Logo de Noticias Coches
PSA Group Rebrands French Plants Following Merger
Luis Blázquez

Stellantis invita a la salida de sus empleados franceses con ofertas de trabajo para otras empresas

Francia es un país rebelde, y recortar sus puestos de trabajo nunca ha sido una tarea fácil. Por eso Stellantis ha ideado una novedosa forma de reducir la nómina de sus empleados: enviando correos electrónicos con consejos de cómo conseguir nuevos puestos de trabajo emocionantes y cómo escribir currículums ganadores. Lógicamente, los trabajadores de la compañía empiezan a no sentirse demasiado queridos, dado que los puestos son en realidad para trabajar en otras empresas.

En Europa occidental, donde los empleados suelen estar bien representados por los sindicatos (especialmente en Francia), esta metodología a modo de invitación cordial para abandonar la empresa ha sido objeto de críticas por los miembros del sindicato de Stellantis. Las estimaciones varían sobre cuántos puestos de trabajo se perderán en el cambio de coches de combustión interna a eléctricos, relativamente simples desde el punto de vista mecánico, pero con menos necesidad de mano de obra humana para ensamblarlos.

Como resultado, los principales fabricantes de automóviles mundiales se han visto obligados a tomar decisiones sobre su fuerza laboral. Sin embargo, Stellantis, que se creó con la fusión del grupo ítalo-estadounidense Fiat-Chrysler Automobiles (FCA) y Peugeot Société Anonyme (PSA), aparentemente se esforzó demasiado y los representantes sindicales acusan a la gerencia de enviar tantos correos electrónicos, calificado ahora como “acoso”, según Bloomberg, aunque ayudaría a aquellos interesados ​​en una salida voluntaria.

A los empleados se les envía alertas de forma rutinaria sobre ferias de empleo y servicios que ayudan a redactar exitoso currículum “Esta no es una buena manera de motivar a la gente a trabajar duro para la empresa”, explica Christine Virassamy, representante del sindicato CFDT. “Les hemos pedido que se relajen”. El CEO de Stellantis, Carlos Tavaresya vaticinó el gran cambio de la transición al coche eléctrico, y la directiva comenzó las conversaciones con los sindicatos el 1 de febrero sobre un plan de dos años para 2.600 recortes.

Solo en Francia, el fabricante podría eliminar hasta 10.000 puestos de trabajo para finales de 2025, según estimaciones de algunos sindicatos y el informe de Bloomberg. “La transición a los vehículos eléctricos no tiene precedentes en términos de velocidad e impacto para la industria del automóvil”, dijo a la publicación Alexandre Marian, director en París de AlixPartners. “Dado el nivel de inversión, habrá ganadores y perdedores, lo que tendrá un sustancial impacto en la fuerza laboral”.

En Stellantis, el impulso para sacar a la gente por la puerta de atrás se está acelerando, aunque la empresa cuenta con una participación de mercado del 34 %, principalmente a través de la venta de Peugeot y Citroën. En Italia, hogar de marcas como Fiat y Alfa Romeo, Stellantis tiene varios acuerdos de desempeño con los sindicatos. El grupo, que tiene 50.800 empleados, también ofrece incentivos de separación voluntaria si así lo gustas, y se prevén más de 8.000 salidas en el cómputo completo de cara a 2025.

Stellantis niega esa cifra, declarando que alrededor de 1.400 empleados podrían trasladarse a la empresa conjunta y varias otras estimaciones para la jubilación anticipada y las necesidades futuras de la empresa conjunta. Si bien Stellantis, al igual que otros fabricantes, buscará llevar a algunos empleados a otros sectores de su amplio negocio, como el desarrollo de software o de baterías, no podrá volver a capacitarlos a todos. Desafortunadamente para ellos, la reducción de personal será particularmente mala en las plantas de motores.

Fuente: Boomberg

  • Industria