muchos de los mejores pilotos de los 60, 70 y 80 comenzaron su carrera en estos monoplazas, como Emmerson Fittipaldi, Gijs van Lennep, Gerhard Mitter, Hans Hermann… Montaban el motor de 1200 cc del Beetle, con unos 40 CV, y alcanzaban una velocidad máxima de 160 km/h.

Este que ves en las fotos, acompañado del Volkswagen, es uno de los dos Fórmula Formcar V que quedan. Se trata de auténticos coches de Porsche, ya que los fabricó la marca en Werk 1, su factoría más antigua ahora conocida como Porschestrasse. Ha sido totalmente restaurado y luce tal y como estaba cuando lo utilizaban en competición Hans Hermann, Gerhard Mitter y Ben Pon. Su última carrera fue en el circuito de Nürburgring 2011, después de la cualñ se ha  comprobado toda la mecánica

El coche también viene con un HTP FIA (pase Técnica histórico) que permite que se ejecute en las carreras sancionadas por la FIA. Todo esto significa que esta pequeña genuino Porsche monoplaza está listo para ser disfrutado por los conocedores. De acuerdo, no es un Porsche 718 o el mítico 917 (uno de los mejores coches de la historia en Le Mans). Ni siquiera es comparable en capacidades al Porsche 904 GTS o el 908/3. Pero eso sí… todas estas maravillas nunca tendrán un precio razonable, como sí puede tener este Fórmula V, uno de los pocos originales fabricados por Porsche.

Pero hay más. Además de tener la oportunidad de poseer, disfrutar y este importante artefacto de la historia de Porsche en las carreras… esta unidad viene conuna furgoneta Volkswagen Bulli pick up que se utilizaba para transportar los coches a las competiciones. Estaban adaptadas para que pudieran llevar fácilmente los  Fórmula V en su espacio de carga.

Como todas las camionetas Renndienst Porsche originales han desaparecido, buscaron una y la restauraron. Aunque en origen era azul, se han mantenido todos los detalles originales, como el tablero de instrumentos adicionales o el gancho de remolque Westfalia. Lo que sí han rectificado es el motor, que ahora rinde algo más de 200 CV Esto obligó a retocar y fortalecer algunas cosas más, como el chasis, la caja de cambios o los frenos (ahora monta de disco delante).

De lo que no cabe duda alguna es que, llevar el Fórmula V original sobre esta recreación del pick up Volkswagen hará girar más cabezas que un Ferrari. Y sí, se vende. Para saber su precio debes preguntar en la página web que te indicamos más abajo. Indican que, junto a los dos vehículos se entregará al afortunado comprador toda la información de ambos, además de una completa documentación del proceso de restauración.

Aunque lo realmente interesante debe ser moverte con ese pequeño monoplaza en un circuito, porque cuenta con el FIA HTP (el pase de históricos que le permite correr en competiciones oficiales. Además, cada vez más organizadores de eventos quieren transportadores de época con sus coches de carreras de época. ¿Qué evento de coches clásicos no invitaría a esta peculiar pareja?

Fuente: Jan B. Luehn
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta