Aunque las ayudas a la compra de vehículos nuevos fueron anunciadas hace ya tiempo, no ha sido hasta ahora cuando han entrado en vigor de forma plena en todas las comunidades. Tanto el Plan Renove como el Plan Moves ya pueden contribuir a que muchos usuarios cambien de coche, pero hay que tener en cuenta todas las variables. Porque acogerse a estas ayudas también tiene una «letra pequeña» que debe ser considerada. En este caso, quien compre coche con estas condiciones tendrá que pagar impuestos el año que viene.

Estos incentivos a la compra están considerados como una ganancia patrimonial por parte de la Agencia Tributaria, lo que significa que deben quedan reflejadas en la declaración de la renta del año 2020. A los que compren coche bajo alguno de los planes del Gobierno se les tendrá en cuenta y Hacienda podría sancionar en caso de no pagar los correspondientes impuestos. De hecho, aquellos que estuvieran exentos de hacer la declaración de IRPF por sus ingresos, estarán obligados si reciben una subvención superior a los 1.000 euros.

Tributación del Plan Renove

El Plan Renove 2020 es aquel que se puede aplicar a la compra de coches de combustión, electrificados y 100% eléctricos. Los requisitos principales son que se achatarre un vehículo con más de 10 años (a nombre del comprador), que el precio del coche sea inferior a 35.000 euros (45.000 euros para personas con movilidad reducida) y que tenga unas emisiones de CO2 por debajo de 120 g/km. En todo caso, su cuantía depende del etiquetado de la DGT y también de la clasificación del IDAE, otro etiquetado energético que muchos todavía desconocen.

De esta forma, vemos cómo las ayudas pueden variar mucho, son entre 400 y 800 euros para los de combustión convencional, entre 600 y 1.000 euros para los que tienen la etiqueta ECO de la DGT y sube hasta los 4.000 euros en el caso de los híbridos enchufables y eléctricos con etiqueta CERO. A esto se podría sumar un descuentos de hasta 1.000 euros por parte del concesionario. Esta información ya la conocíamos, ahora vamos a tratar el tema de la tributación por el Plan Renove.

Como decíamos, esta ayuda no está considerada como una renta exenta del IRPF. Las personas físicas tendrán que declararlo como ganancia patrimonial en su próxima declaración de la renta y se sumará a la base general. De esta forma, la cantidad que se reciba de ayuda se suma al resto de salarios y rentas que tenga el usuario. Lo que se pague al final dependerá de los ingresos totales, no es lo mismo alguien que sume 20.000 euros a otra persona que declare 50.000 euros.

Dependerá del tramo de IRPF en el que se sitúe cada uno. Por ejemplo, alguien que esté en el 19 % de retención y que reciba una ayuda de 5.500 euros por comprar un eléctrico y achatarrar su viejo coche tendrá que pagar a hacienda 1.045 euros de esa cantidad. Por lo tanto, la ayuda real para esa persona finalmente será 4.455 euros, pues el resto se irá de vuelta para las arcas del Estado.

Tributación del Plan Moves

El caso del Plan Moves 2020 está pensado únicamente para los más respetuosos con el medio ambiente, solamente se pueden acoger a él los eléctricos e híbridos enchufables. En este caso no es obligatorio el achatarramiento de un coche viejo, pero sí que aumentará la cuantía de la ayuda en el caso de hacerse. Por otro lado, el valor de la ayuda depende del tipo de vehículo. Por ejemplo, se pueden alcanzar hasta 5.500 euros de ayuda al comprar un eléctrico y dar de baja otro coche. Se quedaría en 4.000 euros sin el achatarramiento.

En el caso de los híbridos enchufables, si tienen una autonomía de entre 30 y 90 kilómetros, la ayuda asciende a 2.600 euros dando de baja otro coche y a 1.900 euros en caso de no hacerse. Si se compra un híbrido enchufable con más de 90 kilómetros de autonomía se consiguen las mismas cifras que adquiriendo un eléctrico. Como en el caso anterior, el concesionario podría aportar un descuento adicional de hasta 1.000 euros. Y ahora vamos al tema de impuestos con el Plan Moves.

En este caso se aplica la misma regla que en el anterior. La ayuda se incluye en la declaración de la renta como una ganancia patrimonial no derivada de transmisión de elementos patrimoniales en el resto de salarios y rentas. Otro ejemplo sería alguien que está en el tramo del 30 % en el IRPF y cuenta con una ayuda de 4.000 euros por comprar un coche eléctrico sin dar de baja otro viejo, tendría que pagar a Hacienda una cantidad de 1.200 euros. En este caso se habría beneficiado de un total de 3.800 euros tras pagar los impuestos.

1 COMENTARIO

  1. El artículo muy técnico y numérico, adelantando lo que deberemos pagar según el tramo de IRPF y ayuda recibida, y aunque dice de soslayo que se declarará como una «ganancia patrimonial», no advierte de lo que esto puede significar más allá de lo que tributaremos, ya que por ejemplo una persona que tenga o vaya a tener hijos cursando estudios superiores (sobre todo en otra ciudad o de Erasmus), si se superan los 1700€ de incremento patrimonial (incluyendo la ayuda) les será denegadas o directamente retiradas las becas que les pudieran otorgar, con lo que perderían bastante más de lo que pudieran percibir. Lo sé de primera mano, ya que en mi caso por percibir 2.500€ del Plan Movea 2016 por un vehículo GLP, además de tener que pagar unos 800€ de este dinero por IRPF, perdí la beca de mi hija que en total ascendía a unos 6.000€, así que hagan cuenta y decidan.

Deja una respuesta