La apuesta de los fabricantes de coches por la movilidad eléctrica es total. Muchos ya se han lanzado al mercado y el resto lo irán haciendo paulatinamente en los próximos años. También hay marcas que se han preocupado de la infraestructura y están proporcionando algunas soluciones a nivel energético y de infraestructura. Por ejemplo, Skoda anuncia que tendrá 7.000 puntos de recarga a nivel interno. Lo más llamativo es que la marca checa todavía no tiene ningún eléctrico en el mercado.

Aunque pueda resultar raro, parece que Skoda es de las pocas previsora que prefiere llevar los deberes hechos antes de llegar al mercado y tener que improvisar sobre la marcha. Como decíamos, las estaciones de recarga se van a instalar en sus tres fábricas de República Checa (Mladá Boleslav, Kvasiny y Vrchlabí) y estarán disponibles para los empleados. La inversión en este apartado de aquí a 2025 alcanzará los 32 millones de euros.

Porque es cierto que la marca todavía no tiene ningún modelo electrificado en el mercado, pero la ofensiva será fuerte y comenzará este mismo año. En 2019 veremos un Skoda Citigo totalmente eléctrico (el primero de su clase) y también un Skoda Superb híbrido enchufable. Además, para 2020 llegará la versión de producción del Skoda Vision iV que vimos recientemente en Ginebra. La idea es que de aquí a 2022 haya 10 modelos electrificados en la gama.

La electrificación cobra importancia para Skoda, que ya está formando a más de 11.000 empleados para el futuro y adaptando sus instalaciones. Y el centro neurálgico no será otro que Mladá Boleslav, la planta principal de la marca. Allí ya están funcionando alrededor de 300 puntos de carga, un número que irá creciendo poco a poco hasta alcanzar los 7.000 en total. Quedarán repartidos entre las tres fábricas (3.600) y sus inmediaciones (3.100).

Fuente: Skoda

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta