El coche más vendido en España en los últimos 3 años. Y en lo que va de 2020. Hablamos del Seat León, que no sólo gusta en nuestro país. También fuera de nuestras fronteras, como demuestra el dato que, sólo el pasado año, vendieron 150.000 unidades.

No sabe duda de que la tercera generación del Seat León (lanzada en 2013 y renovada en 2017) supuso todo un avance para una marca que, hasta su llegada, tenía como modelo exclusivo de referencia al Seat Ibiza. El Léon demostró que la firma española podía hacer coches de mucho mayor empaque, con argumentos propios pese a compartir la base técnica de productos históricos como el Volkswagen Golf (ni más ni menos).

El Seat León 2020 llega al mercado en un momento complejo. Su lanzamiento se ha visto retrasado debido a la pandemia del coronavirus. Además, el mercado ha virado en la última década hacia los SUV, de manera ¿irreversible? Hay que ser un producto muy bueno para ir a contracorriente… y tener éxito. Pero si ha sido así en los últimos años, ¿por qué no iba a poder continuar?

Seat cuenta ya con todocaminos en su gama, algunos de gran éxito, como el Ateca. ¿Cuáles son los argumentos que esgrime el nuevo Seat León para seguir siendo el referente de ventas de la marca? Hemos pasado una mañana con una unidad, con motor 1.5 TSi de 150 CV y acabado Xcellence. Y ojo, que el coche promete… y cumple.

Exterior

Los trazos de Alejandro Mesonero-Romanos, director de estilo de Seat, han dado como resultado un producto bastante más atrevido que la octava generación del Golf, que ha resultado más conservador. No era tarea fácil sustituir a la tercera generación, que vendió más de 1.060.000 unidades, triunfando hasta el último día, que envejeció realmente bien.

Esta variante de cinco puertas (ya no habrá León SC de tres, pero sí la exitosa familiar, el León Sportstourer), mide 4.368 mm de longitud, lo que significa que es hasta 8 cm más largo que la generación anterior. Otras cotas con los 1.800 mm de anchura y 1.456 mm de altura (en estos casos, apenas varían respecto al modelo saliente).

Se toman alguno rasgos que inauguró el Tarraco, algo que podemos ver claramente en las formas de la parrilla central, que además tiene unas formas tridimensionales nuevas, con unos faros que le dan una mirada más “dura” al coche. Hay, además, un cambio de proporciones. Es más largo el capó, con lo cual retroceden un poco los pilares delanteros y el parabrisas se ha colocado más vertical para mejorar la visibilidad.

Gran parte de la ganancia de longitud se va en la distancia entre ejes, que ahora es de 2.886 mm. La formas son menos técnicas que antes, con unas formas más orgánicas. No alcanza la voluptuosidad de las ondulaciones del Mazda 3, pero sí que explora más ese camino de querer jugar con los reflejos.

En la zaga, lo más destacable es la luz trasera que recorre todo el ancho de la carrocería, uniendo visualmente los pilotos. Y la nueva grafía, como escrita a mano, con el nombre del modelo en el centro del portón. Esto lo veremos en más modelos, el próximo el Ateca.

Interior

La plataforma modular MQB permite variar las proporciones del vehículo dentro de unos límites. Y nos ha llamado la atención que ahora el León, con esos 2.686 mm de distancia entre ejes, se vaya hacia cotas más de Skoda Octavia que de los Golf y Audi A3. Esto garantiza un mayor espacio interior.

Y créeme. Se nota. Mucho. Delante ya era bueno, pero ahora con el parabrisas más vertical hay una mayor sensación de desahogo, al tiempo que el salpicadero no se echa tan encima de uno como antes.

El interior parece que tiene una construcción muy sólida, si bien no pasamos por carreteras muy rotas en este primer contacto. Se apuesta claramente por reducir al mínimo los controles físicos. Igual hasta demasiado.

Ahora todo se concentra en la pantalla digital del sistema multimedia, incluso las funciones de climatización. Puede tener 8,25 pulgadas o, como en nuestro caso, de 10 pulgadas. Hay en la parte baja un sistema de barra táctil para volumen y climatización, pero no demasiado intuitivo. Al menos, conserva en la parte superior un acceso rápido permanente para acceder a temperatura y caudal del aire… pero no tan veloz e instintivo como las tradicionales ruletas.

Los niveles de dotación más altos ofrecen de serie la pantalla del sistema de infoentretenimiento, en la que puedes variar cómo se muestran los datos. Se ve bien a través del volante, que cuenta con una base inferior achatada.

En la consola central contamos con el arranque por botón y con el freno de estacionamiento eléctrico, un elemento con el que no contaba la anterior generación y ayuda a liberar espacio.  Le precede la palanca del cambio y un espacio donde dejar objetos (nuestra unidad contaba con carga inalámbrica de móviles) con diferentes puntos de carga y acceso USB-C (estándar ya en los nuevos Seat). Tras ella, un par de reposabebidas y el reposabrazos, que oculta un cofre de almacenamiento.

Pero donde la ganancia es sobresaliente es en las plazas traseras. Si antes estaba en la media del segmento, ahora es sin duda uno de los referentes para quien busque un compacto amplio detrás. Dos pasajeros irán realmente cómodos, con un excelente espacio para las piernas y también para la cabeza. Más que en un Golf o un Audi A3 realizados sobre la misma base.

Un tercer ocupante, como es habitual en modelos de esta categoría, no tendrá demasiado espacio. Cuenta con un túnel de transmisión bastante prominente que le impide colocar bien los pies  y una banqueta algo más corta e inncómoda, con el reposabrazos en su espalda (menos mullido). Eso sí, hay salidas de ventilación al final de la consola y, en acabados como el Xcellence que probamos, con ajuste de temperatura, algo que pocos ofrecen.

Maletero

El maletero anuncia 380 litros de capacidad. Es la misma cifra que el León 2017 o que dos de sus hermanos, el Volkswagen Golf y el Audi A3. De los coches fabricados sobre la plataforma MQB EVO, solamente se destaca el Skoda Octavia, aunque con una carrocería muy diferente.

El piso puede colocarse a dos alturas (no así en nuestra unidad) y tiene los respaldos divididos en dos partes asimétricas que permiten abatirlos. También con un hueco para dejar pasar objetos largos y estrechos sin tener que prescindir de los asientos traseros.

Equipamiento

La gama inicial se estructura en los acabados Style, Xcellence y FR, a los que se une el más sencillo Reference dentro de unas semanas. La marca nos contaba que la terminación más vendida, con diferencia, de la anterior generación, es la FR, con un 50% de las ventas. Un 35% se queda con el Style y un nada despreciable 10% con el Xcellence.

En nuestra ficha del Seat León te detallamos los principales elementos de cada una de las terminaciones, que se replican en el León Sportstourer. Durante el lanzamiento se ofrecerá el Launch Pack, con un mayor nivel de dotación, a precios mejores que añadir los elementos por separado.

Probamos una unidad con acabado Xcellence, con luces Full LED, asistente de luces automáticas de carretera/largas, control de velocidad de crucero adaptativo predictivo, reconocimiento de señales de tráfico, pilotos traseros de LED con función de luz infinita (coast-to-coast) e intermitentes dinámicos y luz de bienvenida con la palabra “HOLA”.llantas de aleación Dynamic de 17 pulgadas, marcos de las ventanillas laterales cromadas, luz interior LED, tapicería específica, volante multifunción, estriberas específicas Xcellence… y un largo etcétera.

Además, cuenta con el selector de  modos de conducción ( Eco, Normal, Confort y Sport), que cambian la respuesta de la dirección, la caja de cambios (automática) o el sonido del motor, además de la dureza de la suspensións, como es nuestro caso, equipa la suspensión con amortiguadores variables (DCC o Control Dinámico del Chasis). En este caso, el modo Individual tiene un control deslizante donde seleccionar distintas configuraciones de suspensión.

Presume de ser el primer Seat totalmente conectado, con llamada de emergencia, llamada de servicio, navegación online, actualización conectada, radio por Internet… y también fuera del vehículo. Con la aplicación SEAT Connect, que te informa de distintos datos del vehículo, dónde has estacionado y permite abrir o cerrar puertas, encender o apagar luces…

¿El precio? Pues el Seat León con esta terminación parte de 25.780 €, asociado al motor 1.5 TSI de 130 CV. Es el que monta nuestra unidad, pero con 150 CV. De todos modos, ya hay jugosas ofertas del Seat León con motivo de su lanzamiento, que puedes encontrar en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por los concesionarios oficiales de la marca.

Recuerda que esos precios pueden incluir algunas obligaciones, como la de financiar el coche con la marca. También que contamos con un comparador de seguros donde puedes encontrar la póliza para tu coche al mejor precio.

Motor

La gama mecánica es muy completa. En gasolina arranca con el 1.0 TSI tricilíndrico con con 90 o 110 CV, y por encima el 1.5 TSI de 130 CV o 150 CV, que funcionan en ciclo Miller, con un turbo de geometría variable para mayor eficiencia.  Habrá también un 2.0 TSI de 190 CV.

Lo dos más potentes de los primeros (110 y 150 CV) se ofrecen en versiones mild hybrid, ligadas obligatoriamente al cambio automático de doble embrague de 7 marchas DSG, con tecnología de 48V y motor de arranque/alternador que ayuda a recuperar energía, mejorar el Star&Stop o moverse por inercia más tiempo.

En diésel se ofrece el 2.0 TDI con 115 o 150 CV (el más potente con opción a tracción total y ligada también al cambio DSG7). Hay una variante de GNC (con cambio manual o DSG), el 1.5 TGI de 130 CV y el León eHybrid, el primer híbrido enchufable, que conoceremos a fondo a finales de año, que combina un motor de gasolina de 1. 4de 150 CV con otro eléctrico de 85 kW (115 CV) para 204 CV de potencia total.

Contamos con el 1.5 TSI de 150 CV asociado al cambio manual. Se trata de un propulsor de cuatro cilindros y 1.498 cc de inyección directa y sobrealimentado que entrega su potencia máxima entre las 5.000 y 6.000 rpm, con un par máximo 250 Nm. Sus prestaciones son notables, ya que completa el 0-100 km/h en 8,4 segundos y alcanza 221 km/h. Tiene un consumo medio combinado WLTP de 5,5 l/100 km, con 125 g/km de emisiones de CO2.

Comportamiento

Me ha gustado mucho, en los algo más de 150 km que completé con el León, el motor 1.5 TSI de 150 CV asociado al cambio manual. Es posible circular tranquilo y cómodamente, pero no se arruga si demandas más ritmo.

Tenía muchas dudas respecto al comportamiento dinámico del coche. Esa mayor distancia entre ejes me hacía pensar que quizá el León se orientase más hacia compradores que buscasen una alternativa más cómoda. Las dudas duraron tres curvas. El León sigue destacando por ser uno de los compactos más dinámicos del mercado. Se le acerca el Ford Focus, pero la puesta a punto del León me ha parecido muy acertada.

Y es que no renuncia a ser un coche cómodo para moverse por autovía a ritmos elevados, quizá con mayor aplomo que antes debido precisamente a esa mayor distancia entre ejes… para luego cambiar de cara a medida que se acercan curvas. Y eso que la suspensión trasera cuenta con un un eje de torsión y la arquitectura de ruedas independientes que sí equiparán versiones por encima de 150 CV (el Volkswagen Golf y el Audi A3 sí contarán con ella en versiones de 150 CV).

Se notan bastante los modos de conducción en la respuesta del coche. Como además contábamos con DCC (el control dinámico de chasis) puedes jugar con nada menos que 14 reglajes para hacer el coche más deportivo o más confortable. Viene de serie en el acabado FR, lo puedes montar opcionalmente en este Xcellence.

La dirección también me ha parecido que gana en precisión y todo el conjunto muy bien insonorizado. ¿Consumos? Al tratarse de un contacto no en profundidad no sacamos conclusiones precisas, pero me parece factible moverse en un entorno de 6 l/100 km si no abusas del acelerador.

Opinión coches.com

El León sigue siendo el León. Y no era una tarea sencilla. Resultaba obvio que iba a ser un coche más equipado, mejor conectado y con mayores niveles de seguridad gracias a los asistentes con los que puede contar la nueva plataforma.

Grata sorpresa el aumento de la habitabilidad. Porque, sin crecer una barbaridad (por longitud exterior está situado en el corazón del segmento compacto), tiene unas notables plazas delanteras y traseras. Ojo al Sportstourer si buscas un familiar compacto amplio.

Y sí, sigue siendo una de las alternativas más dinámicas, por no decir el mejor del segmento en este sentido. Ya con este motor 1.5 TSI tenemos una buena respuesta al acelerador, un buen sonido y , si ya con las suspensiones traseras “sencillas” va bien, con el eje trasero multibrazo irá mejor. No quiero ni imaginar cómo puede llegar a ir el futuro Cupra León.

Entendemos que la conectividad y el infoentretenimiento son básicos para vender coches en esta época. Y ahí cumple. Pero no nos convence que hayan prescindido de ¡todos! los mandos físicos o pensar que unos botones sean más funcionales que una simple ruleta para controlar las luces. Pero en conjunto, créenos, estás ante un grandísimo coche. El mejor León de la historia, que no es poco.

SEAT León 1.5 TSI 150 CV Xcellence
7.9 Nota
Lo mejor
  • Comportamiento dinámico con el 1.5 TSI 150 CV
  • Interior amplio y bien rematado
  • Amplitud de gama
Lo peor
  • Diseño poco diferenciado
  • Echamos de menos mandos físicos para algunas funciones
  • Precio sin descuentos algo superior a algunas alternativas
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero7
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8.5
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (53 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta