En el Salón de París Seat presenta el Seat Arona TGI, la versión del SUV urbano movida con Gas Natural Comprimido (GNC) y gasolina, única en su segmento. Desarrollado y fabricado en Martorell, puede ser una opción interesante para muchos, si bien quien busca un gasto en combustible muy bajo encontrará en el Ibiza TGI un mejor aliado.

Esta variante del Seat Arona, que comparte plataforma MQB-0 con el Seat Ibiza 2017, no presenta apenas diferencias estéticas con el resto de la gama. Mide 4.138 mm de longitud, lo que significa que es 79 mm más largo que el Ibiza (y 99 mm más alto). Destaca por personalización, ya que puede elegirse entre 68 posibles combinaciones de colores. El mayor hándicap es un maletero algo menor que las variantes con motor de combustión tradicional, pues cubica 282 litros al contar con los depósitos de gas integrados bajo el piso del maletero (400 litros el resto).

Seat Arona TGI. Motor

Su motor TGI de 1.0 litros de tres cilindros y 12 válvulas entrega 90 CV entre las 4.500 y las 5.800 rpm, y un par máximo de 160 Nm entre las 1.900 y las 3.500 revoluciones por minuto. Asociado a la transmisión manual de seis velocidades alcanza los 172 km/h de velocidad máxima de y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h de 12,8 segundos.

La diferencia con un 1.0 TSI radica en que puede circular con GNC. Dispone de tres depósitos de este combustible bajo el piso del maletero. Su capacidad es de 14,3 kg y proporcionan una autonomía de 400 km. Cuenta también con otro depósito de gasolina, con lo que gana otros 160 km antes de repostar. El paso de un combustible a otro es casi imperceptible y solamente lo percibes gracias a un indicador en el cuadro de instrumentos (algo que comporbamos en nuestra prueba del Ibiza TGI).

La boca de llenado está situada junto a la de gasolina. Cuenta también con conductos de gas de acero inoxidable, sensores de presión de gas y un regulador de presión electrónico para controlar la distribución del gas.

El motor 1.0 se ha modificado también con algún elemento para adptarlo al uso del gas. La marca nos habla de nuevos segmentos de los pistones en cromo-níquel, asientos de las válvulas reforzados y un mayor alzado de las mismas, para aumentar su resistencia al desgaste. El turbocompresor es más ligero. ¿Algún hándicap? Sí, el arranque en frío. Por debajo de -10ºC el sistema arranca usando gasolina hasta que se calientan los inyectores de gas (dura unos segundos).

La marca desraca que en GNC es más eficiente que el diésel, la gasolina o el GLP. La energía generada por 1 kg de GNC equivale a 2 litros de GLP, 1,3 litros de diésel y 1,5 litros de gasolina. Y, si atnedemos a los precios del combustible, vemos que el coste por kilómetro es la mitad del de un Arona de gasolina, un 30% menor que un y más de un 15 % que un vehículo impulsado por GLP.

Seat Arona TGI. Equipamiento

Una gran noticia es que estará disponible en los mismos acabados que el resto de mecánicas (Reference, Style, Xcellence y FR), por lo que los clientes podrán elegir la versión más acorde a sus necesidades.

Fuente: SEAT
Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

2 COMENTARIOS

  1. Buen dia muy buena opción, qué buen rendimiento y ahorro a la hora de repostar.
    Donde dice…
    “Su capacidad es de 14,3 kg y proporcionan 400 km de autonomía de 400 km” no debería decir… ” y proporciona una autonomía de 400 km”.

  2. Ya queda poco para ver el primer SEAT eléctrico del mercado (que dicen tendrá hasta 500 km de autonomía), pero hasta 2020 tienen este tipo de tecnología que combina gas con gasolina y que es una alternativa híbrida muy practica.
    Por lo que he podido ver, lo primero que consume el coche es el gas y una vez se termina el vehículo tira de la gasolina, por lo que es cierto que posee una mayor autonomía y “contamina menos” porque usa el gas antes que el otro combustible.
    Continuaremos viendo la evolución de la tecnología TGI, mientras tanto he encontrado más información sobre el Arona por si os interesa:
    https://www.ancrisa.com/gama-seat/nuevo-arona/

Deja una respuesta