Corría la década de los 90 y los fabricantes considerados como premium se centraban en su especialidad, berlinas y modelos de tamaño considerable. Pero en algún momento se pensó que un vehículo compacto podría ser interesante y complacer a una parte del público que estaba desatendida. De esta forma nacía en 1996 el primer Audi A3, un modelo que ha marcado historia y que lo sigue haciendo como hemos podido comprobar recientemente.

Hemos tenido un primer contacto con la cuarta generación del Audi A3 Sportback, el modelo que fue presentado hace unos meses y que está llegando al mercado levantando mucha expectación. Hace 24 años se convirtió en todo un precursor en el segmento, pero con el tiempo demostró que había sido un acierto y a día de hoy acumula más de 5 millones de unidades vendidas a nivel mundial.

Por el camino ha perdido algunas carrocerías míticas como la de tres puertas o la descapotable, así que actualmente la familia queda conformada por el Sportback de cinco puertas y por el Audi A3 Sedán de cuatro. Después de compartir una jornada con la que probablemente sea la versión más interesante, el Audi A3 Sportback 35 TFSI, te contamos todo lo que puede llegar a ofrecer el compacto de los cuatro aros.

Exterior

Estamos acostumbrados a decir que los cambios generacionales en Audi son bastante livianos. La marca alemana apuesta por estéticas continuistas, pero bien reconocibles en sus modelos. Por suerte, el Audi A3 Sportback es una actualización bastante completa que ha sorprendido en términos de diseño. Se nota bastante en ese frontal más horizontal y marcado, que está presidido por una parrilla Singleframe más ancha y más baja. Puede llevar un entramado de panal de abeja en el acabado S line, algo que antes quedaba reservado a las versiones deportivas.

También en la parte delantera aparecen unos nuevos faros LED con Digital Undercut. Destaca que esa firma lumínica es diferente en función del acabado/versión que se escoja, algo que le da una mayor personalidad. aparecen unas tomas de aire más grandes y agresivas, así como unas taloneras renovadas. Si nos centramos en el perfil, vemos unas llantas de 18 pulgadas correspondientes al acabado S line, aunque varían entre las 16 y las 19 pulgadas.

La zaga a simple vista puede parecer la zona que menos cambia del A3 Sportback, pero luego nos vamos fijando en los detalles. Ha cambiado la forma del pilar C, mientras que los pilotos traseros también tienen tecnología LED y un diseño más afilado. Aunque lo más llamativo está en la parte baja del paragolpes, con esa especie de difusor que integra lo que en la marca llaman «salidas de escape frío». No son otras cosa que unos embellecedores que falsean el escape y que siguen sin convencer.

Aunque realmente las medidas no se han modificado demasiado. Este A3 Sportback con sus cinco puertas se queda en una longitud de 4.343 mm, una anchura de 1.816 mm y una altura de 1.449 mm. Por otro lado, la distancia entre ejes se extiende hasta los 2.636 mm para mejorar el espacio interior como veremos a continuación.

Interior

En el habitáculo del Audi A3 Sportback la revolución es aún mayor y eso se percibe desde el primer vistazo. Vemos una tecnología más avanzada y heredada directamente de sus hermanos mayores para traer una digitalización casi completa al compacto de la casa. Se nota sobre todo en el Black Panel con la pantalla táctil de 10,1 pulgadas que queda perfectamente integrada en el salpicadero (antes había una abatible). Tiene un tacto mucho más preciso, una velocidad de respuesta 10 veces superior y unos gráficos más avanzados.

Sorprende que este elemento sea de serie y que cuente con el sistema multimedia MMI con su avanzada conectividad (tanto Apple CarPlay como Android Auto inalámbricos) y sus menús intuitivos. Se complementa con la instrumentación digital Virtual Cockpit de 12,3 pulgadas en nuestra unidad (de serie tiene la de 10,25 pulgadas). Como siempre, es totalmente configurable a través de los botones del volante y estrena algunas vistas. Llama la atención cómo queda integrada en el salpicadero en tres dimensiones y con unas nuevas salidas de aire a ambos lados en posición elevada, al estilo de los del Lamborghini Huracán.

Lo cierto es que no es lo único que ha cambiado en este modelo. La consola central también se ha rediseñado, aunque manteniendo los controles de la climatización analógicos, un detalle que siempre se agradece. Si seguimos bajando encontramos la Phone Box Light, una superficie de carga inalámbrica para el smartphone. Por otro lado, en la zona de la palanca de cambios estrena un nuevo botón para con accesos directos con el que se puede subir el volumen con el mismo gesto que en el del primer iPod.

En general, es fácil percibir el buen hacer del interior del Audi A3 Sportback en cuanto a calidad percibida. Hay predominio de plásticos blandos en las zonas más expuestas y los más duros tampoco tienen mal tacto. Todos los acabados son notables y no aparece ningún tipo de crujido entre ellos. Muchos de los materiales son totalmente novedosos, como nota curiosa la tapicería de los asientos sale de reciclar 45 botellas de plástico de 1,5 litros. La sostenibilidad es importante y para la moqueta que recubre el piso se emplean otras 62 botellas más.

Al hablar de la habitabilidad del Audi A3 Sportback hay que decir que no hay demasiadas diferencias respecto al anterior. Se sitúa por encima de la media del segmento (igual un poco por debajo del nuevo SEAT León). Las plazas delanteras son espaciosas y también cómodas, y eso teniendo en cuenta que montamos los asientos deportivos con los reposacabezas integrados del acabado S line. Aún así se nota que hay distancia de sobra en todas las cotas.

Las plazas traseras también son notables en este compacto. Al ser una carrocería de cinco puertas el acceso es más que aceptable y una vez dentro hay bastante hueco para las rodillas y para la cabeza. Como suele pasar en este segmento, la plaza central carece de forma y cuenta con un túnel de transmisión prominente, por lo tanto es más recomendable viajar cuatro adultos antes que cinco. En esta segunda fila hay salidas de la ventilación y dos tomas USB-C.

Maletero

A pesar de las pequeñas variaciones en sus dimensiones, el maletero del Audi A3 Sportback se ha mantenido inalterado. Aquí se queda en los mismos 380 litros que su antecesor y que algún otro modelo del Grupo Volkswagen, una cifra bastante aprovechable. Las formas son rectas, por lo que se podrá distribuir la carga fácilmente. Además, cuenta con un piso que se puede colocar a dos alturas para dividirla.

La boca de carga es ancha y no queda a una altura demasiado elevada, mientras que el portón puede ser de apertura eléctrica opcionalmente. Por otro lado, siempre se puede sacar un mayor rendimiento del maletero del A3 Sportback al abatir la segunda fila de asientos. En este caso queda una superficie casi plana que consigue aumentar la capacidad hasta los 1.200 litros.

Equipamiento

El Audi A3 Sportback se ofrece con varios niveles de acabado en nuestro mercado. Arranca con el Básico, que ya trae de serie un equipamiento bastante completo gracias a elementos como los faros LED, las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bizona, el MMI Radio Plus con pantalla táctil de 10,1 pulgadas, el Digital Cockpit de 10,25 pulgadas, la radio digital, el arranque sin llave, el Pre Sense Front, el aviso de salir de carril o el sistema de llamada de emergencia E-Call.

Un paso por encima está el Advanced, que suma a todo lo anterior un exterior ligeramente diferenciado, faros Full LED con intermitentes dinámicos traseros, llantas de 17 pulgadas, Phone Box Light, Audi Smartphone Interface, sensores traseros y control de crucero Tempomat. Para los que quieran aún más aparece el S line, con un exterior más deportivo con llantas de 18 pulgadas de Audi Sport, asientos deportivos, techo interior en negro, modos de conducción Audi Drive Select y suspensión deportiva.

Como ocurre en la mayoría de modelos de la marca, también aparece el Black line, que introduce un paquete de detalles en negro, llantas Audi Sport Blade también de 18 pulgadas y los cristales traseros oscurecidos. Para los que quieran completar el equipamiento hay una extensa lista de opcionales. La marca ha creado dos paquetes bastante destacados que aglutinan muchos de ellos: el Confort Pack (Park Assist, llave confort, espejos retrovisores eléctricos, cámara trasera, paquete luces interior y banqueta trasera 40:20:40) y el Tech Pack (Navegación MMI Plus, Virtual Cockpit plus y volante multifunción plus).

Con motivo de su lanzamiento se pone a disposición del cliente el A3 Sportback Genuine edition, que sería algo así como un S line con el Confort Pack y con el S line interior. La realidad es que por 1.000 euros se pueden llevar 2.900 euros de equipamiento, por lo cuál es una buena oferta. Los precios quedarían así:

  • Audi A3 Sportback Básico: 27.770 euros
  • Audi A3 Sportback Advanced: 29.770 euros
  • Audi A3 Sportback S line: 31.120 euros
  • Audi A3 Sportback Black line: 32.270 euros
  • Audi A3 Sportback Genuine edition: 32.120 euros

Motor

La gama mecánica del Audi A3 Sportback será realmente completa en un tiempo, pero en el momento de su lanzamiento está algo limitada. Por la parte del diésel hay dos versiones, ambas con el 2.0 TDI de cuatro cilindros. El 30 TDI entrega 116 CV y va con la caja de cambios manual de seis velocidades, mientras que el 35 TDI llega hasta los 150 CV y va con la transmisión automática S tronic.

Por la parte de la gasolina, el acceso lo pone el 30 TFSI, con el motor 1.0 TSI de tres cilindros con 110 CV y ligado a cambio manual. Más interesante es el 35 TFSI con el 1.5 TSI de cuatro cilindros y 150 CV, que se puede elegir tanto con cambio manual como con automático. Más adelante llegarán algunas versiones Mild Hybrid, comenzando por el 30 TFSI con cambio S tronic.

Algunos de los presentes podrán configurarse con la tracción quattro, pero por el momento vienen todos con tracción delantera. También habrá hueco para los híbridos enchufables. Como en otros modelos del Grupo Volkswagen habrá dos versiones con el 1.4 TSI y una mecánica eléctrica. En el 40 TFSI e se combinarán para conseguir 204 CV y en el 45 TFSI e Competition se aumentará hasta los 245 CV. No podemos dejar de lado las versiones deportivas, esperando a los S3 y RS 3 como agua de mayo.

Volviendo a nuestro contacto, lo hicimos con la que probablemente sea la versión que más se vaya a vender: con el Audi A3 Sportback 35 TFSI con cambio manual. Este ejemplar con 150 CV y 250 Nm de par se consiguen unas prestaciones bastante aceptables, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y una velocidad máxima de 224 km/h. El consumo homologado es de entre 5,8 y 6,4 l/100km y las emisiones de CO2 entre 131 y 146 g/km. Ahora vamos a ver las impresiones de conducción.

Comportamiento

Siempre hemos tenido en alta estima a este compacto premium y su cuarta generación no podía decepcionar. Lo primero que hay que comenzar diciendo es que la mecánica de gasolina de cuatro cilindros es una opción muy válida para los tiempos que corren y destaca por su enorme refinamiento, sin que apenas lleguen ruidos ni vibraciones al habitáculo del Audi A3 Sportback 35 TFSI. En este aspecto, también se nota que se ha trabajado la insonorización más que en otros rivales.

La sensación inicial con el 1.5 TSI de 150 CV es que tiene una potencia moderada para esta carrocería. No podemos esperar aceleraciones que nos dejen pegados al asiento ni ese toque deportivo que llegará con los S3 y RS 3. Pero a cambio tenemos una zona media bastante llena, donde los 250 Nm de par son más que suficientes para sacarnos con soltura de cualquier adelantamiento o incorporarnos con garantías a una autopista. De hecho, durante la prueba fuimos a ritmos alegres sin que se resintiera en ningún momento.

Otro aspecto que me gustó mucho del A3 Sportback 35 TFSI fue la caja de cambios manual de seis velocidades. Ya hemos dicho que hay opción de elegir la automática S tronic y, aunque será más cómoda para algunos usuarios, yo me seguiría quedando con la manual. Lo digo por sus recorridos cortos y su guiado preciso que hace que haya una mayor conexión con el coche y que estemos más inmiscuidos en la conducción.

Tenía bastante claro que a nivel de chasis habría pocas pegas que sacarle a este Audi A3 Sportback. Es una plataforma más que probada, que da vida a auténticos referentes de varias marcas, y con las evoluciones pertinentes para mejorar. En general es un coche muy neutro, que lo hace bien en cualquier situación y que no tiene prácticamente defectos.

Resulta ser un coche muy fácil de conducir y que no pone en aprietos a ningún usuario. En autopistas se muestra estable y aplomado, en carreteras secundarias tiene un comportamiento satisfactorio y en ciudad no será demasiado torpe. Hay que tener en cuenta que no es el rey de la agilidad, pues en esta versión pesa 1.355 kg, pero su puesta a punto hace que sea más llevadero.

Las suspensiones consiguen el punto intermedio entre deportividad y confort en marcha (y eso que estamos probando la «deportiva»), siendo un elemento clave para el Audi A3 Sportback 35 TFSI. Por otro lado, la dirección la encontramos demasiado asistida, pero aún así es bastante precisa. No podemos hablar con precisión de consumos en una toma de contacto de esta índole, pero da la sensación de que vaya a estar rondando los 7 litros.

Opinión coches.com

El Audi A3 siempre ha sido referencia en el segmento de los compactos premium. Antaño por golpear primero y en la actualidad por ofrecer un producto redondo que no desentona en nada. En cuarta generación se ha decidido cambiar bastante el diseño y ganar empaque con algunos detalles llamativos. La habitabilidad se mantiene como hasta el momento al tiempo que gana en términos de equipamiento.

Aunque la verdadera revolución la sufre en su habitáculo, que abraza la digitalización con una tecnología propia de segmentos superiores. La gama de motores será muy amplia y este Audi A3 Sportback 35 TFSI creo que es una de las versiones predilectas. No es de extrañar por la entrega del motor de gasolina, que sumada a un chasis muy equilibrado consiguen mantener al modelo de los cuatro aros en el lugar donde se merece.

Audi A3 Sportback 35 TFSI
8 Nota
Lo mejor
  • Tecnología muy completa para su interior
  • Gama de motores amplia y variada
  • Chasis muy equilibrado
Lo peor
  • Mantiene habitabilidad y maletero
  • El Piano Black de algunas zonas
  • Precio del equipamiento opcional
Diseño8
Habitabilidad7.5
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (50 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta