Se acaba el verano, pero todavía quedan rayos de sol para disfrutar de un refrescante paseo en un flamante descapotable. Y por mucho que pensemos, no se nos ocurren muchos coches mejores que el Audi S5 Cabrio que probamos esta semana para realizar esta actividad. El Audi A5 era renovado el año pasado y la renovación llegó a toda la gama, tanto al Sportback como al Cabrio. Pero todavía había hueco para más versiones.

De esta forma llegaban los deportivos, los que llevan la ‘S’ en su apellido y ofrecen mayores sensaciones al volante. El S5 Cabrio era el tercero en discordia, el descapotable con capota de lona quizá sea el menos práctico, pero a la vez el más presumido. Un rival perfecto para hacer frente a algunas versiones de los BMW Serie 4 Cabrio y Mercedes Clase C Cabrio. Siempre presente la encarnizada lucha entre estos tres.

Y esta prueba viene a raíz de otra que nos aportó mucho. Hace poco os narrábamos el comportamiento de toda la gama S de Audi en el Circuito de los Arcos (Navarra). Además de buscar su límite en un trazado, con la diversión que eso conlleva, también pudimos probarlos fuera de él en la vía pública. Las carreteras navarras fueron el escenario perfecto para comprobar las dotes del Audi S5 Cabrio. Os lo contamos. Aquí nuestra opinión:

Exterior

Hay varias cosas que apreciamos del Aud A5. En primer lugar la belleza y simplicidad de sus líneas tras su renovación. Pues este efecto se acentúa en la carrocería descapotable, que cuando se queda a cielo descubierto muestra toda su elegancia y deportividad. De hecho con la capota puesta pierde algo de gracia. Para llevar a cabo esta maniobra son necesarios 15 segundos pulsando el botón durante el accionamiento eléctrico. Lo positivo es que se puede hacer mientras rodamos por debajo de 50 km/h.

Aunque las similitudes con su antecesor son más que evidentes, este S5 Cabrio es más afilado y dinámico. Las curvas han dejado paso a las rectas y lo apreciamos en el frontal, donde la parrilla Singleframe de considerables dimensiones cobra protagonismo gracias a sus listones horizontales cromados. A ambos lados aparecen los estrechos faros delanteros Matrix LED y en la parte inferior unas tomas de aire cruzadas por unas molduras cromadas.

Visto desde el lateral y descapotado, parece que este modelo ha sido hecho con escuadra y cartabón. La pulcritud de sus líneas destaca sobre lo demás, aunque hay otros elementos que llaman la atención. Las deportivas llantas de 19 pulgadas rematan el conjunto y los espejos retrovisores en aluminio pulido nos dejan claro que estamos ante un ‘S’. Los marcos del parabrisas y de las ventanillas también van cromados.

La zaga cuenta con una zona plana (tapa del maletero) que llega hasta un prominente spoiler. Justo debajo encontramos unos pilotos LED que se parten con la apertura del portón. No podrían faltar las siglas S5 y por debajo un difusor de color gris que integra las cuatro salidas del escape. Las medidas son prácticamente igual que en el coupé con 4,67 metros de largo, 1,84 metros de ancho y 1,38 de alto. La distancia entre ejes se mantiene en 2,76 metros.

Interior

En el interior se respira una atmósfera de tecnología y calidad sin igual. Cuenta con todos los sistema que se introdujeron con la quinta generación del Audi A4 y esto no es moco de pavo. Sobresaliendo por encima del salpicadero tenemos una pantalla de 8,3 pulgadas que donde se concentran las funciones del sistema multimedia MMI Navegación Plus. La pantalla no es táctil, los controles se ejercen desde una ruleta en la consola central que sí tiene una superficie táctil.

Todo el salpicadero está atravesado por unas ‘falsas’ salidas de aireación continuas y en el centro tenemos los controles de la climatización y otra botonera. Frente al puesto de conducción lo primero que llama la atención, justo a través de su volante deportivo multifunción, es el Audi Virtual Cockpit. La pantalla de 12,3 pulgadas a color ha sustituido a la instrumentación digital y lo agradecemos por su buen hacer, facilidad de uso y capacidad de personalización.

El S5 Cabrio se trata de un premium de verdad, por todos es sabido el buen hacer de la firma de los cuatro aros en los habitáculos. El ajuste de todos sus elementos es sobresaliente y la calidad de los mismos también lo es. Cabe destacar esa moldura de fibra de carbono que surca el salpicadero y que se extiende a las puertas y a la parte baja de la consola central. La tapicería de cuero que cubre los asientos con patrón de diamantes también es exquisita.

En cuanto a habitabilidad este modelo no será el referente de la marca ni lo busca. Las plazas delanteras son notables, tanto por espacio libre como por acceso. Incluso contamos con comodidades como la pequeña percha eléctrica que nos acerca el cinturón para que no tengamos que girar el torso. Solo en el caso de los más altos podrá haber algún problema de espacio con la capota puesta.

Pero las plazas traseras son otro cantar. El S5 Cabrio es un 2+2 puro y menos mal, porque no hay espacio físico para una quinta plaza. Cuanto el coche va descapotado el acceso es cómodo gracias al ajuste eléctrico de los asientos delanteros y hay bastante espacio de anchura y para las piernas, siempre que los de delante no vayan en una posición muy retrasada. Pero con la capota puesta el acceso es bastante complicado y los más altos notaran chocar su cabeza contra la lona. Inconvenientes de tener un cabrio…

Maletero

El maletero del Audi S5 Cabrio es bastante grande para lo que podemos esperar de un descapotable. Cuando llevamos la capota desplegada cuenta con 380 litros de capacidad (uno de los mejores de su categoría), mientras que cuando la plegamos ocupa espacio en esta zona y reduce el maletero hasta los 320 litros. Aún así contamos con unas formas bastante rectas y aprovechables para meter todo tipo de objetos.

Para meter objetos de mayor longitud, los asientos traseros se pueden abatir en dos partes (50:50) desde unos tiradores en el maletero. La parte negativa es que será difícil acceder al fondo del mismo debido a la estrechez de la boca de carga. Ésta también queda bastante alta, con lo que los objetos más pesados también se nos pueden complicar.

Equipamiento

Estamos con una versión tope de gama (con permiso del RS 5 que solo está con carrocería coupé) y esto quiere decir que el equipamiento será de lo más completo. Aquí no hace falta elegir entre varios acabados para ir completando, de serie ya cuenta con elementos exteriores como los faros LED, las llantas de 19 pulgadas, kit de carrocería específico, carcasas de los retrovisores en aluminio, marcos de las ventanillas cromados.

Y cuando pasamos dentro tampoco echaremos nada en falta. Incluye los asientos deportivos con ajustes eléctricos, tapicería mixta en Alcántara/cuero, inserciones en aluminio mate cepillado, climatizador de tres zonas o portón del maletero de apertura automática. De serie también trae tecnología como el Audi Virtual Cockpit, MMI Navegación Plus, Audi smartphone interface y bastantes ayudas a la conducción.

Para mejorar su comportamiento cuenta con los modos de conducción del Audi drive select, un diferencial autoblocante central o el tren de rodaje deportivo S. Mientras que en otros Audi que hemos probado la lista de opcionales era muy extensa, aquí no hay tanto dónde elegir. Nuestra unidad contaba con asientos deportivos S, inserciones de carbono, tapicería de cuero Napa y algunos elementos de seguridad más.

Motor

Aunque la gama mecánica del Audi A5 Cabrio es más justa que en los Coupé y Sportback, con solo una opción en diésel y otra en gasolina. Por suerte este S5 Cabrio comparte el fabuloso 3.0 TFSI V6 con el resto de sus hermanos. Este gasolina de seis cilindros turboalimentado y con doble árbol de levas es el encargado de dar vida al descapotable. Desarrolla 354 CV y 500 Nm entre las 1.370 y 4.500 rpm y va ligado a una transmisión tiptronic de ocho velocidades. La potencia pasa a las cuatro ruedas a través de la tracción total quattro.

Con todo esto sobre el papel, el S5 Cabrio consigue unas buenas prestaciones. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. Los consumos y las emisiones son bastante equilibrados, homologando 7,8 l/100km en ciclo mixto y emitiendo 177 g/km de CO2. Nada mal para un modelo que pesa en vacío 1.915 kg, acercándose peligrosamente a las dos toneladas.

Comportamiento

Y toca el momento más esperado, el de ponerse al volante del Audi S5 Cabrio y comprobar lo que nos ofrece. Nos acoplamos en los excelentes asientos y arrancamos. Lo primero que hacemos es quitar la capota, no podía ser de otra forma en un modelo como este. A cielo descubierto, el ronroneo del bloque V6 es audible pero nada estridente. De hecho no nos importaría que sonará un poco más. Guiamos la palanca del cambio hacia la ‘D’ y empezamos a rodar.

Desde los primeros metros el S5 Cabrio se muestra comedido, la potencia se entrega de forma lineal y aprovechando prácticamente todas las zonas del cuentarevoluciones. Es posible que a partir de aquí leas la palabra ‘equilibrio‘ varias veces, porque es el término que posiblemente mejor defina a este modelo. Aunque tengamos 354 CV a la disposición de nuestro pie derecho, no da la sensación de que corra tanto… Hasta que miramos a la velocidad a la que vamos.

Porque este modelo corre y mucho, la capacidad de aceleración es notable y si queremos resultados los tendremos. La clave es que las sensaciones nos llegan bastante filtradas, una medida llevaba a cabo para convertirlo en un coche cómodo y racional, incluso para el día a día. Se nota en detalles como la insonorización, pues con la capota quitada podemos tener una conversación sin contratiempos a velocidades legales. Y si nos sorprendía descapotado, cuando ponemos el techo de lona el aislamiento acústico es sublime, al alcance de muy pocos cabrios.

Y a esto ayuda la gran calidad de rodadura que presenta en cualquier tipo de situación. La puesta a punto del chasis en esta versión deportiva es más que evidente y se ha hecho un trabajo genial. Su polivalencia es una de sus virtudes, igual podemos ir en modo Efficiency tranquilamente y sin gastar mucho (cuenta con ‘modo vela’) que en modo Dynamic apurando hasta la línea roja y dibujando una sonrisa en nuestra cara.

En estas situaciones más cercanas al límite es cuando vemos la nobleza de su comportamiento. Cualquiera podría ponerse al volante e ir rápido con el Audi S5 Cabrio. Aunque sí que es verdad que tiene algunas peculiaridades. En nuestra ruta hubo carreteras de montaña reviradas y ahí es donde su peso nos pone algunas limitaciones. Tendremos que anticipar la frenada y también colocarlo teniendo en cuenta que es algo propenso al subviraje.

Pero al salir de las curvas saca a relucir su sobresaliente capacidad de tracción, el descapotable sale pisando fuerte disparado haca el próximo viraje. También tenemos como aliado al cambio automático Tiptronic de ocho velocidades, única opción disponible. Puede que no sea tan rápido como una caja de doble embregue, pero en ningún momento lo hemos notado lento. Además su suavidad es mayor y conjuga a la perfección en este modelo.

Con el Audi drive select podemos ‘jugar’ buscando los parámetros que más nos encajen en cada situación. La suspensión adaptativa es uno de los elementos más destacados, una de las claves para encontrar ese equilibrio entre deportividad y comodidad. La dirección no está tan conseguida, pero aún así resulta satisfactoria. Para hablar de consumos necesitaríamos de una prueba a fondo, pero cabe destacar que no nos parecieron nada descabellados en nuestra jornada.

Opinión de coches.com

En resumen, el Audi S5 Cabrio es una de las mejores opciones para quien quiera un descapotable deportivo y a la vez utilizable. La estética del A5 no pasa desapercibida y menos aún si lo tenemos sin techo y con unos cuantos detalles deportivos. Lo mismo pasa con el habitáculo, que es casi un referente gracias a una calidad bastante por encima de la media y a un equipamiento muy completo en esta versión. Eso sí, no será un coche familiar, pues el espacio está bastante limitado.

Con el motor 3.0 TFSI de 354 CV y la desarrollada puesta a punto, el S5 Cabrio se muestra a caballo entre lo comedido y lo desbocado. Tendremos prestaciones (muchas), pero las sensaciones nos llegarán filtradas y nos resultará un coche muy cómodo. La única pega que se le puede sacar a este coche es su coste. Su precio de partida ya es 9.000 euros superior al de las otras dos carrocerías y teniendo en cuenta el equipamiento opcional, nos encontramos con una tarifa final muy cercana a los 100.000 euros.

Audi S5 Cabrio
8 Nota
Lo mejor
  • Estética aún más atractiva descapotado
  • Equipamiento muy completo y de calidad
  • Comportamiento deportivo y a la vez equilibrado
Lo peor
  • Acceso y espacio a las plazas traseras con la capota
  • Sonido del V6 demasiado atenuado
  • Precio final muy elevado
Diseño8
Habitabilidad7
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8.5
Motor9
Comportamiento8.5
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (32 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta