¿Te atrae la idea de tener un Porsche híbrido, pero no tienes suficiente dinero para hacerte con un 918 Spyder? Bueno, quizá esta solución diseñada por Vonnen Performance podría ser lo que estabas buscando. Diseñado para adaptarse a cualquier 911, Boxster o Cayman construido entre 2012 y 2016, el sistema convierte tu Porsche normal en un híbrido funcional al agregar un motor eléctrico y una batería. Veamos cómo funciona el Porsche 911 (991) híbrido de Vonnen.

Básicamente, el sistema de Vonnen se conecta a la ECU del coche y “observa” lo que está sucediendo. Cosas como las revoluciones del motor, la velocidad de circulación y la presión ejercida sobre el acelerador se monitorean y se retransmiten a la centralita de Vonnen, que libera energía a través del motor eléctrico montado en el cigüeñal. Por tanto, cuando el conductor abre gas, el sistema híbrido envía energía al motor montado en el cigüeñal y le da más fuerza de rotación.

La ECU del motor y el sistema de Vonnen no interactúan de otra manera; para el cerebro del motor, es como si estuvieras bajando una cuesta empinada. El resultado es un aumento de 160 CV y 203 Nm de par motor sobre el coche de fábrica, con solo una penalización de peso de 54,4 kg. ¿Cómo obtiene Vonnen tanta potencia con una masa tan pequeña? El volante de inercia ya no es necesario, reemplazado por el motor de 17 kg de Vonnen encontrado entre el motor de combustión y el transeje.

El motor de arranque también ha sido suprimido: el Porsche 911 híbrido de Vonnen utiliza la batería del sistema híbrido para ponerse en marcha. Y como ya no necesita una batería de gran tamaño (12 voltios) para arrancar el motor, se reemplaza con una unidad más pequeña y liviana para alimentar el resto de componentes electrónicos del coche. La batería de 144 celdas y 400 amperios solo pesa 36 kg.

No es necesario realizar modificaciones en el chasis, el motor o la transmisión, ya que el motor de Vonnen encaja muy bien en las entrañas del deportivo alemán. La refrigeración de la batería y el motor eléctrico son dos sistemas separados porque las baterías tienen que funcionar a una temperatura más baja que la del motor eléctrico. Y sí, estos dos sistemas de refrigeración se suman al sistema de refrigeración del motor de gasolina.

Vonnen también ha incorporado un sistema de frenado regenerativo para recuperar algo de energía en las baterías mientras se reduce la velocidad. Para establecer cuánto empuje queremos del sistema híbrido, el impulso eléctrico depende del modo seleccionado por el conductor a través de una aplicación móvil conectado vía bluetooth. Opcionalmente, hay un interruptor que apaga el sistema por completo.

En cuanto al precio, hay que tener una cuenta corriente con cierta holgura económica. La actualización de convertir tu Porsche 911 en un híbrido, que incluye todas las piezas y la instalación, cuesta 75.000 dólares, algo más de 67.000 euros. Es una tarifa lo suficientemente alta como para comprar un 718 Boxster nuevo. Otros podrían argumentar que el dinero se gastaría mejor en un sistema de mejora prestacional para tener un deportivo de altísimos vuelos, pero si quieres destacar, esta es una manera muy buena de hacerlo.

Fuente: Car and Driver

Galería de fotos:

Ver galeria (18 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta