Un Renault 12 a la vanguardia del automovilismo mundial. Una apuesta por lo eléctrico cuando nadie pensaba siquiera en ello. La gran esperanza de la agencia espacial estadounidense encarnada en un pequeño coche europeo. Esta es la historia del Renault probado por la NASA.

En 1969 el R12 iniciaba su larga andadura con gran éxito dentro del mercado europeo. No se puede decir lo mismo de su paso por los Estados Unidos, donde los modelos europeos de pequeño tamaño nunca han sido bien aceptados. Sin embargo, un hecho crítico cambió la historia. Como suelen decir las personas pasadas de optimismo: “En chino crisis significa oportunidad”.

La crisis del petróleo y la apuesta por la electricidad

En 1973 la OPEP cerraba el grifo. El apoyo de las fuerzas occidentales a Israel en la guerra del Yom Kipur supuso la repuesta de los países árabes y persas en forma de bloqueo. Los principales exportadores de crudo dejaban de suministrar a los aliados del país hebraico, lo que suponía una verdadera conmoción.

Uno de estos afectados fue Estados Unidos que, a la vez que intentaba solucionar el problema, también empezó a pensar en soluciones a largo plazo para que esta situación no se volviera a producir. En este contexto se explica la creación de la reserva estratégica de petróleo y, también, la búsqueda de nuevas energías para los automóviles que no implicaran la combustión de derivados del petróleo.

EVA fue la encargada de iniciar el proyecto de desarrollo de automóviles eléctricos. Esta no es otra que la Asociación de Vehículos eléctricos, una empresa fundada en 1974 para ese fin. Su tarea no era otra más que convertir vehículos de combustión en auténticos cero emisiones. Además de algunas furgonetas y autobuses, los automóviles elegidos para pasar por el taller fueron el AMC Pacer, el Ford Escort, el Fairmont y, también, el Renault 12.

Renault, el elegido para ser probado por la NASA

El mítico Renault 12 tuvo que cambiar de nombre para entrar a formar parte del proyecto de EVA, ahora se llamaría Metro. No fue algo exclusivo del coche de la marca francesa, todos los participantes vieron variada su nomenclatura.

Renault probado por la NASA

El EVA Metro era un coche 100 % eléctrico. Un sedán “de lujo”, como lo publicitaban, que teóricamente tenía una autonomía de hasta 100 kilómetros. Esto lo conseguía gracias a la sustitución del motor de gasolina del R12 por un motor eléctrico de 12 kW que recibía la potencia de unas veinte baterías de plomo ácido distribuidas entre el maletero y el capó. Las baterías tardaban una media de seis horas en cargarse al completo, utilizando para ello una corriente de 220 voltios.

Las prestaciones del Metro eran bastante inferiores a las del R12, no tanto por la potencia de su motor como por su peso: era hasta media tonelada más pesado. Esto provocaba que tardara 12 segundos en llegar a los 50 km/h, siendo su máxima velocidad los 90 km/h.

Renault probado por la NASA

Los caminos de Renault y de la NASA se cruzaron cuando la agencia espacial inició un programa para evaluar la posibilidad de fabricar vehículos eléctricos, y la viabilidad económica de venderlos a un público generalista.

Varios fueron los coches de EVA elegidos, siendo el R12 el más del gusto de los investigadores de la NASA. Se hicieron con siete EVA Metro y los sometieron a varias pruebas, tanto cuando estaban nuevos como cuando llevaban acumulados mil millas, 1609 kilómetros.

El EVA Metro, a examen

Varios coches y motores se probaron, y algunos de ellos se estropearon. El Renault probado por la NASA dio unos resultados de autonomía de 45 kilómetros a una potencia máxima constante. A tan solo 40 km/h podía llegar a recorrer 91 kilómetros sin detenerse. Esto era con las baterías nuevas, la autonomía con las baterías usadas pasaba de estos 91 a tan solo 69.

Con estos resultados la NASA vio inviable el proyecto y decidió cancelarlo, deshaciéndose de los siete R12 modificados. El paradero de la mayoría de los coches es desconocido. Solo están localizados dos, uno en Canadá y otro en Estados Unidos. Este último fue recuperado hace poco y su nuevo propietario se ha propuesto ponerlo a punto, sustituyendo las baterías por otras nuevas de litio que hará que la autonomía del R12 aguante muchos años más.

Fuentes: Renault 12 USA, Web24, Automobile PropreForococheseléctricos.com.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta