Logo de Noticias Coches
renault-captur-e-tech-prueba-027.8
Prueba
Mario Nogales

Renault Captur E-Tech: prueba a fondo del híbrido enchufable destinado a triunfar

Los modelos híbridos enchufables viven un momento dulce. Aunque todo apunta a que el futuro será 100 % eléctrico, esta tecnología supone una solución interesante en la actualidad al recibir la codiciada etiqueta CERO de la DGT y aportar otras ventajas. Y en el vídeo de hoy nos acompaña un SUV híbrido enchufable que estamos seguros de que va a dar muchísimo que hablar. El Renault Captur E-Tech es el primer modelo de la marca francesa con este sistema de propulsión y cuenta con tecnología heredada de la Fórmula 1. Tras él llegarán otros como el Mégane E-Tech.

Aunque aún más importante es que se trató del primer B-SUV híbrido enchufable, a día de hoy es un coche que apenas tiene rivales, el Jeep Renegade 4xe es el único. A pesar de no llevar ni un año en el mercado, ya se ha colado entre los cinco híbridos enchufables más vendidos y yo apostaría que en 2021 terminará en primera posición. Al fin y al cabo, se asienta sobre una base ganadora como es el Renault Captur, un modelo del que se han producido más de 1,6 millones de unidades desde 2013, saliendo todas ellas de la planta de Renault en Valladolid.

Exterior

Como decíamos, se parte de la segunda generación del Renault Captur y eso significa que cuenta con las modificaciones estéticas que ya habíamos visto. Por fuera hay que destacar un frontal con mucha personalidad, que se centra en esta parrilla de color negro, que recibe unos detalles cromados y cuenta con un acabado también cromado en la parte inferior. A ambos lados quedan unos faros delanteros con una forma caprichosa, integrando esa luz diurna en forma de lágrima. La rejilla inferior va en negro haciendo juego con la parrilla principal.

En este exterior hay que destacar varias cosas. La primera es la presencia de cromados en el frontal como ya dijimos, incluyendo las molduras de los antinieblas, esta lateral o el detalle de la aleta. La segunda es que, como la mayoría de crossover, cuenta con todos los bajos de la carrocería terminados en plástico negro para darle carácter. La tercera es que el Captur es más personalizable que nunca con hasta 90 combinaciones posibles gracias a 11 colores exteriores y cuatro para el techo. Este ejemplar además recibe unos adhesivos que no terminan de convencernos y unas llantas de 18 pulgadas en negro.

La zaga del SUV pequeño tampoco pasará desapercibida debido a este spoiler de techo que va en negro, aunque, sobre todo, por los pilotos traseros con forma de C que le dan una firme lumínica muy reconocible. En el centro del portón va escrito el nombre del modelo y por debajo, nuevamente aparecen cromados. En la parte baja hay plástico negro como en el resto, pero aquí también hay una especie de difusor en plata. No hay salidas de escape visibles en este híbrido enchufable.

No hay apenas diferencias entre esta versión y el resto. Apenas la inscripción E-Tech y que hay una toma de carga en el lado derecho. En cuanto a las dimensiones, el Renault Captur es un B-SUV de pleno derecho. Tiene una longitud de 4.227 mm, una anchura de 1.797 mm y una altura de 1.576 mm, lo que significa que es considerablemente más largo que su antecesor. Esto nos deja con una distancia entre ejes de 2.639 mm y con un interior que vamos a ver a continuación.

Interior

En el habitáculo también ha habido un importante salto generacional en este Captur. Se aprecia una mejora tecnológica considerable gracias a algunos nuevos elementos. El principal es esta pantalla táctil de 9,3 pulgadas en disposición vertical, al estilo tablet. Integra todo el infoentretenimiento a través de unos menús intuitivos y fáciles de utilizar. Destaca por su conectividad completa con Apple CarPlay y Android Auto, aunque es cierto que a veces nos puede distraer mucho.

Por suerte, los controles de la climatización siguen siendo analógicos y están muy bien resueltos. Cuentan con ruletas y pequeñas pantallas, pudiendo recordar a las de Audi, con un tacto muy destacado para un coche de este tipo. Si terminamos con la tecnología, hay que mencionar una instrumentación digital de 10 pulgadas que podemos controlar con el volante multifunción. Tiene unos menús y vistas específicas para este híbrido enchufable y nos permite ir viendo distintas informaciones en cada momento.

Aunque he de reconocer que lo que más me ha sorprendido en este Captur ha sido su calidad percibida. Es muy elevada para tratarse de un SUV pequeño generalista, me parece que mejora bastante respecto al Clio. También es cierto que lo tenemos en el acabado tope de gama Initiale París, que es el culpable de esta destacada tapicería bitono con un tacto muy agradable. También de que algunas partes del salpicadero y puertas vayan en piel o de que no haya plásticos que nos chirríen. Además, se ha prescindido del negro piano que tanta presencia tiene en otros modelos.

En el apartado práctico vemos que las plazas delanteras son más que correctas. Hay espacio en todas las cotas y contamos con unos asientos que son confortables y tienen un diseño muy destacado. La posición de conducción es bastante elevada, como suele ser habitual en los crossover, y cuentan con reglajes manuales. En esta parte delantera también encontramos bastantes huecos portaobjetos y una guantera realmente grande.

Las plazas traseras, como en el resto de modelos del segmento, son algo justas. Por suerte, las baterías no afectan a este espacio. Es correcto tanto para las piernas como para la cabeza y, además, aparece una banqueta con desplazamiento longitudinal de 16 centímetros. Será muy útil para jugar con el espacio de habitáculo y maletero en función de las necesidades. La quinta plaza es estrecha y carente de forma, además de tener un túnel de transmisión prominente. Mejor usarla solo para emergencias. Aquí atrás hay salidas para el aire acondicionado y tomas USB.

Maletero

La principal pega del Captur en formato híbrido enchufable será su maletero. Mientras que en las versiones convencionales superan los 400 litros, la posición de las baterías le resta mucha capacidad. Ahora consigue 265 litros con la segunda fila en su posición más retrasada y llega hasta 379 litros si la movemos esos 16 centímetro hacia delante. Destaca por una boca de carga amplia y a una altura no demasiado elevada. También presenta unas líneas rectas muy aprovechables y pocos recovecos.

Bajo el piso del maletero perdemos ese doble fondo y en su lugar nos encontramos un espacio que es donde va guardado el cable de carga, el kit antipinchazos y podemos intuir la posición de la batería del sistema híbrido enchufable. En caso de requerir todo el espacio disponible, bastará con abatir los respaldos en dos partes (60:40) y gozar de 1.118 litros en una superficie casi plana.

Equipamiento

Algo que hemos notado en este Renault Captur E-Tech es el completísimo equipamiento que presenta. También es algo lógico si tenemos en cuenta de que solamente se vende con los dos niveles superiores de la gama. Se pasa de los Life e Intens directamente a tener el acabado Zen como partida. Eso significa que de serie cuenta con faros LED, llantas de 17 pulgadas, carrocería bitono, lunas traseras tintadas, retrovisores plegables eléctricamente, tapicería de tela en negro y gris o climatizador automático.

La tecnología es bastante completa con el sistema Easy Link y una pantalla táctil de 7 pulgadas con navegación y conectividad integrada, además de una instrumentación digital de 10 pulgadas o carda por inducción en la consola central. No faltan otros sistemas como el acceso y arranque por botón, los sensores de aparcamiento traseros o la frenada de emergencia asistida.

El acabado tope de gama es el Initiale Paris, que se convierte en el más lujoso al sumar detalles como las llantas de 18 pulgadas, tapicería de cuero específica, asientos y volante calefactables, Easy Link con pantalla vertical de 9,3 pulgadas y sistema de sonido Bose, cámara de visión trasera. Aunque lo bueno es que este Captur E-Tech también se puede personalizar mucho estéticamente y en su equipamiento mediante la lista de opcionales, con algunos paquetes que ayudan.

Motor

Aunque la gama mecánica del Renault Captur es muy generosa, vamos a centrarnos en esta variante E-Tech, que tiene mucha tela que cortar. Se trata del primer híbrido enchufable de la marca, algo que es posible gracias a la plataforma CMF-B y a las más de 150 patentes que ha conseguido Renault en este ámbito tras la experiencia obtenido en la Fórmula 1. Este ejemplar cuenta con un motor de gasolina atmosférico de 1.6 litros de 91 CV y también con dos mecánicas eléctricas: la unidad principal e-Power y el motor de arranque de alta tensión HSG.

Entre los tres consiguen una potencia combinada de 160 CV y 144 Nm de par, por lo que se convierte en el tope de gama. Pero el factor diferencial de este modelo es su caja de cambios multimodo sin embrague de la que hablaremos más adelante. También su batería de iones de litio de 9,8 kWh de capacidad (7,5 kWh útiles), que es la culpable de que este modelo reciba la etiqueta CERO y de que consiga una autonomía eléctrica de hasta 50 kilómetros, que podrían ser 65 kilómetros en ciudad.

La batería es que se puede cargar a una potencia máxima de 3,7 kW en unas tres horas o en un enchufe doméstico de 230 V en unas cinco horas. Por lo tanto, tenemos al más eficiente de la gama, homologando un consumo de entre 1,4 y 1,7 l/100km y unas emisiones de CO2 de entre 32 y 37 g/km. A pesar de ser el más potente, no es el más rápido. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos y tiene una velocidad máxima de 173 km/h. Pero basta de cháchara, vamos ahora a comprobar lo que nos puede ofrecer este Captur E-Tech.

Comportamiento

Cuando nos ponemos al volante del Renault Captur E-Tech lo primero que llama la atención es el silencio a bordo. Se arranca en modo eléctrico y los primeros kilómetros los podemos hacer con cero emisiones siempre que tengamos batería. Cuando nos quedamos sin autonomía o pisamos a fondo el acelerador notaremos el cambio de modo y nos llegará más ruido, pero no es algo notable. Hay una buena insonorización en el habitáculo para tratarse de un vehículo de estas condiciones.

Pero la verdadera clave, como decíamos, es la caja de cambios multimodo de crabots. Es la primera vez que se usa esta transmisión sin embrague en un coche de producción y es la que permite que se haga un arranque en eléctrico. Permite que los motores funcionen de forma independiente o conjunta, con hasta 15 combinaciones de funcionamiento entre los motores y las marchas engranadas. Por supuesto eso se hace de forma automática sin que el conductor haga nada.

En la práctica, eso se traduce en que se reduzcan las rupturas de aceleración entre cambios de marcha. Tenemos un comportamiento muy suave, sin que haya tirones, y bastante preciso. Es cierto que algunas veces puede resultar algo lento de reacciones, como que está pensando cuál de las 15 combinaciones entre motores y marchas utilizar, pero para un uso normal no se notará apenas. Hay que tener en cuenta que este coche no ha sido concebido para ser un deportivo.

La principal ventaja de este modelo es la inclusión de varios modos de conducción para adaptarse a las necesidades. Con el modo Pure se va circulando en eléctrico siempre que la batería lo permita a una velocidad máxima de 135 km/h. Se puede forzar el eléctrico también con el botón EV. En el modo Sport se saca todo el potencial del sistema ofreciendo el empuje de todos los motores de forma simultánea. Con la función E-Save se prioriza el uso del bloque de gasolina para no perder carga de la batería. Hubiese estado bien tener un modo en el que el motor de gasolina recargase la batería.

La mayor parte del tiempo la pasamos en el modo My Sense, que es el que se adapta mejor al uso diario y también permite la personalización de algunos parámetros. Hay que decir que incluso en función del modo, también cambia la regeneración de energía. Será nuestra aliada para que la batería dure más y cuenta con la función Brake que hace que la deceleración (y la regeneración) sea mayor. Llama la atención que en este modelo no haya levas para jugar con la retención del coche como en otros rivales similares. La frenada también es regenerativa, por lo que hay que acostumbrarse al tacto del pedal, aunque es más natural que la media.

La autonomía de la batería en condiciones reales ha sido de unos 40 kilómetros de media, depende mucho del entorno y del tipo de conducción que se ejerza. Pero en general convencen los bajos consumos de este Renault Captur E-Tech. A lo largo de la semana hemos marcado medias de 4 l/100km de gasolina sin tener un enchufe a diario y el consumo eléctrico está en torno a los 14 kWh/100km.

En general podemos terminar diciendo que el del Captur E-Tech es un chasis bastante equilibrado. Ha tenido que recibir una puesta a punto para responder correctamente al aumento de peso de unos 250 kg respecto al de gasolina convencional. Es menos ágil, pero no es algo insalvable gracias a la suspensión multibrazo en el eje trasero, que consigue filtrar cualquier imperfección del terreno con solvencia. La dirección la encontramos demasiado asistida y bastante directa, por lo que ayuda a las maniobras en ciudad, pero no transmite demasiado en tramos de curvas.

Opinión coches.com

Renault quiere tener hasta doce modelos electrificados bajo la firma E-Tech para 2022 y lo cierto es que no ha podido comenzar de mejor manera. Con el Renault Captur E-Tech tienen un coche sin apenas rivales, el híbrido enchufable más pequeño que hay en el mercado, que además presume de una tecnología muy novedosa. En el apartado estético es como el resto de versiones, con una imagen desenfadada y muy personalizable. El interior está a la altura por tecnología y calidad, aunque pierde un poco de habitabilidad.

Lo más destacado lo vemos en el apartado dinámico, gracias a ese sistema híbrido enchufable tan diferente al resto de la competencia. Destaca por su refinamiento en marcha, por la suavidad y por los bajos consumos; con la caja de cambios multimodo sin embrague como la principal protagonista del conjunto. Este modelo parte de 28.545 euros, siendo caro para tratarse de un SUV pequeño, pero a la vez de los modelos más asequibles con etiqueta CERO de la DGT.

Renault Captur E-Tech
7.8Nota
Lo mejor
  • Calidad interior
  • Equipamiento completo
  • Comportamiento y consumos
Lo peor
  • Maletero pequeño
  • Autonomía eléctrica
  • Precio elevado
Diseño8
Habitabilidad7.5
Acabados8.5
Maletero6.5
Equipamiento8
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • coches híbridos
  • Renault
  • Renault Captur
  • todocamino