La mayoría de fabricantes de coches están volcados con la electrificación. Eso no incluye solamente a sus gamas, que se están llenando de coches híbridos y eléctricos, sino también de soluciones de recarga de cara a futuro para facilitar la vida a sus usuarios. En el caso de Renault, ya tiene una hoja de ruta que seguir en los próximos años. Comenzó en enero de este mismo año, se llama proyecto INCIT-EV y han contado con la ayuda de una treintena de colaboradores para llevarlo a cabo.

Como decíamos, lo que Renault plantea son soluciones de recarga urbanas y de larga distancia centradas en los usuarios que se irán aplicando en Europa en un plazo de 48 meses. Durante ese tiempo se realizarán estudios de las necesidades y limitaciones de los propietarios de coches eléctricos. La primera línea de trabajo es la tecnología Plug and Charge, con la que pretenden que al conectarse a una estación de carga pública no sea necesario nada más. El coche será reconocido y se establecerá un pago de forma segura gracias a la nueva norma internacional ISO 15110.

Otro de los planes de Renault es trabajar en la recarga inteligente bidireccional. Esto consiste en que el flujo de energía vaya de la red al coche para recargarlo como es habitual, pero que también pueda ir al contrario para equilibrar la oferta y la demanda en la red a la que está conectado. Es decir, podría almacenar electricidad cuando la tasa de consumo es baja o cuando proviene de energías renovables y luego devolverla cuando la demanda es alta o proviene de otras fuentes. Este proyecto se comenzará a probar en los Países Bajos próximamente.

El tercer pilar para Renault es la recarga por inducción, es decir, que no haya que enchufar el coche mediante un cable para que se cargue. Inicialmente se plantean la estática, cuando el coche está parado, creando un campo magnético que transfiere la electricidad sin contacto físico con solamente estar cerca una bobina emisora instalada en el suelo y la bobina receptora en los bajos de la carrocería. Más a largo plazo también se plantean la carga por inducción dinámica, que permitiría ir cargando el coche en movimiento. Para eso sería necesaria integran la infraestructura en la propia carretera, algo que la marca francesa ya ha estado probando.

Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta