Waymo es una de esas empresas que siguen explorando ese particular campo de los coches autónomos. Se trata de una subsidiaria de Google (de Alphabet más bien) que lleva años desarrollando tecnologías de este tipo y que tienen un servicio de taxis sin conductor en algunos puntos de Estados Unidos. Ahora anuncian la que es su quinta generación de coches autónomos, que estrenan tecnologías para ser aún más avanzados y seguros que nunca.

El Jaguar I-Pace ha sido el vehículo elegido por Waymo para ampliar su flota, pues encargaron nada menos que 20.000 unidades del primer eléctrico de la marca británica. Lucen un aspecto algo diferente porque introducen un nuevo conjunto de sensores para mejorar sus capacidades. Lo primero ha sido el nuevo LIDAR de 360º, que es capaz de generar una imagen en 3D de todo el entorno y que tiene un alcance de 300 metros. Es un sistema clave para identificar otros coches, ciclistas o peatones sean cuáles sean las condiciones de luz.

A ese nuevo LIDAR se suman otros cuatro perimetrales, que van colocados en las esquinas del vehículo (pasos de rueda delanteros y traseros) para completar el ángulo de visión y mejorar la resolución a corto alcance. Las cámaras también son protagonistas en estos autónomos de quinta generación de Waymo. Gracias a nuevas cámaras de larga alcance y el sistema de visión 360, es capaz de identificar peatones y señales a más de 500 metros de distancia.

Hay nuevos sistemas de visión perimetral (para identificar mejor los objetos) y de visión periférica (para reducir los puntos ciegos causados por otros vehículos). Los Jaguar I-Pace se completan con los radares, que se encargan del apartado de la medición de la velocidad y trayectoria de otros objetos incluso con condiciones climáticas adversas. Los de nueva generación de Waymo son capaces también de ver objetos a grandes distancias, aumentando el tiempo de reacción disponible.

Fuente: Waymo

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta