No dejamos de oir este rumor: Toyota está desarrollando un deportivo eléctrico que podría rivalizar con el Tesla Roadster. A los más entendidos puede parecerles extraño (teniendo en cuenta que Toyota es dueño de un pedazo de Tesla Motors), pero hace unas semanas pudimos ver este Toyota 2000GT SEV en el Festival of Speed ​​de Goodwood, en el Reino Unido.

Este coche fue presentado por primera vez el pasado invierno en Tokio, y se tratra de una 2000GT cuidadosamente restaurado con un tren de accionamiento eléctrico y con mucha tecnología avanzada bajo la piel. En lugar de un motor de gasolina de seis en línea, Toyota ha instalado un motor eléctrico de 118 kW (161 CV) con el que puede alcanzar velocidad máxima de casi 200 km/h. Sus baterías de litio, creadas por Panasonic, , cuentan con una capacidad de 35 kWh.

En su interior han utilizado materiales biodegradables para los interiores y las baterías pueden recargarse mediante dos aneles solares, (uno sobre el capó y otro en su luneta trasera). No falta un sistema de sonido para imitar el rugido de la versión clásica. Así se fraguó la idea:

Naohiko Saito, director del programa “Crazy Car Proyect”, (Proyecto coche loco), fue entrevistado por Autocar en el festival de Goodwood. Les contó que el tren de transmisión eléctrica del 2000GT SEV es “una primera parte del proceso de desarrollo que participan en el perfeccionamiento de la tecnología”, añadiendo que la tecnología debería inaugurarse en un “coche urbano en lugar de un deportivo”. Además, Hiroyuki Ogawa, jefe de ingenieros de transmisión de Toyota aseguró que quieren “usar una caja de cambios manual ennuestros coches deportivos híbridos y eléctricos”, porque cajas de cambios manuales son más divertidos que las transmisiones automáticas.

Casualidades (o no), casi al mismo tiempo Toyota y BMW han anunciado una colaboración en una amplia gama de la tecnología. En el anuncio destacaba una frase: “coche deportivo”. En concreto, las dos compañías habían acordado “explorar las posibilidades de cooperación en el futuro” en relación a cuatro campos:

  • “el desarrollo de la electrificación del sistema de propulsión”,
  • “la investigación de tecnologías ligeras”,
  • “el desarrollo de pilas de combustible”,
  • “el futuro de arquitecturas de vehículos-por un coche deportivo, por ejemplo “.

Es evidente que Toyota, al igual que el resto de fabricantes de automóviles, piensa desarrollar modelos eléctricos. El acuerdo entre Toyota y BMW es una prueba de ello. Esto no significa que Toyota deba competir con Tesla, sino que pueden llegar a acuerdo con ellos para desarrollar tecnología de motores así como lo hicieron para desarrollar el Toyota RAV4 eléctrico.

Seguro que el Crazy Car Proyect es simplemente un banco de pruebas de ingeniería (además de una estupenda herramienta de marketing)… Toyota utilizará  la experiencia adquirida en la construcción de este 2000GT para construir un coche eléctrico urbano. Pero si Tesla ha demostrado que es posible construir un deportivo eléctrico, atractivo y potente.. ¿por qué Toyota, histórico fabricante de deportivos, no se va a atrever? Mientras se deciden, veamos al  2000GT SEV en Goodwing:

Vía: Torque News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta