Logo de Noticias Coches
Skoda Kamiq 15 TSI prueba – 97.8
Prueba
Luis Ramos Penabad

Skoda Kamiq 1.5 TSI, a prueba: cuando el más potente es el más interesante

El Skoda Kamiq es el SUV más pequeño que la marca checa tiene en la actualidad. Llegó al mercado en 2019, un año después que el Karoq y dos que el Kodiaq, el modelo con el que Skoda llegó al mercado de los todocaminos.

Es gemelo del Seat Arona o el Volkswagen T-Cross y, tal y como ocurre en el resto de segmentos donde coinciden las firmas del Grupo, es un vehículo en que la firma ha sabido diferenciarse de sus hermanos.

Lo conocimos en su presentación, en una época donde viajábamos a otros países para que pudieses conocer antes que nadie los nuevos coches del mercado. Nos había dejado un buen sabor de boca inicial, pese a ser la mecánica de acceso. De ahí que quisiésemos pasar una semana con una unidad con el motor más potente de la gama

Exterior

El Kamiq es uno de esos coches que a mi me resulta más grande a la vista que lo que dice la ficha técnica. Son 4.241 mm de longitud, por 1.793 de anchura y una altura bastante contenida, de 1.531 mm.

Skoda podría haber tomado el camino fácil, que sería hacer un Kodiaq (un coche que realmente en diferentes tamaños, pero realizó pequeñas variaciones. Lo vemos en el frontal, que es probablemente la parte más controvertida. Se ha apostado por separar los faros en función del tipo de óptica. De ese modo tenemos en la superior las luces diurnas y algo más abajo los faros principales.

La parrilla, rematada en plástico negro brillante en este acabado, cuenta con un marco cromado y el logo se ha ubicado en el capó, que tiene un abultamiento en la parte central. La parte inferior tiene una toma de aire con un entramado hexagonal y un protector de plástico inferior.

Cuando lo ves desde el lateral, es un coche bastante discreto, con unas líneas muy clásicas. En este sentido el acabado Sport de esta unidad le da más empaque, con elementos como las lunas traseras tintadas, con un marco inferior cromado, o las barras de techo en negro. Las llantas de 18 pulgadas, en acabado bicolor, con neumáticos en medidas 215/45 y los bajos en color de la carrocería le dan un aspecto más distinguido.

En la parte trasera podríamos llegar a pensar que estamos ante un Scala por las ópticas. El portón es el gran protagonista, con el nombre de la marca en el medio y el del modelo con menor relevancia en el lateral. En la parte baja cuenta con una suerte de difusor en color plata, con las salidas de escape ocultas a la vista.

Interior

El acabado Sport cuenta con unos asientos con el reposacabezas integrado que es posiblemente lo que más te llama la atención nada más abrir la puerta. Están tapizados en tela negra, con costuras en forma de rombo en buena parte de los mismos.

Sujetan bien al cuerpo gracias a sus orejas laterales pero no son en absoluto incómodos.  La posición de conducción es buena. Algo elevada, pero sin exageraciones, con una buena visibilidad hacia delante y algo peor hacia detrás (ahí necesitarás de los retrovisores exteriores).

El espacio delante es bueno y los acabados también. Sin lujos (no los esperes en un vehículo de su precio), pero con materiales acolchados en la parte superior del salpicadero y una superficie clara que aporta un poco de luz en un habitáculo donde el negro es predominante. Hay también detalles cromados en tiradores de las puertas y salpicadero queda un punto de elegancia al conjunto.

La pantalla del sistema de infoentretenimiento es la gran protagonista del salpicadero.  Tiene botones hápticos en los laterales y resulta muy sencillo de usar. No concentra las funciones de climatización, para lo que se reservan unos mandos físicos en una posición más baja. Justo donde se unen consola y salpicadero contamos con una zona para dejar objetos (con recarga inalámbrica para dispositivos móviles) y conexiones USB-C.

Para la instrumentación tenemos la pantalla digital que permite cambiar la disposición de los elementos y cómo se distribuye la información. Es el mismo que puedes encontrar en los Seat o Volkswagen del Grupo.

Varías la información con los mandos del volante. No son muchos, lo que facilita aprender a usarlos, en parte porque los de control de crucero y límite de velocidad conservan un mando satélite. Yo, personalmente, los prefiero en el propio volante (y eso que mi vehículo particular cuenta con ese mismo mando).

No es el único vestigio de otro tiempos. Porque chirría un poco también que se mantenga el freno de estacionamiento manual entre los asientos. Eso liberaría algo de espacio en esa zona, donde está el selector del cambio y algún botón más, así como dos reposabebidas y el habitual cofre entre los asientos, que se suma a otros huecos portaobjetos.

Detrás no cabe duda de que estamos ante un SUV pequeño. Hay un correcto espacio para las piernas (se notan sus 2.639 mm de distancia entre ejes). Incluso en altura. A pesar de que esta unidad contaba con un techo panorámico de cristal (fijo) que siempre roba algo de espacio, no hay problema de que te toque la cabeza a no ser que seas un pívot de baloncesto.

Sí hay limitación de anchura, pues es algo escasa para tres. Además, hay un espacio para el túnel de transmisión que roba algo de espacio para los pies y el final de la consola, con salidas de aireadores (no tomas USB) también es bastante prominente.

Maletero

El Skoda Kamiq cuenta con un maletero de 400 litros de capacidad. No es el más grande de su segmento (algo muy habitual en la marca), pero tampoco podemos decir que sea un cofre pequeño habida cuenta de las dimensiones del coche.

Se trata de un maletero con más altura que profundidad. Está correctamente rematado en moqueta, si bien el piso es por una parte de goma, algo que viene muy bien cuando quieres llevar cosas sucias o algo mojadas.

Hay un par de huecos en los laterales para llevar objetos pequeños, perchas para colgar bolsas, una red bajo la bandeja, una toma de 12 V en el lateral derecho o ganchos para sujetar la carga. Bajo el piso nos encontramos con una rueda de repuesto temporal que, ojo, es opcional.

Es posible contar con más espacio abatiendo los respaldos de los asientos traseros que como es habitual están divididos en dos partes asimétricas. Cuando realizas esta acción, desde el propio asiento, consigues un espacio de 1.395 litros de capacidad, que no es totalmente plano.

Equipamiento

El Kamiq puede elegirse con varios acabados. Puede que el de acceso Active sea algo espartano, pero los Ambition y Style contentarán a la mayoría de usuarios. En nuestro caso contamos con la terminación Sport, gracias al que encontrarás elementos como las ópticas LED, faros antiniebla, llantas de 18 pulgadas, asientos deportivos, sensor de luces, lluvia y de aparcamiento traseros, Apple carplay y Android Auto…

No faltan los elementos prácticos que la marca engloba en sus soluciones Simply Clever, caso del rascador de hielo en la tapa del depósito de combustible, la linterna extraíble en el maletero, embudo para llenar el depósito del limpiaparabrisas, la pinza para el ticket de aparcamiento o el cajón bajo el asiento del copiloto, entre otros.

Muy completo también en cuanto a sistemas de seguridad. De serie incluye asistente de mantenimiento en carril, Front Assist con frenado de emergencia, detector de fatiga, control de velocidad, cámara de visión trasera… No falta el arranque sin llave, climatizador bizona,  volante y pomo del cambio en cuero o la pantalla multifunción de 8 pulgadas con radio Bolero y Bluetooth.

Esta unidad contaba con algún extra (es un modelo altamente configurable), como el control de crucero adaptativo, el chasis deportivo y el selector de modos de conducción Drive Mode Select, portón de maletero eléctrico, asientos delanteros calefactados, techo panorámico…

Si quieres es posible elegir un acabado aún más deportivo (el Kamiq Monte Carlo) y uno de estética más off road, el Kamiq Scout. Son los más caros de la gama.

El precio de una unidad del Kamiq Sport parte de 25.380 euros, cifra que si eliges el motor probado y cambio automático asciende a 28.330 euros. Ojo, te damos precios recomendados por la marca, sin descuentos de ningún tipo. Es posible encontrar ofertas del Skoda Kamiq en nuestra sección de coches nuevos, publicados por concesionarios oficiales de la marca en toda España. Recuerda que esas tarifas no incluyen extras y que pueden incluir, en algunos casos financiar el coche con la marca.

Motor

Esta unidad cuenta con el motor de gasolina más potente, el 1.5 TSI. Se trata de un propulsor de cuatro cilindros en línea de 1.498 cc que entrega 150 CV de potencia (110 kW) entre las 5.000 y 6.000 rpm, con un par máximo de 250 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm.

Este propulsor de inyección directa, con turbo e intercooler nueve bien al coche y anuncia unas prestaciones muy buenas, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanzar los 212 km/h ligado al cambio automático DSG de doble embrague que monta nuestra unidad, si bien puedes elegirlo con uno manual de seis relaciones.

Y todo ello con unos consumos bastante contenidos, pues gracias al Start & Stop y a la desconexión de cilindros (funciona con dos cilindros cuando no demandas mucha potencia con el acelerador) es capaz de homologar 6,2 l/100 km, con unas emisiones de 141 g/km de CO2, por lo que paga impuesto de matriculación.

