Después de sus cinco coches más lujosos, Mercedes lanza un nuevo vídeo hablando de algunas de las curiosidades acaecidas en la marca alemana durante más de un siglo de historia. En este caso se ha recurrido a cinco historias no contadas, algunas peculiaridades que se han ido sucediendo pero que no han llegado a trascender. Entre otras cosas, muestran como era el desarrollo de los automóviles antes de la llegada de la tecnología.

En la actualidad, los coches van equipados con ordenadores y totalmente conectados durante su fase de desarrollo. Pero hace no tanto, los ordenadores no estaban tan desarrollados (o incluso no cabían en un coche). Por aquel entonces se usaba un Mercedes-Benz 300 Wagon que iba conectado mediante cables al coche que se probaba y de esta forma quedaban recogidos los datos.

En la fase de desarrollo, las condiciones extremas también son de gran importancia. Mercedes cuenta con un túnel de viento capaz de reproducir todo tipo de situaciones para simular el frío del Polo Norte o el calor del desierto del Sahara. Hace unos años no existía la EuroNCAP ni sus pruebas de choque. Pero para garantizar la seguridad en sus vehículos, Mercedes ya hacía sus propios crash test en 1959, siendo una adelantada a sus tiempos.

En 2005 era presentado el Mercedes Bionic Car Concept, un prototipo que se inspiraba en el boxfish para lograr una aerodinámica muy avanzada y que contaba con tecnologías novedosas. Para terminar con este corto vídeo se habla del primer carnet de conducir, el expedido a Karl Benz tras registrar la patente del que es considerado el primer automóvil moderno. De esta forma, el fundador de la marca se convirtió en la primera persona que podía conducir legalmente un coche.

Fuente: Mercedes

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta