El mercado automovilísticos lleva años viviendo el fenómeno del downsizing: Motores de poca cilindrada con potencias más que notables y consumos (y emisiones) muy bajos. Pero puestos a comprimir motores, Fiat se lleva la palma con el TwinAir que lanzó en el Fiast 500: Dos cilindros y 875 cc. ¿Te parece poco? Para analizar el comportamiento y aptitudes del “rey del downsizing” hemos probado el Fiat 500 TwinAir, nombrado coche ecológico de 2010.

Interior y equipamiento

Interior Fiat 500 TwinAir by Diesel

El interior está homologado para cuatro ocupantes. El diseño es típico italiano, pero el acabado exclusivo Diesel de la versión que probamos le da un toque de distinción. Dentro destacan los logos de la marca, el pomo de la palanca de cambio específico y una tapicería de los asientos que corre también a cargo de la firma de moda, que incorpora un bolsillo de pantalón vaquero en la parte interior.

El salpicadero tiene un diseño moderno del mismo gris que se utiliza en el exterior, muy bien resuelto. En los relojes puede verse que la aguja del velocímetro y la del cuenta revoluciones comparten un eje común. Su ordenador de abordo informa sobre la temperatura del motor, combustible, consumos, autonomía, temperatura, revisiones… En la parte central hay tres botones (modo ECO, intermitentes de emergenci y antiniebla y bajo ellos el sistema de climatización, los mandos de los eleva lunas y la palanca de cambio con el logo de Diesel, alta y con un tacto muy agradable y muy cerca del volante multifunción revestido de cuero que permite gestionar el sistema Blue&Me del coche (teléfono, audio, etc).

En las puertas se han usado plásticos más duros y hay diseños rectos que rompen bastante con las curvas redondeadas que en todo el coche.

¿Es cómodo? Aunque no lo parezca a simple vista, es un coche alto y los asientos también lo están del suelo. Esto significa que las personas de más de 1,80 m puede que no tengan suficiente espacio hasta el techo. Detrás, las plazas son más testimoniales (auque pueden sacar de un apuro en un momento dado). Dependiendo de quien conduzca, los pasajeros traseros no tendrán suficiente espacio para las piernas, aunque sí contarán con una altura correcta. El asiento del conductor es regulable en altura y tiene memoria de posición. Como es un coche pequeño, accedes a todos los mandos sin problema, todo está cerca.

De serie incluye, además, cierre centralizado con mando a distancia, siete altavoces, equipo de audio con radio AM/FM, reproductor de CD, RDS y lector de CD para MP3, control remoto de audio en el volante, conexión para: ipod, entrada AUX y USB. Sistema de ventilación con filtro de pólen,  aire acondicionado,

En materia de seguridad ha obtenido la nota más alta, de cinco estrellas en EuroNcap. Como elementos de seguridad cuenta con ABS + EBD, airbag de conductor y pasajero, airbags laterales y airbag para rodillas. Cuenta con cinturones de seguridad delanteros con pretensor y anclajes isofix para niños en su parte trasera.

Exterior

Logo Diesel en las llantas exclusivas

Es un coche urbano para callejear sin problemas. No descubriremos la pólvora si te decimos que es pequeño (3,54 metros de largo, 1,63 de ancho y 1,48 de altura), tiene las medidas perfectas para desenvolverse por las calles más estrechas de la ciudad sin mayor problema.

Diesel también deja su firma en unos cuántos detalles de la carrocería, que tiene un color único que no encontrarás en el resto de la gama: Azul medianoche inigo. Lleva  unas llantas de aleación de 16″ de diseño exclusivo para estas versiones, que incorporan neumáticos de 195/45 R16, y detalles decorativos en el pilar central.

La parte delantera mezcla el diseño clásico del Fiat 500 de 1957 y moderno, destacan sus 6 pomposos faros redondos y sus líneas estilizadas. Diesel incluye también una tira en el paragolpes, de color gris, que imita las partes metálicas que suelen llevar las prendas vaqueras.

En su vista lateral, además de las llantas de las que ya hemos hablado, hay más terminaciones en imitación al gris metálico, tanto en al puerta, como en el retrovisor,

En la parte trasera, aparece de nuevo el logotipo de la marca de ropa, en la parte derecha.

Maletero

Habría resultado curioso que el maletero mantuviera la vieja disposición del antiguo Fiat 500. Entonces estaba delante, pero ahora que el motor ocupa ese lugar ha pasado a estar detrás. Tiene una capacidad de 185 litros con huecos, bandejas y soportes que lo hacen práctico para el día a día.

Con los dos asientos traseros abatidos en maletero alcanza unos expectaculares 550 litros de capacidad. Cuanta con rueda de repuesto de emergencia bajo el piso.

Motor

El propulsor es el verdadero portagonista de este coche. Es el único motor del mercado con dos cilindros. Fiat asegura que, comparado con el propulsor 1.2 gasolina de cuatro cilindros con 69 CV que también monta el 500, consiguen un 25% más de potencia tiene 85 CV. Además, las cifras oficiales afirman que consume en torno a un 15% menos (4,1 l/100 km) y emite también otro 15% menos 95 gr/km de CO2.

¿Qué supone que un coche tenga la mitad de cilindros de la mayoría de los coches ‘”normales”? Como hemos dicho, consume menos ya que hay que mover menos piezas y no es necesario tanto combustible para llenar los cilindros. Eso supone una menor potencia (lo habitual en estos motores son menos de 50 CV) y que se generen más vibraciones cuando funciona.

Fiat ha conseguido ese aumento de potencia con un turbo, la forma más sencilla y fiable para aumentar el rendimiento en un motor tan chiquitito. Da una respuesta contundente a bajo y medio régimen y unas buenas prestaciones. Logra 14,7 kgm de par máximo a sólo 1.900 rpm y una potencia de 85 CV a 5.500 rpm. Para evitar caras averías en el turbo, con un mantenimiento cada 30.000 km es suficiente (como cualquier toro Fiat 500).

Para reducir el consumo aún más (sobre todo en un coche con una vocación tan urbana), Fiat le ha incluido Stop & Start, que para automáticamente el motor cuando el coche se detiene en un semáforo o en un atasco. El coche se arranca “solo”  cuando se suelta el pedal de freno (en este coche el sistema resulta un poco lento). Podrían haber incluido la inyección directa (gasolina inyectadas directamente en el interior del cilindro) para consumir menos. Pero el TwinAir emplea  inyección indirecta, así que es menos precisa. Gasta algo más de combustible, pero es un sistema muy fiable.

También incluye la tecnología MultiAir, nombrado mejor motor de 2010. Lo habíamos probado ya en el Punto EVO 1.4 Multiar de 105 CV y en el 1.4 Multiair de 135 CV. El sistema reduce el consumo mientras no se acelera a fondo. En lugar de la válvula que, al acelerar, regula la entrada de aire a los cilindros, se monta un sistema electrohidráulico mucho más complejo que la tradicional válvula (aquí puedes conocer más a fondo todo lo que mejor aeste sistema).

Comportamiento

Lateral Fiat 500 TwinAir by Diesel

Ahora que conocemos a fondo su tecnología, veamos cómo va. Arrancamos. El ralentí ya suena diferente, y recuerda más a una moto que un coche, pero como tiene Start &Stop, apenas lo escucharás al arrancarlo. Posiblemente sea el único momento en el que aprecié que era un dos cilindros. Porque en marcha apenas te das cuenta de que vas con un bicilíndrico. Sigue siendo un coche muy divertido de conducir, manejable y dinámico. La caja de cambios, de cinco velocidades, tiene un tacto muy cómodo en el engranaje de marchas.

Para un uso habitual (si quieres correr, ahí tienes el Abarth 500), es coche responde perfectamente gracias al turbo del motor. Acelera de 0 – 100 km/h en 11,0 segundos, una cifra que no es espectacular pero sí correcta. La respuesta del motor es muy progresiva y contundente entre las 2.000 y las 5.000 revoluciones por minuto. A 100km/h en quinta el coche alcanza  2500 rpm. A partir de 130km/h si que le costaba algomás aumentar velocidad

El sistema de suspensiones es de ruedas independientes tipo McPherson en el eje delantero y de eje torsional en el trasero. De dureza media-dura, asientan muy bien al coche en carretera. ¿Y los frenos? Monta frenos de disco en el eje delantero y de tambor en el trasero: Reacciona genial ante una frenada de emergencia, apenas se balancea.

En ciudad el coche se desenvuelve  de maravilla. Gracias al Start & Stop y al indicador de marcha recomendada, se consiguen unos consumos muy ajustados. Pueden ser más bajos todavía si se pulsa el botón ECO de la consola cental. Entonces el acelerador ofrece una respuesta más lenta, el par máximo disminuye a sólo 10,2 kgm a 2.000 rpm y se mantienen los 85 CV, aunque a 6.000 rpm en vez de a 5.500. También aumenta la sistencia a la dirección (lo que Fiat llamba función City en algunos modelos). Lo malo es que el coche se vuelve más lento y “perezoso”, además de aumentar las vibraciones por debajo de las 2.000 revoluciones.

En carreteras y autovías el coche tampoco desentona, ya que es bastante estable y el turbo consigue una buena aceleración en cualquier momento. Fiat anunciaba un cocnsumo extrarbnao de 3,7 litros a los 100 km y uno urbano de 4,9 litros/100 km (que dan el consumo medio de 4,1 litros /100 km y los 95 gr/km de emisiones de CO2).  Durante la prueba el consumo rondó los seis litros a los 100 y en auovía es difícil (a velocidades de crucero de 100 km/h bajar de cinco. Es una buena cifra para un gasolina, pero por ahora no es rival de un diésel. El deposito de combustible tiene una capacidad de 35 litros.

Prueba Fiat 500 TwinAir by Diesel

¿Entonces compensa o no un Fiat 500 TwinAir? Si uno “pasa” del capricho de la versión Diesel (que añadía además un techo solar como extra), el Fiat 500 TwinAir más barato sale por 13.250 euros (acabado Pop). En coches.com es posible ahorrarse hasta 2.000 euros pues en estos momentos hay una oferta de concesionario oficial por 11.247 euros. El gasolina normal 1.2 de 69 CV cuesta 9.903 euros. ¿Compensa esa diferencia? Ganas 16 CV y aceleración, pero si piensas en él con la idea de ahorrar en consumos, no te compensará. Sólo conseguirás reducir el gasto en gasolina si lo usas mucho en ciudad y siendo muy escrupuloso con el acelerador. La versión con motor diésel Multijet con 95 CV es 2.000 euros más cara… Con lo que habría que hacer muchísimos km anuales para amortizar esa diferencia (algo muy difícil con un coche que no vemos para hacer viajes muy largos).

¿A quién le interesaría este bicilíndrico? A quien busca deportividad y reacciones ágiles sin estridencias (para eso está Abarth), no usa el coche demasiado y sobre todo en ciudad y quiere pocos gastos de combustible y mantenimiento.

Lo peor

Altura de los asientos delanteros
No rivaliza con un diésel en consumos.
Precio.

Lo mejor

Acabados.
Rendimiento y aceleración (a pesar de su baja cilindrada).
Imagen y exclusividad.

Galería de fotos del Fiat 500 TwinAir by Diesel

Ver galeria (44 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta