Espionaje chino a Renault

Tres altos directivos de la compañía francesa han sido despedidos y acusados de pasar información confidencial a la competencia china relacionada con el desarrollo del vehículo eléctrico.

renault-portada1

“Renault ha sido víctima de una red de espionaje internacional organizada”. Con estas palabras, Patrick Pelata, número dos de Ranault, comunicaba a los medios de comunicación la crítica situación sufrida por el grupo automovilístico francés en los últimos meses y que ha tenido como consecuencia el cese de tres altos ejecutivos supuestamente implicados en el escándalo.

De película de James Bond se podría calificar lo que ha vivido Renault. A principios de enero, el trio de ejecutivos que trabajaban en el centro tecnológico de la firma en la localidad de Guyancourt, fueron invitados a abondonar el complejo por los guardias de seguridad y una pertinente carta de despido.

renault 1 300x200 Espionaje chino a Renault

Renault Z.E.

Han sido acusados de pasar información confidencial a un testaferro que posteriormente la vendía a grandes firmas de automoción chinas, de los que todavía se desconoce su nombre. En concreto el material robado sería referente al futuro coche eléctrico, de inminente llegada al mercado y aunque Renault no ha querido revelar los nombres de los tres directivos implicados, la prensa francesa ya se ha encargado de hacerlo.

Según el periódico Le Parisien son Michel Balthazard, con más de 30 años en la empresa, miembro del comité de dirección y encargado de los futuros modelos de coche, Bertrand Rocchette, mano derecha de Balthazard y Matthieu Tenenbaum, adjunto al programa del vehículo eléctrico.

Todos ellos desarrollaban sus labores en el complejo tecnológico donde Renault trabaja en los proyectos de investigación más innovadores y en concreto en los relacionados con los vehículos alimentados por energía eléctrica. Sin embargo desde la compañía, su presidente Carlos Ghosn ha querido dejar patente que el caso no afectará en “ningún caso” a los planes de desarrollo del vehículo eléctrico, puesto que “no tenemos ninguna prueba de que el objeto de la venta haya sido la tecnología del vehículo, sino su modelo económico“.

Eric Besson, el actual Ministro de Industria francés ha comentado la “gravedad” del suceso y ha prometido que redoblarán los esfuerzos para proteger los intereses de las grandes empresas del país. No en vano, el Gobierno francés posee el 15% de la titularidad de Renault.

Por su parte, China rechaza la autoría y en boca de un portavoz del Ministerio de Exteriores ha calificado las acusaciones de “irresponsables e inaceptables”, que además “carecen de fundamento”. De momento la situación ya ha creado un conflicto diplomático entre las dos potencias que ahora el Gobierno galo se esfuerza en aplacar.

Vía: El País



Te ha gustado esta noticia? Suscríbete, tenemos más

He leído y acepto las condiciones legales.

Seguro que tienes algo que comentar sobre esto...

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>