Logo de Noticias Coches
Coche Electrico Cargando
Luis Blázquez

¿Es una buena idea comprar un coche eléctrico de segunda mano?

Si estás buscando un coche eléctrico, ¿deberías considerar uno de segunda mano? Un eléctrico usado puede parecer una buena idea para aquellos que no quieren –o no pueden– pagar por un modelo nuevo. Pero, ¿cuáles son los beneficios y los inconvenientes? Hemos enumerado algunos para ayudarte a decidir si es mejor comprar un vehículo eléctrico de ocasión o no, y es mejor ir a por uno nuevo.

¿Hay incentivos fiscales a la vista?

Desde hace unos años, ha sido casi una “normalidad” que se ofrezcan algunas ayudas en forma de descuento para adquirir un coche eléctrico. Sin embargo, con uno usado, perderás algunos de los excelentes beneficios fiscales de comprar uno nuevo, puesto que estamos hablando de rebajas de varios miles de euros. Esta misma también se aplica cuando se adapta la instalación eléctrica de casa, con nuevo cableado y un WallBox. Si quieres un coche eléctrico de segunda mano, seguramente te tocará pagar todo de tu bolsillo.

¿Cuál es la ventaja de un coche eléctrico usado?

En el momento que optas por un coche eléctrico de segunda mano, no todo son desventajas, ya que todavía puedes aprovecharte de algunos beneficios. Tales como una rematriculación (si el coche viene de fuera) más económica, un Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) reducido y, por supuesto, el acceso libre a todos los escondrijos de las grandes ciudades gracias a la etiqueta CERO de la Dirección General de Tráfico.

Algunas metrópolis incluso otorgan la ventaja de un estacionamiento municipal gratuito a los vehículos eléctricos. Y aunque es posible que no obtengas ayuda de tu gobierno al comprar un coche eléctrico usado, algunas empresas eléctricas ofrecen reembolsos como una recompensa por contribuir a reducir el consumo de combustible. De todas formas, si el precio de compra de uno de estos coches es lo suficientemente bajo, comprar uno usado aún puede ahorrar mucho dinero en comparación con comprar uno nuevo.

¿Me va a tocar reemplazar las baterías?

Este es uno de los problemas que preocupan a la hora de adentrarse en la compra de un coche eléctrico de segunda mano: la batería. Más específicamente, a muchos les preocupa si tendrán que reemplazarlas, una realidad desafortunada que podría generar una factura de reparación de cuatro cifras holgadamente. Y como vimos en su día, la respuesta corta es que “sí”, en algún momento será necesario reemplazar las baterías de un coche eléctrico.

Sin embargo, realmente es poco probable que seas tú quien se encargue de cambiarlas, a no ser que conserves el coche durante muchos años. De hecho, lo normal es que la batería dure más de una década, y dado que los primeros coches eléctricos populares como el Nissan Leaf salieron al mercado en 2010, significa que incluso estas baterías ya habrán sido sustituidas, o de lo contrario el precio del coche será mucho más bajo. Una batería que falla antes de tiempo está cubierta por la mayoría de las garantías, que suelen ser de 10 años.

¿Cuál es el valor de reventa de los coches eléctricos?

El valor de reventa de los vehículos eléctricos, generalmente, está por debajo del promedio. Los eléctricos e híbridos enchufables se deprecian algo más rápido que el coche promedio con un motor de combustión, lo cual es una buena noticia para los interesados en un eléctrico usado. Pero también son malas noticias para quienes pagaron mucho por un vehículo eléctrico nuevo sin mucha ayuda del gobierno estatal.

Sin embargo, los eléctricos más nuevos y de más autonomía, como el Tesla Model 3 o la última hornada de modelos que han ido apareciendo en el último lustro, mantienen sus valores mejor que los ejemplares previos con números más reducidos. Si un automóvil eléctrico usado tiene más de 300 kilómetros de autonomía, es probable que el mantenga mejor su valor. Y eso se ve echando un vistazo al mercado –cuyos precios no paran de aumentar–, donde la realidad dice que, por menos de 15.000 euros, el asunto se complica.

Por lo tanto, establecer un presupuesto relativamente modesto para un coche eléctrico sí que puede brindarteuna opción agradable y moderna con mucha vida útil aún por delante. Vale, no tendrás un crédito fiscal por su coche eléctrico de segunda mano, pero el precio de compra de todos los eléctricos usados, ​​​​normalmente, es lo suficientemente accesible como para que no importe en demasía. Y eso sin mencionar lo que ahorrarás en gasolina.

¿Casa contigo el estilo de vida de un coche eléctrico?

Si está pensando en comprar un coche eléctrico usado, hay una buena posibilidad de que estés haciendo el gran cambio de un motor tradicional a tu primer cero emisiones. Salvo que optes por un híbrido o un híbrido enchufable, que también funcionan con gasolina, el gran cambio al coche eléctrico requiere un cambio de estilo de vida con algunas cosas a considerar, como ya hemos visto en alguna que otra ocasión. Aún así, hay dos factores vitales a tener en cuenta:

Autonomía: si bien es una preocupación candente es un tema que poco a poco se va mitigando en los nuevos eléctricos de larga autonomía. Pero si estás mirando un eléctrico de segunda mano, pensarás en las distancias que puedes recorrer entre recargas. Dado que algunos ​​tienen una autonomía tan escueta como poco más de 150 kilómetros, deberías preguntarte: ¿Sería capaz de usar un coche que no puede viajar más de 150 km del tirón? Esto requiere un poco de preparación y ser realista en función de tus rutinas diarias.

Dónde enchufar el coche eléctrico: esta es otra consideración. ¿Tienes un garaje donde puedes dejarlo enchufado cuando estás en casa? ¿Puede usar un tomacorriente normal para satisfacer las necesidades de carga o necesitarás instalar un cargador de nivel 2 más rápido? La mayoría de los coches eléctricos de segunda mano ​​pueden hacer una carga completa durante la noche en un enchufe tradicional de 220 V, pero un cargador de nivel 2 más sofisticado puede reducir significativamente los tiempos de carga si lo vas a usar asiduamente.

¿Deberías entonces comprar un coche eléctrico usado?

Entre un precio de compra más asequible y la cantidad que ahorrarás en combustible al hacer el cambio a la electricidad, un coche eléctrico de segunda mano ofrece una propuesta de valor bastante sólida siempre que puedas lidiar con sus características, con tu estilo de vida y la del propio coche. Si te preocupa la duración de la batería, te sugerimos que no sea una condición determinante por ahora, a menos que estés interesado en modelos eléctricos muy antiguos que tengan 10 años; a la mayoría de las baterías les quedan años de vida.

Fuente: Autopista, Motor.es

  • coches eléctricos