Ya conocemos los primeros datos del BMW M5 2018, una de las berlinas medias más prestacionales del mercado, rival de modelos como el Mercedes-AMG E 63 o  el Audi RS6 (este disponible solamente con carrocería familiar). Se trata de la última versión de una saga que se remonta a 1984 y que sustituirá al BMW M5 2011 (tuvo  una ligera modificación en su estética, como el resto de la gama del Serie 5 2013).

Bajo el capó cuenta con un motor 4.4 litros con ocho cilindros en V cuya potencia no ha sido desvelada, más allá de que será más potente que el actual (que parte de los 560 CV, pero puede contar con 575 CV con el Competition Package y hasta 600 CV en la edición especial BMW M5 30 Jahre que celebraba su 30 aniversario.

El mayor cambio es la forma en que entrega la potencia, ya que puede ser de tracción total (por defecto a arrancar) o de propulsión.

  • DSC: la configuración básica, que permite un ligero resbalamiento de las ruedas traseras propio de los modelos M xDrive.
  • M Dynamic Mode (MDM) Gana agilidad enviando más potencia al eje trasero, mantenga su estabilidad en situaciones extremas.

Si se desactiva el DSC, se dispone de tres modos:

  • 4WD: El comportamiento de M xDrive es neutral, con gran capacidad de tracción.
  • 4WD Sport: Optimizado para asfalto seco en circuito, configura la tracción M xDrive para ganar precisión y maniobrabilidad  sin perder capacidad de tracción.
  • 2WD: Para conductores puristas (y experimentados). El diferencial M activo se encarga de contar con un coche maniobrable y ágil.

En el motor hay cambios para lograr mayor presión de la inyección, un nuevo turbo, sistemas de refrigeración y lubricación de mayor rendimiento, y un sistema de escape modificado más ligero.

Gracias a ello y a la combinación del M xDrive con la caja M Steptronic de ocho marchas las prestaciones suben muchos enteros, más que debido al aumento de potencia. Esta caja de cambios dispone de tres programas de funcionamiento y puede cambiarse manualmente con unas levas en el volante.

La firma destaca el cambio en el puesto de conducción, más orientado al conductor y con un tablero de instrumentos más bajo, ahora con velocímetro digital. En el centro del tablero está la pantalla Control Display, que ofrece información de los programas del cambio (M1 y M2) que ajustan la respuesta del motor y de la dirección,datos del sistema de tracción o el reglaje de la suspensión de dureza variable. Parte de estos datos también se muestran en la pantalla Head-Up Display, que es un 70% mayor que en el anterior modelo.

Fuente: BMW
Galería de fotos:

Ver galeria (72 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta