Las marcas no pueden “dormirse en los laureles” pues de manera casi constante se desarrolla una soterrada y encarnizada lucha, con una numerosa cosecha de modelos que tratarán de erigirse como los claros dominadores de cada categoría. Esto mismo también sucede en el segmento B (el de los utilitarios), donde militan el Ford Fiesta y rivales tan complicados como el renovado SEAT Ibiza 2017 o el Volkswagen Polo 2018, de reciente presentación y próxima comercialización, pero también modelos tan relevantes como los Renault Clío, Opel Corsa o Peugeot 208, además de Citroën C3, Hyundai i20 o Toyota Yaris

Para hacerles frente desde Ford proponen una nueva generación del Fiesta (la octava) que, aunque tome como base la anterior entrega, nos obsequia con un renovado y elegante exterior, pero sobre todo un interior “revolucionario” con las más amplias posibilidades de personalización y avances tecnológicos, además del excelente comportamiento dinámico que siempre ha caracterizado a este simpático utilitario.

La pasada semana la firma del óvalo nos invitó a la presentación nacional de su renovado Ford Fiesta, y para ello nos desplazamos hasta una de las más hermosas capitales andaluzas: Córdoba. Allí pudimos conocer de primera mano todas las interesantes novedades que despliega y, además, tener una productiva toma de contacto durante unos cuantos cientos de kilómetros en dos intensas jornadas de trabajo. Estas son nuestra opinión e impresiones:

Exterior

Para definir el aspecto exterior de este renovado Ford Fiesta se toma como punto de partida la anterior generación, con una perceptible puesta al día, que lo convierte en un vehículo más elegante, pero sin perder esos rasgos tan atrevidos que siempre lo han caracterizado.

Y antes de seguir avanzando en su descripción no podemos por menos que felicitar a Ford por mantener en esta nueva generación la posibilidad de elegir entre dos tipos de carrocerías, 3 y 5 puertas, algo cada vez más difícil de ver en este segmento.

Ya que la plataforma empleada es la misma, las dimensiones generales apenas sufren pequeñas modificaciones, con una longitud total de 4,040 metros (4,065 metros para las versiones ST-Line), la anchura es de 1,941 metros en todos los casos (1,735 metros si no contamos los espejos laterales), mientras que la altura se conforma con 1,476 metros (salvo la variante deportiva ST-Line, que se rebaja en 10 mm para quedarse en 1,466 metros). La distancia entre ejes también es idéntica con 2,493 metros. Todo ello con un peso en vacío que oscila entre los 1.108 y los 1.207 kilogramos (en función del tipo de carrocería, motorización, equipamiento u opciones elegidas).

El diseño frontal difiere dependiendo de la línea de equipamiento (Trend, Titanum, Vignale o ST-Line) lo que otorga a cada variante una personalidad propia. En todas ellas destacan una calandra más grande y llamativa o unos grupos ópticos también de mayor tamaño y formas envolventes con una característica firma lumínica pero que, lamentablemente, no cuentan con tecnología LED (sí para la iluminación diurna, pero no para los focos principales…) ni siquiera como opción.

Los paragolpes, al igual que el resto del frontal, también se diferencian por su apariencia, en correspondencia con la versión, lo mismo sucede con la disposición y formas de las luces antiniebla, con función de iluminación en curvas.

Es en la vista lateral donde menos modificaciones se aprecian respecto a la anterior entrega, con apenas pequeños cambios de detalle, con nuevas faldillas laterales (más prominentes en el ST-Line) o llantas de renovado y dinámico diseño que llegan hasta las 18 pulgadas de diámetro.

El caso contrario es, precisamente, el de la zaga donde las modificaciones estéticas son de mayor calado y, entre otras cosas, cabe mencionar un portón más ancho, que facilita un mejor acceso al maletero, o los nuevos grupos ópticos, de disposición horizontal, que contribuyen a aumentar la sensación de anchura del conjunto.

Los paragolpes posteriores presentan unas formas redondeadas acordes a las ya vistas en el anterior, con catadióptricos verticales a ambos lados y un pequeño difusor en plástico negro en la parte inferior, con la salida de escape siempre en el lado derecho. Sólo en la variante ST-Line el diseño es algo más deportivo, aunque sin grandes estridencias.

Como en todo modelo actual que quiera ganarse el favor del público no se pueden pasar por alto las opciones de personalización, no sólo dependiendo de la variante elegida, sino por la posibilidad de decantarse entre diferentes colores muy vistosos y exclusivos, además de la combinación de éstos con el techo o los espejos en contraste.

Interior

Pero es en el interior donde más se aprecian los cambios de diseño implementados en esta nueva generación, respondiendo en gran parte a las necesidades tecnológicas y de conectividad del público más joven (al que va dirigido principalmente este modelo…). Gracias a las formas elegidas se consigue una mayor sensación de espacio y los materiales empleados aumentan notablemente la percepción de calidad. A ello hay que sumar las numerosas posibilidades de personalización, ya que cada cliente podrá “construirse” un interior al gusto con elementos decorativos en llamativas tonalidades.

El diseño del salpicadero es más “limpio” y se ha aprovechado también para reducir la presencia de botones en la consola central (casi la mitad que antes), resultando mucho más sencillo y rápido acceder a la mayoría de funciones. Esto se debe en gran medida a las nuevas “pantallas flotantes” (tan de moda…), situadas en la parte central del salpicadero, con dimensiones que van desde las 4,2 pulgadas de las versiones básicas, pasando por las 6,5 pulgadas y llegando, como era el caso de la variante probada, hasta las 8 pulgadas. Estas dos últimas con aspecto de tablet y que se operan de manera táctil como tales (con gestos habituales como arrastrar o ampliar…). Destacan por su excelente ubicación, luminosidad, fácil manejo y velocidad de reacción.

Desde ellas podremos gobernar el sistema de comunicación, navegación y entretenimiento SYNC3, de funcionamiento más rápido debido a la implementación de un nuevo procesador y sistema operativo a la vez que resulta más sencillo de utilizar mediante comandos de voz y menús más intuitivos. Naturalmente es compatible con Apple Carplay y Android Auto para sincronizarse con nuestros smartphones, además de controlar las aplicaciones compatibles mediante AppLink. Y es que como revelan múltiples estudios, y creo que todos tenemos claro, la conectividad será una de las tendencias clave en la automoción de los próximos años.

Para redondear el despliegue tecnológico cabe destacar el soberbio equipo de audio, que supone una auténtica revolución en este segmento B y una exquisitez más propia de berlinas Premium del doble de precio. Este sistema de sonido firmado por B&O Play (filial de la prestigiosa Bang&Olufsen), en su primera colaboración con Ford, ha sido diseñado específicamente para el Fiesta realizando un exhaustivo estudio de la acústica interior. Consta de un total de 10 altavoces, incluido un subwoofer en la parte trasera del coche, un altavoz de medios en lo zona alta del salpicadero y un amplificador de nada menos que 675 vatios de potencia.

El puesto de conducción resulta muy cómodo y ergonómico. La columna de la dirección puede regularse en altura y profundidad mecánicamente. El volante multifunción de 3 radios, y forrado en cuero (puede incluso ser calefactable), tiene un grosor y tacto muy agradables. Aquí también se ha reducido el número de botones en ese afán de simplicidad.

El cuadro de instrumentos ofrece un aspecto renovado y moderno pero, al mismo tiempo, perfectamente legible, incluyendo en el centro una pantalla multifunción TFT de 4,2 pulgadas, donde presentarnos todo tipo de información adicional, y los habituales indicadores redondos para el cuentarrevoluciones y velocímetro, aparte de otros más pequeños para temperatura del líquido refrigerante y nivel de combustible.

Las plazas delanteras cuentan con asientos de nuevo diseño, que recogen mejor el cuerpo, y tejidos de superior calidad (también visual). Por lo demás no echaremos en falta los reglajes más habituales (de tipo mecánico) para alcanzar rápidamente la mejor postura de conducción o que el copiloto viaje cómodamente.

En las plazas traseras, aunque se emplee la misma plataforma, se ha mejorado ligeramente el espacio para los ocupantes, con 16 mm más de espacio a la altura de las rodillas, lo que muchas veces resulta la diferencia entre un viaje fantástico o uno horrendo. Los respaldos pueden abatirse de manera asimétrica en una proporción 60/40, aunque la plaza central no cuenta con reposabrazos abatible ni acceso individual al maletero, mientras que las laterales montan los anclajes Isofix y Top Tether donde fijar las sillitas infantiles.

También se han dispuesto más y mayores espacios de almacenaje, repartidos por todo el habitáculo, donde colocar la pequeña impedimenta, como la guantera un 20 por ciento más grande, el hueco de la consola central o los de las puertas.

Por último para concluir con el interior no podemos dejar de mencionar la presencia, por primera vez, de un techo panorámico de cristal con apertura eléctrica, que no sólo aporta luminosidad sino ese plus de exclusividad que cada día más buscan los clientes.

Maletero

Entre las modificaciones habidas en la parte posterior, también se ha visto afectado el portón, que resulta algo más ancho facilitando, aunque sea ligeramente, la carga de bultos de mayores dimensiones.

En el caso de las carrocerías de 3 puertas la capacidad máxima del maletero es de 292 litros (medidos hasta la bandeja cubreobjetos y siempre que se cuente con el kit de reparación de neumáticos). Si lo necesitamos entonces podremos plegar el respaldo de los asientos posteriores, de forma asimétrica en una proporción 60/40, y entonces obtendremos una capacidad máxima de 1.093 litros (medidos en esta ocasión hasta el techo del habitáculo). Si nos decantamos por la variante de 5 puertas estas cifras varían ligeramente, siendo en el primer caso la capacidad máxima de 303 litros y en el segundo de 984 litros.

No es el líder de la categoría en este aspecto, pero sí se sitúa justo por detrás, y destaca por sus formas regulares y sumamente aprovechables permitiéndonos, como se aprecia en las fotografías, alojar cómodamente el equipaje. Los huecos de los laterales no son muy grandes, pero sí cuentan con separadores y resultan bastante prácticos.

La robusta base del maletero puede emplazarse a dos alturas diferentes. Si la situamos en la superior enrasa con los respaldos de los asientos traseros una vez plegados, formando una superficie totalmente plana para transportar los bultos más grandes, dejando un pequeño hueco oculto debajo para llevar aquella pequeña impedimenta que no queremos quede a la vista o ande dando tumbos. Si se sitúa en su posición más baja se maximiza el área de almacenaje, aunque también ejerce las funciones de separador de carga, colocándose verticalmente.

En caso de pinchazo tendremos que echar mano al siempre socorrido kit de reparación, pues carece de rueda de repuesto para no restar espacio.

Equipamiento y precios

Con esta nueva generación del Ford Fiesta se ofrece una gama de lo más completa, con 7 versiones en total: desde las de acceso Trend y Tred+, pasando por las versiones Titanium y Vignale donde se hace especial hincapié en aspectos tales como la elegancia y el diseño, o la deportividad del ST-Line. Tendremos que esperar hasta 2018 para tener entre nosotros la variante Active (no podía faltar un Crossover) y la más deportiva y deseada ST.

Todo ello se combinará con los dos diferentes tipos de carrocería, las 7 motorizaciones disponibles por el momento (5 de gasolina y 2 diésel), los 12 colores y cinco tonalidades específicas para techo y retrovisores exteriores, con lo que finalmente podremos elegir entre 29 combinaciones diferentes y, además, se ofrecen 8 paquetes de personalización del interior, de esta forma se cubre un amplísimo espectro y será difícil que no podamos encontrar el Ford Fiesta que deseemos….

También hemos de alabar el esfuerzo que se ha realizado desde la marca para dotarle de un equipamiento de serie acorde a los “tiempos que corren” en aspectos tan importantes como la Seguridad, la Conectividad o el Confort.

Asimismo se han incorporado (bien de serie u opcionalmente) hasta 15 tecnologías de seguridad y de asistencia a la conducción, algunas de ellas exclusivas en este segmento de vehículos:

  • Avisador y asistente de cambio involuntario de carril
  • Asistente de arranque en pendiente
  • Asistente de aparcamiento
  • Control de crucero adaptativo
  • Limitador de velocidad ajustable
  • Asistente de pre-colisión
  • Detección de peatones

  • Control automático de luces de carretera
  • BLIS
  • Alerta de tráfico cruzado
  • Sistema de reconocimiento de señales de tráfico
  • Sensores de parking
  • Alerta al conductor (monitor de conducción segura)
  • Cámara de visión trasera
  • Sistema de apertura y arranque sin llave

El nuevo Ford Fiesta ya está disponible en el mercado español con precios de venta al público que parten desde los 15.045,00 euros, de la variante de 3 puertas con nivel de equipamiento Trend y motor de 1,1 litros Ti-VCT de 70 CV de potencia, hasta los 21.995,00 euros de la carrocería 5 puertas en acabado Vignale con el propulsor 1.0 EcoBoost S/S Automático de 100 CV.

Lógicamente estas tarifas de partida se incrementan de manera significativa si decidimos equiparlos al mismo nivel que siempre muestran las unidades de pruebas. De todas formas Ford, para reforzar el lanzamiento, ofrece importantes descuentos promocionales y, si no, siempre podréis obtener el menor precio de concesionario, gracias al buscador de Coches.com, así como el seguro que mejor se adapte a vuestras necesidades.

Motor

En esta nueva generación del Ford Fiesta, por el momento, se pueden escoger hasta 7 motorizaciones diferentes, todas ellas heredadas de la anterior entrega del modelo, 5 de gasolina y 2 alimentadas por gasóleo (de las que os resumimos en la siguiente tabla sus principales datos):

Se supone que, al menos, habrá una motorización más para completar la gama “por arriba” y no es otra que la que equipará el futuro Fiesta ST de 200 CV pero que, en vez de montar el motor EcoBoost de 4 cilindros de 1,6 litros visto en la generación previa (que ya probamos a fondo en Coches.com), evolucionará hacia un propulsor EcoBoost pero de sólo 3 cilindros y 1,5 litros de cilindrada con desconexión automática de cilindros (sí, uno de los 3….) y que también contará con selector de modos de conducción, aunque para disfrutarlo habrá que esperar hasta el año próximo…

Durante la presentación nos decantamos por un unidad que incluyera el premiado propulsor EcoBoost (ha obtenido el reconocimiento como Mejor Motor Mundial del año, dentro de su categoría, en las últimas 6 ediciones del galardón), que con sus 3 cilindros en línea y 1 litro de cubicaje, inyección directa de combustible a alta presión, turbocompresor de baja inercia y gestión electrónica Bosch MED17, entrega una potencia de 125 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 170 Nm entre 1.400 y 4.500 rpm, acoplándose a la perfección a un cambio manual de 6 velocidades, para permitirnos exprimir al máximo las posibilidades de este motor y, al mismo tiempo, garantizarnos unas cifras de consumos y emisiones realmente bajas.

Como el recorrido elegido para esta presentación en la primera jornada era increíblemente divertido y “ratonero”, por una carretera de excelente asfalto, evidentemente los consumos se “resintieron”, pero no os vayáis a pensar que se alcanzaron cifra muy elevadas, en realidad resultaron bastante frugales para el tipo de conducción que se llevó a cabo, nunca superando en estas condiciones los 7 l/100 km. En la segunda jornada de pruebas sí, con un trazado que predominantemente discurría por carreteras nacionales y autovías, los consumos bajaron notoriamente, rondando los 4,5 l/100 km, y se podrían haber bajado aún mucho más…

Con una capacidad del depósito de 42 litros, y dado el bajo gasto de combustible mostrado siempre por esta configuración, podemos estimar que la autonomía real se aproximará en muchas ocasiones a los 1.000 kilómetros.

Comportamiento

Dada la gran preponderancia (aún más evidente en esta categoría de vehículos del segmento B) de las motorizaciones de gasolina con un porcentaje de ventas que ronda el 73%, frente al diésel de sólo el 27%, y las cada día mayores restricciones hacia este segundo tipo de propulsores, la elección para esta prueba estaba clara y, tal como os hemos comentado en el apartado anterior, nos decantamos por el propulsor EcoBoost en su variante de 125 CV.

El conjunto formado por este propulsor, caja de cambios manual y configuración de chasis casa a las mil maravillas con el espíritu dinámico, y a la vez ecológico, del público joven al que va principalmente destinado.

Lógicamente siguiendo esta misma idea elegimos, de entre los disponibles, el nivel de equipamiento Titanium (a medio camino entre el más lujoso Vignale y el más deportivo ST-Line), con lo que dispusimos, bajo nuestro punto de vista, de uno de los modelos más equilibrados dentro de toda la gama del nuevo Ford Fiesta.

Comenzamos la primera parte del recorrido partiendo desde la Estación del AVE en Córdoba hasta llegar al campus de la Universidad Loyola, donde tendría lugar la original presentación, bastante diferente de las ruedas de prensa habituales en este tipo de eventos. Posteriormente comenzaríamos propiamente la prueba dinámica.

Bien, pues durante estos primeros kilómetros el nuevo Ford Fiesta se sentía en los recorridos urbanos como auténtico “pez en el agua” y no sólo por el llamativo color de carrocería Azul Caribe en el que estaba pintado, sino porque verdaderamente se encontraba en su medio natural y donde, probablemente transcurran un buen número de kilómetros al servicio de sus futuros propietarios.

Sus reducidas dimensiones, con apenas 4 metros de longitud, y la inmediatez de sus reacciones nos permiten “ratonear” entre el denso tráfico, y pese a tener un tarado ligeramente más rígido de suspensiones no resulta incómodo a la hora de sobrepasar “guardias tumbados” o baches.

Al mismo tiempo, una dirección suave y el rápido manejo de la caja de cambios manual de 6 velocidades contribuyen a que no nos pese cubrir este tipo de trayectos. Si a este le unimos la presencia de un eficaz sistema electrónico Start&Stop, que apaga el motor cuando nos detenemos en una retención o un semáforo y vuelve a encenderlo cuando se reinicia la marcha, obtendremos unas cifras de consumo realmente reducidas.

Pero lo que verdaderamente nos ayuda a que la penosa tarea de sobrevivir al atasco diario sea un poco más llevadera no tiene nada que ver con el comportamiento dinámico o la economía de consumo. Nos referimos a la presencia del magnífico sistema de audio firmado por B&O Play, una auténtica delicia para los amantes de la buena música….

El resto del recorrido de esa primera jornada nos llevó hacia el Norte, hasta las primeras estribaciones de la Sierra Morena cordobesa, en las inmediaciones de esta maravillosa capital andaluza. Como ya hemos indicado se trataba de un recorrido por una carretera de montaña de sinuoso trazado con impecable asfalto y digna de todo un tramo del Mundial de Rallies, en la que nos divertimos muchísimo a los mandos del nuevo Ford Fiesta, y eso que no conducíamos la variante más deportiva. No era de extrañar pues la sonrisa que lucían en su cara los compañeros que la recorrieron a los mandos de las versiones ST-Line. ¡Se me hace “la boca agua” pensando en el futuro ST de 200 CV!

Pero centrándonos en nuestra unidad concreta, os podemos asegurar que el nuevo Ford Fiesta es un digno heredero de sus antecesores mejorando incluso su comportamiento en este tipo de recorridos.

El chasis más rígido, el buen hacer del propulsor, con una elasticidad y potencia “impropios” de un motor de apenas un litro de cubicaje y sólo 3 cilindros, el ya mencionado rápido e intuitivo manejo de la caja de cambios manual de 6 velocidades o unos frenos consistentes (ya por fin de disco en las 4 ruedas, para las versiones de potencia superior a los 100 CV…) permiten abordar este tipo de trazados con total confianza y buenas dosis de diversión sin apenas repercutir en el confort. Y es que el sistema de Control Vectorial de Par aplica pequeñas dosis de freno a la rueda delantera del lado interior para que nos ayude a “insertar” el coche en la curva y mejorar su comportamiento dinámico.

Al día siguiente, tuvimos que cubrir un recorrido mucho más tranquilo, con algo de ciudad al principio y final del mismo (acababa en el parking del AVE), pero transitando fundamentalmente por carreteras nacionales de amplio trazado y autovías. En este entorno el pequeño utilitario de la firma del óvalo, también se muestra muy aplomado y cómodo circulando a las máximas velocidades permitidas en cada vía. El aislamiento acústico ha mejorado y a velocidad de crucero la rumorosidad de rodadura y la proveniente del propulsor han bajado unos cuantos enteros. Los consumos se mantienen en cifras inusualmente bajas, más propias de los “denostados” (por las autoridades…) motores diésel que montan sus hermanos.

Opinión de Coches.com

Pese a que el Ford Fiesta es un “atractivo madurito” con algo más de 40 años (vio la luz allá por el año 1976) y ocho generaciones a sus espaldas se demuestra, una vez más, que la única forma de “ser competitivos” dentro del intrincado mundo del automóvil (también en muchos otros…) radica en la innovación constante, y es lo que ha hecho Ford con este simpático modelo.

Aunque sigue empleando la misma plataforma de la generación precedente, e incluso idénticos motores, los cambios han venido por dar varios pasos adelante en aspectos que quizá estaban un poco “descuidados” en el anterior Fiesta. Así se ha mejorado notablemente en el diseño, no tanto en el exterior como en el interior (donde verdaderamente hacía falta…), calidad percibida pero, sobre todo, tecnológicamente hablando, poniéndose a la última con la presencia de grandes pantallas táctiles “suspendidas” sobre el salpicadero desde las que se controlan el avanzado sistema de comunicación, navegación y entretenimiento SYNC3, además de disfrutar de uno de los mejores equipos de audio del momento (en un vehículo de este segmento) como es el firmado por B&O Play, que hará las delicias de los más jóvenes.

Todo ello sin desmerecer un comportamiento dinámico que sigue rayando a gran altura, como por otra parte suele ser norma en los vehículos de la marca del óvalo.

Ford Fiesta 1.0 EcoBoost 125 CV
7.3 Nota
Lo mejor
  • Salto cualitativo importante
  • Mejora aún más el comportamiento dinámico
  • Tecnológicamente avanzado, con gran equipo de sonido B&O Play
Lo peor
  • Base del pilar A impide una correcta visión hacia el lado del conductor
  • Sin posibilidad de faros LED
Diseño7
Habitabilidad6.5
Acabados8
Maletero7
Equipamiento7.5
Motor8.5
Comportamiento7
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (74 fotos)

2 COMENTARIOS

  1. Ford Fiesta 2018, prueba contacto con el 1.0 EcoBoost 125 CV | Portal de coches de ocasión

    […] entrada Ford Fiesta 2018, prueba contacto con el 1.0 EcoBoost 125 CV aparece primero en […]

Deja una respuesta