Kia Sorento PHEV prueba – 18
Prueba
Luis Ramos Penabad

Kia Sorento híbrido enchufable, a prueba: siete plazas y etiqueta Cero

La cuarta generación del Kia Sorento, lanzada en 2021 es la primera que además de la variante diésel a la que siempre nos tenía acostumbrados, cuenta con versiones electrificadas en su gama. Sí, versiones, en plural, porque hay dos. Una variante híbrida convencional y esta híbrida enchufable.

En nuestro primer contacto con el Sorento nos sorprendió gratamente lo bien que va este SUV grande de siete plazas y el salto adelante en calidad y tecnología respecto a la anterior generación (el Sorento 2015, que se puso al día en 2018). Y no es que aquel coche fuese malo, sino que este es mucho mejor.

Ahora tenemos la ocasión de conducir el Kia Sorento híbrido enchufable en su presentación. Conserva su interior de siete plazas (una de las características que lo diferencia de la mayoría de SUV híbridos enchufables). Fabricado en la planta coreana de Hwaseong, llega a Europa con muchos puntos de interés que toca conocer:

Exterior

Ya desgranamos en detalle cómo es el aspecto exterior del Kia Sorento en nuestra prueba de la versión diésel. Esta variante apenas cambia. De hecho, sus dimensiones son idénticas. Mide 4.810 mm de longitud, de los cuales 2.815 mm corresponden a su distancia entre ejes. Otras cotas son los 1.900 mm de ancho y los 1.700 mm de altura.

Solamente hay dos detalles que lo diferencian. Por un lado, el emblema Eco Plug In en la parte derecha del portón del maletero. Por otro, la toma de carga, que se ubica en la aleta trasera derecha (en el lado izquierdo se conserva la toma para el combustible fósil).

Habría un tercer detalle diferenciador. Las llantas. Mientras que el diésel puede elegirse con llantas de 18 pulgadas (o de 20 en los acabados superiores), el Kia Sorento híbrido enchufable presume de llantas de 19 pulgadas.

Interior

Ya lo destacamos la primera vez que lo probamos y volvemos a hacerlo: la calidad de realización del nuevo Sorento, también en esta variante híbrida enchufable, es muy buena. Toda la parte superior del salpicadero y de las puertas se ha realizado en plásticos blandos, agradables al tacto, con ajustes notables entre piezas. Lo que se ve… e incluso lo que no se ve: hasta la guantera tienen el interior tapizado (además de tener cerradura).

El salpicadero está dominado por la pantalla del sistema multimedia de 10,25 pulgadas. No está sola, pues la acompaña un panel de instrumentos digital con una pantalla de 12,3 pulgadas. Cuando activas el intermitente las cámaras en los espejos envían las imágenes para que veas qué hay en el punto ciego. Muy útil y fácil de ver, más que en una luz en el espejo… que en ocasiones puede cegarla el sol.  

Delante contamos con unos asientos muy cómodos y un espacio superlativo. La posición de conducción es elevada y cuentas con un sinfín de huecos para dejar objetos y tomas USB. En el acabado más completo uno con carga inalámbrica.

Y ojo, que no se pierde espacio en el resto de filas. La segunda está muy bien, para adultos de cualquier talla. Y la tercera es utilizable por adultos de hasta 1,70 de altura sin problemas. Apenas se ceden 10 mm de espacio longitudinal para las piernas respecto de la versión híbrida convencional. Y también tienen huecos portavasos, toma de 12 V y USB y climatización en esta tercera fila.

Es ahí donde se ve el trabajo de los ingenieros. El motor eléctrico se ha montado entre el propulsor térmico y la caja de cambios. Y el paquete de baterías, que pesa 140 kg, va debajo de los asientos delanteros. Por su parte, el depósito de combustible, de 47 litros, se ubica ebajo de la segunda fila, mientras que el cargador de a bordo se colocó bajo el plano de carga del maletero.

Maletero

No creas que la capacidad de carga del Kia Sorento PHEV se ve muy mermada. Y es que el maletero, con cinco plazas en uso, puede alcanzar 809 litros de capacidad. Una cifra muy buena que se obtiene adelantando al máximo la segunda fila de asientos. Si los llevas a la posición más retrasada se queda en 604 litros, que no está tampoco nada mal.

Con siete plazas en uso la capacidad se queda en 175 litros. No es mucho, pero es lo habitual si lo comparas con sus rivales con tantos asientos. Un dato: la versión híbrida no enchufable anuncia 179 litros, apenas 4 más.

Equipamiento

Puedes encontrar el Kia Sorento híbrido enchufable con dos acabados. El más sencillo Drive ya llega más que completo con llantas de 19 pulgadas, faros LED, siete airbags, cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas y pantalla de 10,35 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento (con navegador, compatibilidad con Android Auto y Apple Carplay y muchas tomas USB en todas las filas).

En cuanto a confort no falta la apertura y arranque sin llave o el climatizador de dos zonas. También cuenta  con control de velocidad adaptativo, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, sistema de mantenimiento de carril, reconocimiento de límites de velocidad, detección de fatiga o asistencia a la frenada de emergencia con reconocimiento de peatones.

Si eliges el acabado Motion tienes además un techo solar panorámico y practicable, sistema de detección de ángulo muerto, sistema de audio Bosé con 12 altavoces, volante y asientos delanteros y traseros calefactables, cargador inalambrico para el móvil, portón trasero automático o cámara 360.

¿Te parece poco? Pues por 3.600 euros puedes completar el acabado superior con el pack Luxury, que añade un sistema Head Up Display, tapicería de cuero y asientos ventilados (el del conductor con ajuste lumbar eléctrico y función de memoria).

El precio del Sorento híbrido enchufable Drive parte desde 50.900 euros. El Emotion se va a los 54.510 euros pero no es una cifra descabellada si tienes en cuenta todo lo que incluye.

Motor

El Kia Sorento PHEV se mueve, como todos los híbridos, gracias a una combinación de propulsores. Por un lado tenemos el motor 1.6 T-GDI de gasolina. Es un bloque de cuatro cilindros sobrealimentado de la familia Smartstream (el que usa el Kia Ceed GT, por ejemplo), que entrega 180 CV de potencia y 265 Nm de par. Se asocia a una transmisión automática de seis velocidades.

Por otro lado está un motor eléctrico de 66 kW (91 CV) y 304 Nm de par máximo. Se nutre de la energía de una batería de iones de litio con 13,8 kWh de capacidad.  

Cuando trabajan en conjunto entregan 265 CV de potencia y 350 Nm de par máximo, con lo que es el Sorento más potente que la marca ha vendido nunca en Europa. Cuenta con tracción total.

Dato interesante es que cuenta con un cargador embarcado de 3,3 kW (no muy capaz). Eso nos indica que e un enchufe convencional de 220 V tardaría en cargarse cinco horas.

Comportamiento

Iniciamos la marcha en la ruta que nos tenía preparada la marca, por Madrid y alrededores. Se trata de un coche en el que prima la comodidad y el refinamiento de marcha. El habitáculo está muy bien insonorizado y, cuando se enciende el motor eléctrico apenas tenemos vibraciones.

Contamos con tres modos de conducción. En el Eco se prioriza el motor eléctrico, mientras que en el Sport se emplean ambos propulsores, el térmico y el eléctrico. Con el modo Smart, es el vehículo el que gestiona qué motor ha de emplearse. No contamos, pues, con un gestor de energía al uso, sino que la marca ha pensado que es más sencillo para el conductor este sistema.

Se suman a ellos varios perfiles de conducción para circular fuera del asfalto. Actúan sobre la entrega del par, cómo se distribuye a las ruedas y sobre la presión de los frenos. Hay uno específico para arena (Sand), otro para barro (Mud) y el tercero para nieve (Snow).

A diferencia de la mayoría de SUV híbridos enchufables sí, no podemos recuperar carga de la batería con el motor de combustión. Es algo que me parece bien, porque no tiene sentido desde el punto de vista ambiental ni económico. Ni variar el nivel de retención. Las levas tras el volante controlan las marchas del cambio automático de convertidor de par con seis relaciones, no directamente cuánta energía se recupera en deceleraciones.

Es un coche pesado, como es habitual en un vehículo de su tamaño y sistema propulsor. Marca en la báscula 2.099 kg (200 kg más que la versión híbrida). Es por ello que está más cómodo en vías de alta capacidad que en carreteras de montaña, si bien en modo Sport te sorprende (usando los dos motores), lo solvente que se muestra.

En general, se trata de un coche de carácter familiar, con una suspensión que contiene bastante bien los movimientos de la carrocería en curva, donde notarás más las inercias debido a su peso. Tira a firme, lo cual puede condicionar algo el confort en carreteras con firme irregular.

Opinión coches.com

La verdad es que estamos ante un coche notable. Con un precio alto, pero acorde con su tamaño, equipamiento y sistema de propulsión. Destacable que ofrezca siete plazas y que las baterías no lo penalicen. No son muchos los que lo hacen en el mercado. Su primo, el Hyundai Santa Fe PHEV, el Volvo XC90 Twin y el Ford Explorer. Con una capacidad de carga notable también.

Práctico pues, para quien use el coche a diario y precise de una etiqueta Cero, si bien sus dimensiones no lo hacen muy amigo de moverse en ciudad. Si lo cargas para estos desplazamientos podrás hacer consumos muy bajos y el coste de uso reducirse mucho respecto a un coche de combustión. Sí, en viajes largos interesa más el diésel… pero este le gana en confort.

Kia Sorento 1.6 T-GDi PHEV Emotion 4x4
8Nota
Lo mejor
  • Elevado nivel de calidad y dotación
  • Siete plazas
  • Confort de marcha
Lo peor
  • Cargador embarcado de apenas 3,3 kW
  • Carece de modos de gestión de energía
  • Pocas posibilidades de personalización
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8.5
Maletero8
Equipamiento8
Motor7.5
Comportamiento7.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • coches híbridos
  • KIA
  • KIA Sorento
  • todocamino