Apenas unos segundos de video en los que se ve al modelo pasar tan rápido que casi ni se le aprecia. Eso sí, lo poco que se ve del mismo es real y sin camuflaje de ningún tipo. Lo poco que se aprecia apenas da para comentar un poco de su parte frontal, y de las ruedas delanteras, de gran tamaño, con llantas exclusivas y unos generosos discos de freno de grandes dimensiones para hacer frente al enorme caudal de potencia que entrega su brutal mecánica.

Lo que sí podemos tener claro es que el salto evolutivo del nuevo M5 respecto de la anterior entrega del modelo todavía a la venta será cuando menos tan grande como el brutal salto tecnológico que ha supuesto la nueva generación de la berlina Serie 5 frente a su predecesora, especialmente en todo lo que atañe a la tecnología disponible para el modelo, que lo sitúa en las posiciones de cabeza, si no al frente, en la carrera a la conducción autónoma.

Además de todas la innovaciones tecnológicas ya conocidas en la berlina de la que deriva, el nuevo M5 añadirá otras nuevas, como pueden ser el sistema Remote 3D View, nuevas funcionalidades nunca vistas en materia de asistencia a la conducción —al menos eso es lo que BMW viene prometiendo— y. opcionalmente, una nueva evolución del sistema de tracción total xDrive de la marca. Tradicionalmente de propulsión trasera, el nuevo M5 abre la puerta así a los que apuestan por la tracción a las cuatro ruedas para una mayor seguridad en su conducción.

Los más puristas seguidores de la marca sin duda se echarán las manos a la cabeza y elaborarán todo tipo de comentarios sobre el tema, pero según BMW esto no debe preocupar a sus clientes, ya que el potencial del nuevo M5 es tan elevado que permite dotar de potencia ambos ejes sin perder por ello las tradicionales sensaciones de fuerza y tracción disponibles de la ultradeportiva berlina Premium.

Bajo el capó, encontraremos un bloque gasolina de ocho cilindros en V0, con 4,4 litros de capacidad y tecnología de doble turbocompresor. Se sabe que esta mecánica, que aportará al modelo una potencia de 600 CV, se ofrecerá en combinación con la nueva transmisión automática de doble embrague Steptronic de 8 velocidades, cuya cifra de par se reserva BMW para desvelar la próxima semana durante su presentación. Se aventura, eso sí, una bestial capacidad de aceleración, que permitiría al M5 alcanzar desde parado los 100 km /h en apenas unos 3,5 segundos.

Al igual que la berlina de la que deriva, el nuevo M5 está desarrollado sobre la nueva plataforma CLAR del BMW Group, a partir de la cual se ha elaborado una excepcionalmente rigida arquitectura de bastidor y chasis en la que se han empleado un elevado número de materiales ultraligeros (fibra de carbono, plásticos CFRP, aluminio, magnesio,…) a fin de reducir al máximo el peso del conjunto y favorecer así un mayor rendimiento y prestaciones. A falta del dato exacto, sí que se sabe que el peso del nuevo M5 será inferior al del anterior en aproximadamente unos 65, lo que sumado los 40 CV adicionales de potencia que gana y al importante incremento de par que se espera (alcanzará o superará los 700 Nm) sin duda le permitirá aumentar considerablemente sus prestaciones.

Para llevar todo ese nuevo potencial al suelo a través de su eje trasero, lo normal sería que el M5 incorporase un nuevo diferencial trasero desarrollado a partir del que ya se monta en los actuales M3 y M4. Sin embargo, habrá que esperar a la próxima semana para averiguar si esto será así efectivamente, puesto que BMW acaba de anunciar que a partir de noviembre va a reemplazar el nuevo diferencial trasero elaborado con materiales ligeros CFRP por uno nuevo elaborado en acero. Según BMW ello se debe a la necesidad de habilitar un espacio para dotar al modelo de un nuevo filtro de partículas (CFP) que permita a los modelos superar las normativas de emisiones que les afectan. Habrá pues que esperar a conocer qué sucede con el del M5, antes de aventurar nuevos desarrollos.

Donde sí que estos se van a implementar es en la suspensión del nuevo M5, que va a contar con un nuevo sistema de amortiguación en el que dispondrá de unos nuevos amortiguadores adaptativos.

De lo que apenas ha trascendido nada, salvo las escasas imágenes del teaser que adjuntamos, es de la nueva estética del M5. Según BMW tendrá un estilo ciertamente agresivo y deportivo, lo que le permitirá disputar —cuanto menos en igualdad de condiciones— ese tan deseado.

Además de su presentación previa durante la próxima semana, el nuevo M5 será una de las grandes estrellas, junto con el también nuevo X2 que estarán presentes en el stand de BMW en el Salón de Francfort a mediados de septiembre.

Fuente: BMW
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta