Lo decíamos hace una semana, al hilo de la prueba del Kia pro_cee´d. La marca coreana está impulsando sus ventas en toda Europa (incluso durante esta crisis que ya parece infinita) a base de renovar su gama, que hoy en día es de las más “jóvenes” del mercado.

Y dentro de esa renovación de su oferta (en tres años han lanzado productos que cubren segmentos que significan el 76% de las matriculaciones europeas), faltaba una pata, un monovolumen compacto, un segmento que siempre, incluso durante las vacas flacas, se mantiene en unas cifras muy estables y que está dominado tradicionalmente por los fabricantes europeos. Y contra ellos espera luchar este nuevo Kia Carens, la cuarta generación del modelo.

Kia tiene experiencia fabricando monovolúmenes. Vendieron más de dos millones de unidades en el mundo (66.500 en España) de las cuatro generaciones del Carens y las dos del Kia Carnival, de las que  Pero tenían este tipo de vehículos algo abandonados, por llamarlo de algún modo. En 2012 la fábrica de Kia en Corea dejó de producir el Carens, un modelo que se había quedado algo anticuado y que no podía luchar en igualdad de condiciones con sus rivales.

La marca se ha marcado como objetivo vender en España 1.400 unidades de este nuevo Kia Carens en 2013. Es una cifra ambiciosa, que multiplica por diez las 144 unidades matriculadas en 2012… ¿Ha mejorado tanto el nuevo modelo? Analicémoslo.

Exterior

No podemos negar que el coche nos recordó mucho en un primer vistazo al actual Ford C-MAX. Y eso es bueno, si tenemos en cuenta cómo era el anterior modelo, con ese aspecto de furgoneta cuadrada, donde prima la practicidad y el espacio interior y se olvida todo lo demás.

Eso no ocurre con este Kia Carens 2013. Se ha conseguido un aspecto mucho más dinámico, acorde con las tendencias actuales. Comparte muchos elementos de diseño con el resto de sus hermanos de gama, de los que destaca la parrilla que en Kia llaman “nariz de tigre” y unas grandes ópticas que se prolongan por el lateral hasta casi el pilar A (como en el Kia Venga y el Kia cee’d).

Tras esas ópticas que se alargan desde el frontal hacía atrás llegan dos nervios recorriendo el perfil del Carens (el inferior algo más curvado que el superior, que llega hasta la óptica trasera . Aunque por muy pocos centímetros, es más corto y bajo comparado con la versión anterior. Mide 4.525 mm de largo, 1.805 de largo y 1.610 de alto, con una distancia entre ejes de 2.750 mm, lo que augura una buena habitabilidad.

Nos llamó la atención lo altas que quedan las ventanillas, vistas desde fuera. Nos damos cuenta que así se ha quitado la imagen de monovolumen para acercarse más a la de un compacto.

La parte trasera es quizá la más tradicional, con unas ópticas de diseño horizontal, que se adentran en el flanco, unidas por un aplique cromado. La ventana del portón imita el diseño de la nariz de tigre y está coronada por un alerón que integra la tercera luz de freno.

Interior

Nos llamó la atención lo oscuro del interior de nuestra unidad (también puede elegirse con tapicería beige) a imagen y semejanza de otros Kia que habíamos probado, como los Rio o Cee´d. El nivel de acabados (teníamos una versión Drive, que es el acabado intermedio que más se venderá) está realmente bien rematado y los materiales buenos, a la altura de sus rivales… pero sin concesiones al lujo. Sin duda, resistirán bien los envites de los más pequeños.

Pero quien busca un coche así se fija sobre todo en la versatilidad. Y en el Kia Carens es más que notable. Todos los asientos, menos en del conductor, son plegables y deslizables de serie, lo que ayuda a disponer de múltiples opciones de configuración, gran versatilidad y una capacidad de carga que se complementa con varios huecos portaobjetos. Destaca el espacio entre los asientos delanteros y las trampillas bajo la segunda fila de asientos, donde los niños podrán esconder sus juguetes. Y sí, hemos dicho segunda fila de asientos, porque este coche puede tener siete plazas, gracias una tercera fila con dos plazas (opcional en todos salvo en el acabado más alto).

Nosotros pudimos probar una versión con cinco plazas. El espacio interior es muy bueno. Los asientos delanteros son cómodos, si bien la posición de conducción es, para mi gusto, demasiado elevada, ni colocando el asiento a su reglaje más bajo. Las plazas traseras son generosas en cuanto anchura (pueden viajar bien tres personas, aunque el asiento central es algo más estrecho) y el espacio para las piernas es de los mejores de su categoría.

¿Apto para siete personas? Me subí a una unidad y el acceso a las dos plazas traseras es arduo… y las plazas posteriores son escasa en altura para las cabezas. Me parece una buena opción si se van a emplear cinco plazas, porque con siete, como veremos, se reduce el maletero.

La mayoría de las zonas superiores están cubiertas de plásticos blandos y las pocas áreas donde no es así son plásticos peores pero que dan buenas sensaciones. El cuadro de mandos de nuestra unidad incluye, en posición central, una pantalla multifunción con la información habitual del ordenador de viaje y alguna que otra opción para configurar el vehículo.

Maletero

Con cinco plazas tenemos un maletero más que óptimo, con 536 litros de capacidad. Con siete plazas y las dos últimas abatidas se queda en 492 litros, debido al espacio existente y aprovechable disponible en los cinco plazas, que se observa en la foto y que no tienen los de siete. Utilizando las siete plazas el maletero es de apenas 103 litros.

Cuando se pliega la segunda fila de asientos se alcanzan los 1.694 litros de capacidad. Y, como el asiento del copiloto también puede abatirse, aumenta la longitud interior mucho si se necesitan transportar objetos largos.

El maletero tiene detalles que me gustaron, como algunos ganchos para sujetar la carga o una luz extraible (que se convierte en linterna). El del copiloto también puede abatirse para aumentar la longitud interior en caso de necesitar introducir objetos largos. Y la bandeja que oculta el maletero, se recoge y hay un lugar a medida para dejarla si no se utiliza (en el doble fondo más cercano a la boca del maletero)

Equipamiento

El Carens 2013 está disponible con los tres niveles de acabado típicos de la marca: Concept, Drive y Emotion. Todos comparten el mismo equipamiento de seguridad. Esto es lo más destacable que incluyen:

  • Concept: ABS, EBD, ESP, TCS, seis airbags, asistente al arranque en cuestas, luces diurnas por LEDs, faros antiniebla con iluminación en curva, barras de techo, espejos eléctricos y térmicos, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, cierre centralizado con mando, radio CD MP3, puerto USB, bluetooth, volante y pomo del cambio en piel, control de velocidad, dirección asistida “Flex Steer”, ordenador de viaje y aire acondicionado.
  • Drive: Es el que montaba nuestra unidad e incluía el climatizador automático bizona, llantas de aleación de 16 pulgadas, retrovisores plegables con intermitentes incorporados, espejo interior fotosensible, Style Pack, sensor de lluvia, encendido automático de luces y sensor de aparcamiento trasero.
  • Emotion: Suma los sensores de aparcamiento delanteros, arranque por botón, sistema de acceso sin llave, siete plazas, sistema de navegación integrado, cámara de visión posterior, instrumentación “Supervision”, techo solar panorámico deslizante, ópticas posteriores LEDs, sensor de presión de los neumáticos y llantas de aleación de 17 pulgadas. También se incluye el sistema de arranque y parada del motor ISG.

Como es habitual en Kia, estos equipamientos son bastante cerrados (en un acabado Drive pueden incluir opcionalmente el sistema de navegación con cámara de visión trasera por 1.300 €).

Motorizaciones

La gama española se ofrece con dos motores, un diésel 1.7 CRDi con potencias de 115 y 136 CV y un gasolina 1.6 GDi de 135 CV. Dentro de las unidades que la marca pueso a nuestra disposición, me decidí por un diésel 1.7 CRDi de 115 CV, el menos potente de la gama pero que será posiblemente el más vendido en España. Su par es de 265 Nm entre 1.250 y 2.750 rpm.

Al tratarse de un contacto no realizamos mediciones de consumo, pero la marca ha homologado 4,9 litros/100 km y unas emisones de 129 gramos de CO2 por km. Va asociado a un cambio manual de seis velocidades. La transmisión automática con convertidor de par no estará disponible por el momento, aunque Kia promete que llegará pronto.

Comportamiento

Antes de ponerme en marcha, noté lo que ya había comentado, una posición de conducción muy alta. Para mi gusto, el asiento en la posición más baja me seguía pareciendo que quedaba muy arriba (y lo digo como propietario de un monovolumen compacto). Otra cosa que en principio desconcierta es la excesiva cantidad de botones en el volante. Tal y como comentaba en la prueba del Kia pro_cee´d, que tenía un volante parecido, pero no el mismo, es algo a lo que uno se acostumbrará con el paso de los kilómetros.

El sonido del motor es bastante agradable y no transmite demasiadas vibraciones al interior. No le exigimos en absoluto durante este breve contacto, pero los 115 CV parecen suficentes para mover con cierta agilidad al Carens, aunque cargado posiblemente vaya algo justo (íbamos dos ocupantes). No peca de balanceos, gracias a una suspensión algo dura… que se nota cuando tienes que sortear un badén.

La dirección asistida Flex Steer es cómoda en modo normal, algo más dura en Sport (más indicada para autovía) y demasiado banda en el modo Confort (que reservaría exclusivamente para maniobras).

Veredicto coches.com

El Carens ha pegado un gran salto adelante en calidad, diseño y versatilidad (muy importante en los monovolúmenes). ¿Pero tanto como para hacer frente a la oferta existente? Veamos sus precios de lanzamiento del Kia Carens, sin incluir el Plan PIVE (en negrita, la unidad probada):

MODELOPOTENCIAACABADOPRECIO
Kia Carens 1.6 GDI (5 plazas)135 CVConcept15.740 euros
Kia Carens 1.6 GDI (7 plazas)135 CVConcept16.440 euros
Kia Carens 1.7 CRDI (5 plazas)115 CVConcept17.740 euros
Kia Carens 1.7 CRDI (7 plazas)115 CVConcept18.440 euros
Kia Carens 1.7 CRDI (5 plazas)115 CV Drive19.440 euros
Kia Carens 1.7 CRDI (7 plazas)115 CVDrive20.140 euros
Kia Carens 1.7 CRDI (5 plazas)136 CVDrive20.440 euros
Kia Carens 1.7 CRDI (7 plazas)136 CVDrive21.140 euros
Kia Carens 1.7 CRDI (7 plazas)136 CVEmotion24.845 euros

Como es habitual en la marca, tiene siete años de garantía, y si tienen sistema de navegación integrado también actualización de la cartografía durante esos mismos años.

Con el descuento de lanzamiento, el Carens empieza a ser un producto interesante. No va a revolucionar el mercado con sus precios (solamente el gasolina resulta atractivo), pero estamos ante un monovolumen compacto completo y equilibrado, que avanza de forma significativa sobre su predecesor y se sitúa al nivel actual de la marca. Ahora, su habitabilidad está entre las mejores de su segmento: gana en espacio para las piernas, en altura interior y tiene un maletero mayor.

Tendrá que lidiar con rivales de la talla del Opel Zafira, Ford Grand C-Max, Nissan Qashqai+2, Citroën Grand C4 Picasso o Volkswagen Touran. Por acabados está bien y la opción de la tercera fila de asientos por 700 euros puede resultar interesante a muchos, sobre todo con el Plan PIVE 2. Una opción más a valorar y que puede reducir esas tarifas. Ya está disponible en los concesionarios desde el 22 de abril y Kia ofrece una financiación especial para el Carens (190 euros al mes a cinco años, o 140 euros en siete, con una entrada de 4.000 euros).

Lo mejor

  • Espacio interior y opción de siete plazas en todas las motorizaciones
  • Siete años de garantía y actualización gratis de la cartografía.
  • Sensación de calidad y cantidad de equipamiento.

Lo peor

  • Posición de conducción con poco recorrido en altura.
  • Gran diferencia de precio entre la versión de gasolina y diésel.
  • Capacidad de maletero con siete plazas.

Galería de fotos:

Ver galeria (45 fotos)

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta