Logo de Noticias Coches
Alfa Romeo Giulia videoprueba
Ver vídeo
Luis Ramos Penabad

Los pecados del Alfa Romeo Giulia que lastran sus ventas, en vídeo

Cierta marca alemana con sede en Munich se ha relacionado siempre con los automovilistas a los que le gusta conducir. Pero en Milán otra puede sentirse orgullosa de  crear un vehículo pensado para ello, el Alfa Romeo Giulia.

Lanzado en 2016, hace unos meses conocíamos su puesta al día, el Giulia 2020. Es un coche que enamora a la vista, con un diseño que evoca al pasado de la marca sin resultar por ello líneas retro. Pero lo mejor, tal y como pudimos ver en nuestra prueba, llegaba en el momento de conducirlo:

Como contábamos entonces, el coche respondió a todo lo que demandaban los seguidores de la marca: pasión al volante, con un trabajo de suspensiones y dirección prácticamente único en el mercado. Tuvimos en nuestras manos la versión Veloce, que ofrece un nivel de prestaciones muy elevado sin llegar a los extremismos del Giulia Quadrifoglio

Pese a ello, sus ventas están muy alejadas de las que obtienen las berlinas medias de marcas premium alemanas. ¿Por qué? Sin duda el modelo original estaba por detrás en calidad de interiores y ajustes, pero sobre todo en tecnología. Buena parte de los primeros han sido resueltos y en cuanto a la tecnología es verdad que no apuesta por pantallas gigantes, pero ha mejorado la presencia y funcionalidad. Los asistentes de seguridad están también al nivel de otras marcas de renombre y lo único que achacamos un poco es que no pueda equipar faros Full LED.

Puede que uno de sus errores fuese no aportar una carrocería familiar, con la que cuentan todos sus rivales. Para ello está el Stelvio, que va muy bien, pero no tan fino como este. Porque en precio es más que competente. Sí, hablamos de cantidades elevadas, pero va más equipado que sus rivales… costando prácticamente lo mismo.

Galería de fotos:

  • Alfa Romeo
  • Alfa Romeo Giulia
  • berlina