Las versiones de coches familiares orientadas a un uso ocasional fuera del asfalto no dejan de sumarse a las gamas de los fabricantes. El último crossover familiar es este Skoda Superb Scout, una versión que completa la gama del Superb 2020 y gana una denominación que estrenó el Octavia de segunda generación (se mantiene en el actual Scout 2017 y se llevó también al mundo de los SUV con el Kodiaq Scout y el Karoq Scout).

Este apellido implica que el Skoda Superb Scout cuente con una imagen mucho más robusta que un Superb Combi, el familiar medio del que parte. Como en ellos, la parrilla agrandada sobresale y se solapa con el paragolpes frontal. Los listones verticales son negros, como por ejemplo la variante Sportline, pero aquí el marco es cromado. Cambian, eso sí, los paragolpes, que ahora cuentan con protectores de bajos con efecto de aluminio. El paquete Rough-Road hace que tenga 15 mm adicionales de distancia al suelo

Si lo ves desde el lateral observas las protecciones de plástico negro en los pasos de ruda, umbrales laterales y parte inferior de las puertas, habituales en estas carrocerías. Además de un anagrama Socut en la aleta delantera, cuenta con carcasas de los retrovisores en color aluminio, a juego con las barras de techo, y cuenta con unas nuevas llantas de aleación Praga de serie. Son opcionales las bitono o las Manaslu de 19 pulgadas y dos tonos, que se unen al color naranja Mandarina metalizado de la carrocería para quien quiera personalizarlo.

El habitáculo cuenta también con diferencias importantes respecto a otras variantes. Hay tiras decorativas especiales con efecto madera con el logo Scout, como en los asientos delanteros. Las tapicerías están hechas de un tejido específico y pueden, de manera opcional, elegirse unos con Alcantara y cuero con costuras marrones.

De serie los asientos delanteros son calefactados (los traseros también pueden serlo). La pantalla central está equipada con pantallas off-road adicionales y la pantalla recibe al conductor es recibido con un logo de bienvenida especial. En cuanto al espacio, es sublime, tanto delante (algo habitual en las berlinas del segmento D) pero sobre todo detrás.

Y todo ello, sin perder la practicidad. Cuenta con soluciones Simply Clever, algunas habituales en otros modelos y otras menos, como el hecho que el asiento del copiloto pueda ajustarse desde las plazas traseras o el paquete Sleep, con reposacabezas de mayor tamaño. Y eso sin olvidar el maletero, de 660 litros (uno de los referentes entre los familiares medios) con sus 660 litros de capacidad, que pueden aumentar hasta los 1.950. Puede contar con apertura y cierre eléctricos o abrirse incluso pasando el pie bajo el paragolpes trasero.

Motores

Son los dos motores más potentes de la gama los encargados de mover al nuevo Skoda Superb Scout, que cuenta con una capacidad de remolque notable, de 2.200 kg:

  • Diésel 2.0 TDI: Con 190 CV de potencia y 400 Nm, cuenta con con un catalizador SCR con inyección AdBlue y un filtro de partículas de diésel.
  • Gasolina 2.0 TSI: Con 272 CV y 350 Nm de par motor, cuenta con un filtro de partículas de gasolina, el 2.0 TSI también cumple con la normativa de emisiones Euro 6d-TEMP.
Arnold

Ambos cuentan con tracción total y con transmisión DSG de 7 velocidades. También con tecnología Stop/Start y recuperación de la energía en la frenada, para mantener a raya los consumos. Además cuentan con un modo Off-Road adicional para el Selector de Modo de Conducción que ayuda a moverse fuera del asfalto modificando la respuesta del acelerador o cómo funciona el control de tracción. Puede también, de manera opcional, contar con amortiguadores controlados electrónicamente (DCC, siglas en inglés de Control de Chasis Dinámico).

Fuente: Skoda
Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta