Logo de Noticias Coches
audi-s6-avant-prueba-018.2
Pruebanoticias/
Mario Nogales

Audi S6 Avant, prueba a fondo del familiar diésel definitivo

Para muchos el diésel está muerto, pero para nosotros todavía podría ser una opción ideal para algunos conductores. En eso también parecen estar de acuerdo varios fabricantes, que todavía lo mantienen presente en su gama de modelos. A veces, de una forma especial, reservado a coches de cierto nivel tanto por precio como prestaciones. El ejemplo más claro es el del Audi S6 Avant que hemos estado probando y que nos ha parecido uno de los familiares más completos.

Cuando nos centramos en la firma de los cuatro aros nos queda claro que hay coches «normales» y vehículos con cierto carácter deportivo. Y dentro de ese segundo grupo, los hay más racionales y más radicales. Los Audi S desde hace tiempo vienen encontrando el equilibrio entre deportividad y utilidad gracias a las mecánicas diésel en la parte alta de la gama. Esta decisión suscitó cierta polémica y amplió la brecha respecto a los RS de gasolina, pero ahora le encontramos mucha más lógica…

Exterior

A nivel estético, el Audi S6 Avant ofrece una combinación bastante acertada de sobriedad con notas deportivas. No es un coche radical que quiera llamar demasiado la atención, pero tiene algunos detalles que lo hacen diferenciarse de un A6 Avant normal. En el frontal aparece la típica parrilla Singleframe de la marca, con unas dimensiones generosas, acabado en negro y portando la letra S en este ejemplar. Queda flanqueada por sendos faros con tecnología Matrix LED a ambos lados, mientras que el paragolpes se rediseña para esta versión con unas tomas de aire más marcadas.

Algo distintivo de todos los modelos S son los espejos retrovisores cromados y en el S6 Avant los encontramos junto a unas llamativas llantas de 21 pulgadas que esconden (o no tanto) unas pinzas de freno en color rojo con la firma S. Los marcos de las ventanillas y las discretas barras de techo van en negro en este modelo, dejándonos una vista lateral muy fluida y atractiva.

La zaga es la parte que más destaca del Audi S6 Avant, debido a que es la que le diferencia de la carrocería berlina. Comienza con un pequeño spoiler de techo por encima de la luneta y continúa con los pilotos traseros ganando horizontalidad en la parte central del portón. En este caso, también quedan unidos por el centro mediante un listón negro (que sería cromado en otras versiones). La parte inferior presenta un paragolpes algo más deportivo gracias a esa especie de difusor y a las cuatro salidas de escape redondeadas. Son una de las grandes desilusiones del coche, ya que no son reales.

Las dimensiones de este modelo son prácticamente calcadas a las del Audi A6 Avant, por lo que tenemos que incluirlo en el segmento de los familiares grandes. Alcanza una longitud de 4.954 mm, con una anchura de 1.886 mm y una altura de 1.445 mm. La distancia entre ejes se extiende hasta los 2.928 mm, por lo que es de esperar un interior habitable y capaz.

Interior

El habitáculo del Audi S6 Avant es fácilmente reconocible por seguir la senda que marcó el Audi A8. Eso se traduce en que se beneficia del sistema multimedia MMI touch response con su peculiar combinación de pantallas. La principal es una táctil de 10,1 pulgadas que convence por su precisión y por tener una gráficos avanzados. Los menús son simples y su funcionamiento bastante intuitivo. Además, no faltan detalles como la conectividad con Android Auto y Apple CarPlay de forma inalámbrica y bastantes servicios conectados.

Sin embargo, la pantalla inferior es otra cosa. También táctil y con 8,6 pulgadas, sirve para controlar la climatización y realizar otras funciones como dibujar caracteres. Es bastante precisa, pero no deja de ser una pantalla y resta mucha atención de la conducción cuando queremos cambiar la temperatura del aire o escribir una dirección. Tiene respuesta háptica, pero su posición baja no beneficia demasiado.

En este modelo tampoco podía faltar la ya mítica instrumentación digital de 12,3 pulgadas, el Audi Virtual Cockpit que tiene varias vistas para mostrar toda la información del ordenador de a bordo. Se controla con los botones del volante multifunción y resulta bastante útil. Lo mismo que el Head-Up Display que sirve para no tener que quitar la vista de la carretera con algunos datos clave proyectados en el parabrisas.

La calidad es sobresaliente en este Audi S6 Avant, se nota que es un coche premium y se nota que está en la parte alta de la gama de la marca de los cuatro aros. Todos los materiales son agradables al tacto, destacando la suprema tapicería de cuero rojo con costuras en entramado de rombo o las molduras de aluminio cepillado de esta versión deportiva. Si tuviéramos que sacarle un fallo, ese sería el abuso del Piano Black, que está presente en la zona de alrededor de las pantallas.

La habitabilidad es muy buena tanto en las plazas delanteras como en las traseras. La segunda fila de asientos es notable en cuanto a espacio para las piernas y no se queda muy atrás en el espacio para la cabeza. La única pega sería la anchura, pues la plaza central carece de forma, tiene una posición más elevada y va surcada por un prominente túnel de transmisión. Mejor que viajen cuatro adultos que cinco a pesar de sus dimensiones.

Maletero

El maletero del Aud S6 Avant no cambia ni un ápice respecto al del resto de versiones de la gama. Eso se traduce en una capacidad de 565 litros, con la que queda por encima de la media del segmento. Las formas son muy regulares y aprovechables, además hay unas redes y ganchos que facilitan la distribución del equipaje. La boca de carga es muy ancha y queda a una posición baja, algo que no sería posible en un SUV.

También encontramos un hueco bajo el piso, aunque no hay espacio para una rueda de repuesto, en su lugar está el kit antipinchazos. Por otro lado, destaca la posibilidad de abatir la segunda fila de asientos en tres partes (40:20:40) para dejar una superficie totalmente plana de hasta 1.680 litros de capacidad.

Equipamiento

El Audi S6 Avant es una versión alta de gama en sí misma, lo que significa que el equipamiento de serie será bastante generoso. Aparecen los faros Full LED, llantas de 20 pulgadas, carcasas de los retrovisores en aluminio, paragolpes específicos, asientos deportivos con ajuste eléctrico, inserciones de aluminio cepillado, pedales de acero inoxidable, tapicería mixta, volante deportivo multifunción, climatizador de cuatro zonas, portón eléctrico del maletero, Audi virtual cockpit plus y bastantes ayuda a la conducción.

Pero, como suele ser habitual en este tipo de modelos, su dotación puede crecer opcionalmente hasta niveles insospechados. Se pueden sumar todo tipo de colores para su carrocería, llantas de 21 pulgadas firmadas por Audi Sport, faros HD Matrix LED, paquete de estilo negro, asientos delanteros S, tapicería de cuero Valcona, iluminación ambiental, sistema de sonido Bang&Olufsen Advanced, paquete de asistentes Tour, Head-Up Display, frenos cerámicos, dirección dinámica a las cuatro ruedas o suspensión neumática adaptativa.

De esa forma, si el precio de partida estaba en 89.650 euros, podremos ver que nuestra unidad de pruebas supera con creces la barrera de los 100.000 euros. De hecho, se quedaba más cerca de los 120.000 euros… Por suerte, podría salir algo más barato gracias a las ofertas de coches.com, nuestra web de referencia, que también ofrece financiación en buenas condiciones o infinidad de vehículos en la modalidad de renting.

Motor

Lo más destacado de este Audi S6 Avant probablemente sea su mecánica diésel V6 TDI de 3.0 litros. Entendemos que muchos se echasen las manos a la cabeza cuando se enteraron de que el seis cilindros diésel sustituía al anterior V8 biturbo de 4.0 litros y gasolina (el que mantienen en el RS). Sin embargo, ahora encuentran un nivel intermedio interesante gracias a sus 349 CV y 700 Nm de par. No podía faltar la tracción integral quattro de serie y la transmisión automática tiptronic de ocho velocidades como única opción.

Llama la atención ver la etiqueta ECO de la DGT en el parabrisas de este S6 Avant. Tiene una explicación, y es que el V6 TDI lleva un sistema Mild Hybrid (MHEV) de 48 V que es el que otorga ese distintivo. Ayuda a reducir los consumos al extender la circulación por inercia (hasta 40 segundos) y la entrada del Start&Stop (desde los 22 km/h). Además, alimenta al compresor eléctrico que es descendencia del que tenía el Audi SQ7 y que gira a 70.000 rpm para insuflar aire constantemente con la finalidad de eliminar el lag de este tipo de mecánicas.

Comportamiento

Vale, yo también habría preferido ponerme al volante del anterior S6 Avant y escuchar el borboteo del V8 de gasolina. El diésel no suena igual, eso está claro, pero tiene un sonido con bastante carácter. También un refinamiento ejemplar, pues el seis cilindros apenas vibra y su comportamiento es muy satisfactorio. La forma en la que entrega la potencia es muy destacada, lo hace todo de forma casi inmediata y muy contundente en bajas, pues los 700 Nm de par están disponibles entre las 2.500 y las 3.100 rpm.

A pesar de ser mucho menos potente que el anterior, las prestaciones no se han resentido tanto como podría parecer. Este Audi S6 Avant acelera de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y su velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. Como cabría esperar, la aceleración es su punto más destacado, con unas recuperaciones de órdago. Sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un familiar de grandes dimensiones que tiene un peso considerable de 2.065 kg en vacío.

Sin embargo, nadie lo diría teniendo en cuenta cómo se comporta. La puesta a punto del chasis es de lo más notable que tiene el Audi S6 Avant. Como ya empezamos diciendo al principio, es un equilibrio perfecto entre deportividad y utilidad, significando esto que es un coche perfectamente utilizable en el día a día que suma algunas sensaciones dinámicas que no encontrarás en otros. De hecho, está cerca de ser el familiar definitivo por varios motivos.

El primero es el aplomo que ofrece en vías rápidas, el S6 Avant es perfecto en autopista a altas velocidades (siempre dentro de la legalidad), pues el confort en marcha es muy elevado y no llegan apenas ruidos al habitáculo. De hecho, es difícil pensar en un coche mejor para hacer viajes, algo que también es gracias al combustible que utiliza. El diésel, a pesar de que muchos lo demonicen, es una alternativa interesante para los que recorran un mayor número de kilómetros al año.

En el caso del S6 Avant consigue ese punto intermedio entre prestaciones y eficiencia, pues corre mucho, pero sus consumos no se disparan como sí que lo hacían los del Audi RS 6 Avant (que es otro rollo). De hecho, es fácil rondar (y rebajar) la cifra homologada de 7,5 l/100km en esos viajes largos. En tramos más exigentes o con una conducción alegre la media rondará los 8,5 litros, lo cuál no es nada descabellado para un modelo de estas características.

Que sea un vehículo tan redondo se debe, en parte a la suspensión deportiva S que viene de serie. Tiene un punto extra de rigidez y cuenta con un damper control para modificar su respuesta. Sin embargo, para los que busquen mejorar ese aspecto, siempre es recomendable montar la suspensión neumática adaptativa, que es una auténtica delicia y hace que el Audi S6 Avant sea un referente en cuanto a comportamiento dinámico en su segmento.

También hace gala de una capacidad de tracción superlativa, pues tiene la mítica tracción integral quattro con un diferencial autoblocante central para que no haya pérdidas de adherencia en ningún momento. Si a esto sumamos opcionalmente detalles como un diferencial trasero deportivo o la dirección a las cuatro ruedas se convierte en un familiar de altos vuelos con ese punto dinámico que muchos usuarios demandan.

Opinión coches.com

La estrategia a seguir con el Audi S6 Avant ha sido muy clara. Se pierde personalidad, se pierde potencia y, en definitiva, se pierde la pasión que derrochaba el modelo anterior. A cambio, se gana mucha lógica y racionalidad, porque estamos ante un producto mucho más utilizable y que puede llegar a un público mayor, para exclusividad ya está el RS. También es un vehículo más económico, pues ha rebajado su precio de partida y el coste por uso es muy inferior debido a esos bajos consumos que se asegura con el diésel.

Son 89.650 euros de partida para este S6 Avant. Un precio elevado, pero que hace que quien lo pague se llegue un coche muy completo a nivel tecnológico y por calidad percibida. Incluso con la moda de los SUV se valora un familiar de estas características para viajar por su generoso espacio interior y también por el confort en marcha que ofrece. Es una de sus ventajas a nivel dinámico, aunque hay muchas más, ya que encontramos el matrimonio de este chasis con el bloque diésel como uno de los más interesantes del panorama actual.

Audi S6 Avant
8.2Nota
Lo mejor
  • Espacio interior y maletero
  • Mecánica diésel más que válida
  • Puesta a punto del chasis redonda
Lo peor
  • Piano Black del interior
  • Dotación de serie algo justa
  • Precio final con opcionales
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero8.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • Audi
  • Audi A6 Avant
  • familiar