Hugo Chávez falleció este martes 5 de marzo a los 58 años de edad, tras más de año y medio de batalla contra el cáncer. Hoy se celebra su funeral en Caracas, al que acudirá el príncipe Felipe. No entraremos en cuestiones políticas, pero sí queremos recordar el intento del presidente venezolano (desde 1999) de lograr la autarquía automoviística, con la empresa Venirauto.

Venirauto era una empresa nacional de fabricación de automóviles, fundada en noviembre de 2006, con capital venezolano e iraní. El país del Medio Oriente sumistra piezas que luego se montaban en la fabrica que Venirauto tiene Maracay. En su catálogo solamente cuentan con dos vehículos, idénticos a los Saipa 141 y eI KCO Samand de origen iraní, muy sencillos:

Venirauto Turpial

La viva imagen del Saipa 141 iraní, (basado en el Kia Pride de 1986). Se trata de un coche pequeño, un utilitario de 3,93 metros de largo y pesa 850 kg en vacío. En Diariomotor nos cuentan que es el coche que suelen utilizar los taxistas en Irán, aunque sus plazas traseras son más bien escasas.

Utiliza un motor 1.4 de gasolina desarrollado en Irán, de 61 CV de potencia a 5.000 rpm y un par máximo de 103 Nm a 2.800 rpm. Va acoplado a una caja de cambios manual de cinco relaciones. Su equipamiento es espartano, pero tiene dirección asistida, aire acondicionado y elevalunas eléctricos delanteros… y cinco cinturones de seguridad… En 2009 costaba 29.400 bolívares venezolanos, unos 5.000 dólares al cambio actual (si bien la inflación galopante del país sudamericano habrá cambiado estas cifras).

Venirauto Centauro

Este Venarauto Centauro se basa en el coche iraní por excelencia, el IKCO Samand iraní. Se trata de la típica berlina pequeña, con cuatro puertas y que mide 4,50 metros de longitud. Se fabrica sobre la plataforma del Peugeot 405 (con una carrocería totalmente diferente). Hay una gran relación automovilística en Irán con los Peugeot, pues hasta su presidente Mahmoud Ahmadineyad subastó su 504 de 1977.

Utiliza un motor Peugeot 1.8 que rinde 100 CV a 6.000 rpm y 142 Nm de par a 4.000 rpm que va asociado a una caja manual de cinco relaciones. El Venirauto Centauro está mejor equipado. No faltan elevalunas eléctricos en todas las puertas, ABS, aire acondicionado, ordenador de abordo, espejos retrovisores con regulación eléctrica y alarma. Costaba 42.500 bolívares venezolanos (unos 7.000 dólares hace años, hoy en día desconocemos el dato).

¿Sobrevirán las ideas de Chávez a su muerte? No creemos, ya que su éxito se debía (además de su bajo precio) en parte a la financiación del 80% de coche por parte de Estado a un interés ventajoso (de ahí los numerosos pedidos y las enormes listas de espera). De producirse un cambio de gobierno, dudamos de que continuasen estas ayudas.

Otro problema es que apenas se fabrican 2.000 unidades de Turpial y Centauro cada año, a todas luces insuficientes para toda la población venezolana. Querían llegar a producir 16.000, pero las sanciones internacionales a Irán dificultan la llegada de piezas.

Vía: Diariomotor
Fuentes: Venirauto | Wikipedia | Noticiactual
Fotos: Direccción general de prensa presidencial de Venezuela

1 COMENTARIO

  1. BUEN DIA NECESITO URGENTE UN CENTAUROOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO AYUDENME SOU FUNCIONARIA PUBLICA Y NO HE PODIDO 04142519958

Deja una respuesta