Estas cifras de consumo hacen que, salvo que busques un precio muy bajo, el 1.0 TSI de 95 o 110 CV no compense demasiado. No hay opciones diésel, si quieres combustible más barato tendrás que optar por el Kamiq G-TEC, que emplea gas natural comprimido y tiene 90 CV de potencia.

Comportamiento

Skoda se caracteriza por ofrecer unos productos realmente equilibrados en cuanto a comportamiento en carretera. Puede que el Kamiq no sea tan incisivo en curva como un Kia Stonic, un Mazda CX-3 o incluso un Seat Arona, pero responde bien en esas zonas, de manera segura y solvente, sin balanceos demasiado acudados.

El propulsor 1.5 TSI de 150 CV mueve bien los 1.272 kg del coche. Incluso cargado hasta los topes y con cuatro personas a bordo. Acelera muy bien y el coche reacciona notablemente cada vez que acaricias el acelerador. Y todo ello con mucha suavidad, con muy poca sonoridad o vibraciones, que hace que sea un coche muy cómodo para viajes cortos o largos.

La caja de cambios DSG reafirma ese confort a la hora de llevarlo. Como todas, da unos ligeros tirones en maniobras a baja velocidad, pero quizá su mayor hándicap sea que sube bastante la factura.

Los consumos se han mostrado también comedidos, acabando la prueba en 6,4 l/100 km, una cifra muy cercana a la homologada y que me parece muy buena para tratarse de un vehículo con una carrocería SUV con motor de gasolina. Es algo más elevado en ciudad, donde en ocasiones nos movimos en cifras cercanas a los 8 litros, pero en cuanto sales a carretera los guarismos comienzan a bajar.

Posiblemente el aspecto donde más me convenció fue cómo rodaba en autovía. Obviamente, no cuenta el aplomo que vimos en el Kodiaq, pero para tratarse de un coche del segmento B no se arruga cuando circula a altas velocidades, don una sensación de comodidad y seguridad propia de un segmento superior.

Esta eficacia se debe en buena parte a que con los modos de conducción puedes variar las suspensión pilotada (en modo Sport o Normal), que permite que el coche se acerque a la comodidad de los todocamino de enfoque más todoterreno sin el nerviosismos de los SUV de orientación dinámica que les penaliza en ciudad o firmes rotos. No es que cambien el coche de manera radical, pero sí se nota.  

En cualquier caso la suspensión es siempre confortable y ofrece una buena absorción de baches. También permite pasos rápidos por curvas sin movimientos inquietantes y con sensación de aplomo. Todo esto hace que la calidad de conducción sea alta. Además, la mayoría de mandos y controles necesitan poco esfuerzo y se pueden accionar con suavidad.

Opinión coches.com

Tras haber compartido una semana con el Kamiq, no puedo negar que me ha convencido. Me he movido con mi familia de cuatro miembros sin  problemas de espacio interior (uno quinto habría sufrido) y con un maletero solvente para su categoría.

El comportamiento es bastante equilibrado y el 1.5 TSI es posiblemente el motor que deberías escoger si sueles viajar cargado. Pero es que además de ser el más potente de la gama resulta refinado, muy silencioso a cualquier velocidad y agradable de llevar, sobre todo asociado al cambio DSG que montaba la unidad de pruebas.

Fijándonos tan solo en los consumos homologados, ese 0,1 l/100 km que gasta de más en comparación con el 1.0 TSI de 110 CV con idéntico cambio y terminación hace que compense pagar la diferencia de precio existente, a nuestro juicio, pues por 1.800 euros más (sin descuentos), el cambio en las prestaciones es notable y la desconexión de cilindros ayuda a que sea fácil incluso batir al motor de acceso en gasto.

Podríamos achacarle que no cuente con versiones de tracción total o una altura libre al suelo –de 188 mm– que no lo hace muy adecuado a aventuras fuera del asfalto. Pero la gran mayoría de la gente no busca eso, la estética todocamino y la comodidad que da a la hora de usar el coche en el día a día. Y en eso el Kamiq cumple con muy buena nota.

Skoda Kamiq 1.5 TSI 150 CV DSG Sport
7.8Nota
Lo mejor
  • Buena relación prestaciones/consumos
  • Acabados y soluciones prácticas
  • Equipamiento de serie completo
Lo peor
  • Plazas traseras algo estrechas
  • No puede contar con freno de estacionamienot eléctrico
  • Cambio DSG brusco en maniobras
Diseño7
Habitabilidad7
Acabados7.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

  • Skoda
  • Skoda Kamiq
  • todocamino