Toyota RAV4 PHEV prueba – 128
Prueba
Luis Ramos Penabad

Toyota RAV4 híbrido enchufable, a prueba: ¿gasta tan poco como dicen?

El RAV4 es uno de los modelos clave de Toyota en el siglo XXI. Por su nivel de ventas, que es realmente asombroso, el SUV más vendido del mundo.

También porque con él se inició la era de la electrificación en los SUV de la marca. En 2016 llegó la versión híbrida, con la cuarta generación. Y en 2021 este Plug-In hybrid, el Toyota RAV4 híbrido enchufable de la quinta entrega.

El RAV4 es uno de los ejemplos más claros de la evolución del mercado automovilístico. Nació como un pequeño coche de tres puertas con tracción total permanente, de enfoque juvenil y recreativo pero con la arquitectura de un vehículo convencional. A lo largo de su historia se fue convirtiendo en un SUV de carácter cada vez más familiar.

Un coche grande enchufable no es barato. Su precio parte de 52.500 euros sin descuentos. Hay detalles interesantes que pueden hacer pensar que los vale, como su interesante autonomía en modo eléctrico y otros que no nos han gustado tanto para esa tarifa tan abultada. Vamos a conocerlo a fondo:

Exterior

Cuando vi el coche por vez primera, allá por 2019 me pareció un diseño muy americano. Es lógico. En Estados Unidos es el segundo modelo más vendido de todo el mercado, solamente por detrás de la F-Series de Ford.

Eso nos deja con un coche con una imagen imponente, que es lo que les gusta a los americanos y cada vez más a más gente. Un capó muy elevado con un frontal que cae muy vertical y le da una imagen muy de todoterreno.

Si hilamos fino encontramos diferencias entre esta versión híbrida enchufable, como la parrilla, con un marco cromado y formas algo distintas. Se mantiene las ópticas LED y los paragolpes con formas de polígonos en los que se ha optado por emplear molduras en negro brillante que no me acaban de convencer nada en el exterior y menos en un coche de apariencia tan robusta.

En el lateral tiene llantas de diseño específico, de 19 pulgadas en esta unidad (18 en las versiones básicas). Conserva los pasos de rueda marcados (también en negro brillante, como todos los bajos de la carrocería). Sobre la aleta delantera tenemos la inscripción Plug-In Hybrid de su tecnología. Las versiones más equipadas como esta pueden elegirse en cinco colores, con el techo en contraste.    

Conserva las formas generales de la carrocería, con una trasera bastante tendida. También sus medidas. Se va a los 4.600 mm de longitud (casi un metro más que la primera generación), por 1.855 mm de ancho y 1.690 mm de alto.

Ya detrás, conserva bajo el cristal la moldura cromada sobre la que se apoyan los faros y el alerón superior que hace que el coche se vea algo más largo. La parte baja del paragolpes, va en plástico negro brillante, un recurso que sirve en este caso para quitar algo de volumen visual al maletero. Curiosamente, en la parte baja, vemos dos salidas de escape reales.

Interior

Empezamos por la posición de conducción. Llevaba unas semanas conduciendo SUV con posiciones de conducción elevadas, pero más tirando a un turismo. En el RAV4 no, vas alto (incluso en la posición del asiento más baja) y dominante sobre la carretera.

Cuentas con reglajes en asientos y volante y no es difícil encontrarse a gusto. Hay bastante espacio, pero ojo, que a los más altos puede que no les convenga elegir el techo solar que resta algo de espacio. Y es que el piso está algo más alto que en otras variantes.

En cuanto a la disposición de los elementos, está bien resuelta. Contamos con un volante redondo, rematado en cuero y con botones fáciles de usar, con los de las ayudas a la conducción a la derecha y para controlar el ordenador de a bordo a la izquierda. En una posición más baja hay una segunda fila para el volumen, dial y descolgar el móvil.

A través del volante vemos el clásico cuadro de instrumentos formado por una pantalla a color central, que no es muy personalizable pero que muestra suficiente información.

La flanquean dos relojes semiesféricos, por un lado el potenciómetro y por otro el del nivel de combustible y, en esta versión, de la carga de la batería. En este acabado tenemos un buen Head-Up Display de 10 pulgadas que da mucha información directamente en el parabrisas.

En posición central elevada, la pantalla del sistema de infoentretenimiento, de 9 pulgadas. Aquí se notan dos cosas: Primero, que Toyota va a su ritmo con los interfaces, que podían ser algo más actuales. Segundo, es la misma que monta el RAV4 presentado hace tres años. Es algo que deberían revisar en la puesta al día, porque se ve anticuada.

Conserva botones físicos en los laterales, no muy grandes, que sirven como accesos directos, además de diales para el volumen o la radio. Y si alguien lee esto, otra mejora interesante sería la calidad de la cámara de visión posterior, bastante deficiente. Eso sí, ofrece visión cenital que particularmente me gusta mucho.

Otra cosa que me gusta mucho son los mandos físicos de la climatización. Grandes y muy sencillos de usar. Además de que tienen un tacto gomoso agradable y que aparenta robustez. Es el mismo que se usa en los tiradores de las puertas. E

n general, muy buenos ajustes entre piezas, con sensación de estar en un coche sólido. Y los materiales, son también buenos. Desde asientos de cuero completo, con costuras rojas en todos los acabados a todos los materiales que cubren las zonas superiores tienen buena apariencia. Además, al usar tanto plástico negro brillante por fuera, dentro no hay ni pizca.

En la consola central, bastante elevada, tenemos el selector del cambio, precedido por una toma de carga inalámbrica para el móvil. A su lado, nuevos mandos para la gestión de la energía eléctrica, de los que hablaremos más tarde, así como un mando giratorio para cambiar el modo de conducción (Eco, Normal y Sport, además de un modo Trail). No faltan reposabebidas y un cofre bajo el reposabrazos entre lso asientos.  

Las plazas traseras son buenas. Tanto en altura, que se consigue porque el respaldo va bastante inclinado, como en espacio para las piernas. Y si bien tres adultos no irán muy cómodos, no veo imposible viajar tres personas detrás. Contamos con salidas de aire y dos tomas USB. 

Maletero

El espacio de carga del RAV4 híbrido enchufable cuenta con 520 litros de capacidad. Pierde 60 litros respecto a la variante híbrida. El DS7 Crossback E-Tense, el Lexus NX 450h o el Hyundai Tucson PHEV tienen algo más de espacio, por citar dos SUV híbridos enchufables de tamaño similar, pero no es una cifra baja. Además es un espacio bastante aprovechable debido a sus formas regulares. Eso sí, el borde de carga está algo elevado.

Contamos con un espacio bajo el piso, no muy amplio pero que puede ser suficiente para guardar los cables de carga. Hay también ganchos para fijar la carga, una toma de 12 voltios y un enchufe de 230 como el del domicilio.

Esta versión trae de serie el portón de accionamiento eléctrico. Y cuenta, por supuesto, con la posibilidad de abatir los respaldos de los asientos traseros, divididos en dos partes asimétricas. Así se consiguen 1.604 litros de capacidad.

Equipamiento

Habíamos tenido un primer contacto con el acabado de acceso, llamado Advance. Ya es realmente completo y cuenta con elementos como las llantas de llantas de 18 pulgadas, faros delanteros bi-LED, asientos calefactables, portón de maletero de apertura eléctrica…

Por supuesto, se ofrece en él de serie el Toyota Safety Sense, que incluye diversos sistemas electrónicos y ayudas a la conducción. Entre ellos, el control de crucero, mantenimiento de carril, control de crucero, reconocimiento de señales de tráfico o asistente de frenada, con reconocimiento de peatones y ciclistas tanto de día como de noche.

Por encima se sitúa este Style Plus, fácilmente distinguble por la carrocería bicolor o las llantas de 19 pulgadas. Pero tiene más elementos de interés, como el Head-Up Display de 10 pulgadas, techo panorámico practicable o la pantalla de 9 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento con cámara de visión trasera.

Cuenta con asientos en piel y detalles como el portón que se abre pasando el pie bajo el paragolpes o el sistema de sonido JBL. Y mejora la seguridad con el detector de objetos en ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado posterior o el retrovisor central inteligente.

¿Precios? Pues parte de 52.500 euros con el acabado Advance… y 58.500 para el más completo Style Plus. Se trata de precios sin descuentos. Puedes encontrar mejores ofertas del Toyota RAV4 en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por concesionarios oficiales de la marca. Los precios que ves pueden implicar financiar el coche.

Motor y batería

El Toyota RAV4 Plug-In Hybrid tiene un sistema híbrido parecido al del RAV4 híbrido a secas, con algunas diferencias. El motor de combustión es de gasolina, un 2.5 de cuatro cilindros de ciclo Atkinson, que entrega 185 CV en este caso a 6000 rpm. Es algo más potente que en el híbrido (que rinde 178 CV a 5.000 rpm).

Le acompaña un motor eléctrico delantero con una potencia muy similar, de 182 CV (134 kW). Es, pues notablemente más capaz que el del RAV4 híbrido, de 120 CV (88 kW). Y hay además otro motor eléctrico, que mueve el eje trasero, con el que consigue la tracción total que Toyota denomina AWD-i. En este caso, de 54 CV (40 kW) para una potencia máxima de 306 CV.

De alimentar a estos propulsores se encarga una batería de 18,1 kWh de capacidad. Cuenta con un cargador embarcado de 6,6 kW y en una toma de corriente convencional tarda en cargarse 7,5 horas.

Cuando tienes la carga completa anuncia 75 km de autonomía en modo eléctrico, una de las mejores cifras del mercado. Y buenas prestaciones que te contamos a continuación.

Comportamiento

No cabe duda de lo que llama la atención de este coche entre todos sus competidores es por su autonomía eléctrica. Hay que irse a Mercedes, más caros con baterías de mucha mayor capacidad para encontrar cifras mayores. También es cierto que pocos cumplen y aquí llegó la primera sorpresa.

En el primer recorrido, que fue sobre todo en ciudad y vías de circunvalación, a ritmos tranquilos, alcancé 86 km. Hay que tener en cuenta que en ciclo urbano homologa 98 km, pero es la mejor cifra en modo eléctrico que he conseguido con un híbrido enchufable. Cuando sales a carretera y autovía esa cifra baja, pero es muy sencillo superar los 60 km de autonomía eléctrica entre cargas sin problema.

Tanta autonomía eléctrica puede resultar una ventaja para quienes recorran muchos km en su día a día pero solamente pueden acceder a un enchufe una vez al día, en su domicilio o en el trabajo. A nosotros nos costó 9 horas y 20 minutos cargarlo por completo.

Otra cosa que me gusta de este coche es su comodidad. Ya no hablo solamente de su puesta a punto, orientada totalmente al confort. También del ruido que llega. En un RAV4 híbrido notas el motor en aceleraciones intensas. Y aquí no, porque el sistema híbrido es bastante más capaz y no hay que forzar tanto la mecánica de combustión… y porque está mejor insonorizado, sobre todo las ventanas, de cristal laminado.

No es un coche deportivo, a pesar de que en la gama solamente los GR superan su cifra de potencia. Pero sí que es rápido acelerando. Completa el 0 a 100 km/h en apenas 6 segundos, nada mal para sus 1.910 kg de peso. Y gana velocidad de manera sorprendente. Eso sí, como los coches eléctricos, de manera más notable a bajas velocidades.

En curvas rápidas se le nota aplomado. En las lentas, pues no va tan a gusto. En la presentación la marca nos hablaba de que el centro de gravedad va más bajo pero no lo suficiente para que un coche de esta altura y peso se muestre ágil al enlazar curvas. Eso sí, las reacciones son seguras y las ayudas electrónicas son como una madre: recuerdan muy pronto hasta dónde no deberías llegar.  

Y como en todos los coches con varios motores, puedes elegir cómo gestionar la energía. Con el moto EV siempre se mueve en eléctrico, hasta 135 km/h. Luego está el modo Auto EV/HV, donde el coche elige qué es mejor. Puedes también conservar el nivel de carga para usar más adelante (la potencia se reduce a 240 CV) o bien usar el motor de combustión para ganar autonomía (modo CHG), pero además de ineficiente, ahí el coche se vuelve bastante ruidoso.

Puedes además modificar el comportamiento del coche, desde el Normal un más tranquilo ECO y un más reactivo Sport donde lo que más sorprende es lo rápido que el coche responde al acelerador. Se suma el modo Trail, que ayuda en pistas de tierra mucho, ayudando el motor trasero a no perder la tracción. No pude conducir en mojado los días de prueba, pero sí el RAV4 AWD-i en su día y en esas circunstancias aporta un extra de seguridad.

Y empecé hablando de consumos y voy a acabar retomándolo. Porque ¿qué ocurre cuando el coche se queda sin batería? Normalmente en un híbrido enchufable el gasto se dispara. En un SUV, por sus formas y peso, más. En el RAV4 PlugIn Hybrid sigue siendo bajo. Es muy sencillo conseguir cifras del entorno de 7 l/100 km (no viajé cargado) y, a poco que hagas una conducción eficiente, y juegues con las levas y sus tres modos de retención, moverte en 6 bajos. Poco más que un RAV híbrido convencional, que ya es un coche que gasta poco.

Opinión coches.com

¿Es este RAV4 Plug-In Hybrid el mejor SUV híbrido enchufable? Tiene rivales que pueden superarlo en algunos aspectos, pero la verdad es que es un producto ideal para familias que usan el coche a diario en ciudad y alrededores y no quieren tener problemas a la hora de viajar.

Los híbridos de Toyota conquistaron a sus compradores, sobre todo por los ratos que se movían en modo eléctrico. En este RAV4 suman la versatilidad de la tracción total y nos dicen que no pierde la fiabilidad, con diversas soluciones técnicas para cuidar la batería.  

Eso sí, es caro. Hay mucha diferencia con el RAV4 híbrido, unos 12.000 euros. Y toca hacer muchos kilómetros para amortizarla. Porque el coche, con este nivel de terminación cuesta 58.500 €. Y sí tiene etiqueta Cero y está bien equipado, pero por esa cifra uno ya puede pedir un sistema de infoentretenimiento más avanzado y alguna comodidad más.

Toyota RAV4 Plug-In Hybrid Style Plus
8Nota
Lo mejor
  • Consumos bajos incluso sin carga de batería
  • Interesante sistema de tracción total
  • Bien equipado de partida
Lo peor
  • Potente, pero no amigo de las curvas
  • Precio elevado, difícil de amortizar
  • Infoentretenimiento por detrás de sus rivales
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero7.5
Equipamiento8.5
Motor8.5
Comportamiento7.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • coches híbridos
  • todocamino
  • Toyota
  • Toyota RAV4