Logo de Noticias Coches
Volkswagen TSI Motor Gasolina (3)
Luis Blázquez

Volkswagen no desarrollará nuevos motores de combustión interna

Tras anunciar Audi que detendrá el desarrollo de nuevos motores de combustión interna, la casa matriz, Volkswagen, ha hecho lo propio anunciando exactamente lo mismo. Dado que ambas marcas a menudo comparten arquitecturas, el movimiento tiene sentido, aunque no por ello deja de sorprender teniendo en cuenta que estamos ante el grupo automotriz más grande del mundo.

“Por el momento, no espero que se lance una familia de motores completamente nueva”, dijo el CEO, Ralf Brandstaetter al sitio web alemán Automobilwoche. Los entusiastas de los motores de combustión interna viven ahora “el momento” para aferrarse a ellos, ya que se continuarán evolucionando, pero teniendo en cuenta todo lo que Volkswagen está haciendo en estos momentos para alejarse de aquella imagen que se ganó en 2015 con el escándalo Dieselgate, seguro que una eliminación completa no está del todo descartada.

Entonces, ¿dónde deja esto a la línea actual de mecánicas de combustión interna del Grupo Volkswagen? “Las necesitamos durante cierto tiempo, y es entonces cuando tendrán que ser lo más eficientes posible”, dijo Brandstätter insinuando lo obvio: que Volkswagen todavía depende de los vehículos convencionales para obtener ingresos en estos momentos. Lo que no hay en un plan futuro es una hoja en blanco para desarrollar mecánicas de combustión, lo que indica que estamos ante la última familia de bloques térmicos del grupo.

Sin embargo, también se habló de “financiar toda la transformación”, sugiriendo que ahora, los automóviles impulsados ​​por combustibles fósiles son solo un medio para un fin, y ese es el cambio hacia la energía eléctrica. Brandstätter es lo suficientemente listo como para dejar una puerta abierta en caso de que necesite dar marcha atrás en sus declaraciones, pero si suponemos que no ocurre nada fuera de lo normal, parece que el camino de Volkswagen −y el de muchísimas otras compañías− para los próximos años es bastante claro.

La línea de motores actuales continuará desarrollándose y mejorando para cumplir con los estándares de emisiones Euro 7 más estrictos, pero son precisamente estas restricciones las que están marcando el fin de estos propulsores. La represión por parte de las autoridades con respecto a las emisiones hace que sea cada vez más difícil (léase menos rentable) para los fabricantes de coches continuar por el camino de los combustibles fósiles. Parece que la industria ha decidido que el único camino a seguir es la electrificación completa.

Sin embargo, a pesar lo inquietante que pueda sonar esto para el fanático de la quema de zumo de dinosaurio, todavía quedan muchos años para que llegue el día donde las salidas de escape dejen de existir. Volkswagen de hecho estima que el 30 % de los vehículos que venderá en 2030 todavía tendrán un motor de combustión interna como parte de su tren motriz. Sin embargo, nadie sabe cuánto tiempo más podrán sobrevivir. Más allá de 2035, no serán tantos los fabricantes que continuarán apostando por la gasolina y el diésel.

Lo que está claro es que Brandstätter está ansioso por expandir la oferta de eléctricos de su marca lo más rápido posible. Aparte del ID.4 y su primo compacto, el ID.3, la gama de cero emisiones de Volkswagen continuará expandiéndose con los SUV ID.5 e ID.6. La versión de producción del ID.Buzz, una interpretación moderna de la Tipo 2, llegará para finales de 2022, mientras que no se espera la llegada a las calles del prototipo ID.Vizzion antes de 2023. Asimismo, también se anunció la llegada de una nueva plataforma modular específica.

Fuente: Automotive News Europe