Logo de Noticias Coches
Triangulo Virtual V-27 Senal DGT (4)
Luis Blázquez

“Triángulo virtual” V-27: la nueva señal que la DGT quiere en nuestros coches

Es estadística pura y dura, cuánto más tiempo pases en la carretera, más probabilidades tienes de sufrir alguna avería que requiera inmovilizar el vehículo in situ. Cuando se da esta situación, sabemos que hay que seguir un protocolo muy sencillito: detenerse en un lugar seguro que no obstaculice la circulación, ponerse el chaleco reflectante, poner los triángulos de emergencia y resguardarse en el sitio más seguro. Pero el peligro que conlleva hacer todo esto ha derivado en la señal V-27.

Hablamos de un “triángulo virtual” que pretende dar la solución a este problema. La Dirección General de Tráfico (DGT) está planteando incorporar este nuevo sistema de aviso, de acuerdo con el borrador del nuevo Reglamento de Auxilio en Carretera ya aprobado por el Consejo de Ministros (y que ha de ser refrendado). El objetivo buscado por la DGT es regular y hacer más seguros los servicios de auxilio en la vía pública. Contará para ello con varias novedades, entre las cuales destacan las nuevas luces de emergencia V-16 y V-27.

Hasta ahora, el foco de atención se ha centrado en la primera. Pero, a partir de ahora y hasta el 1 de enero de 2026, momento en el que serán obligatorias, conviviremos con ellas y con los actuales triángulos de emergencia. Pero no les queda mucha vida útil a estas señales físicas, ya que estas serán, finalmente, sustituidas por la citada baliza luminosa que deberemos colocar en el techo del vehículo con el fin de dar un paso adelante en el apartado de seguridad vial en caso de sufrir una avería que implique detenerse en la calzada.

Con la idea de reducir las muertes causadas en este tipo de circunstancias, en su mayoría por atropellos, la luz de emergencia V-27 será en primera instancia de carácter voluntario. Esta ha sido definida como “un triángulo virtual que se activará en el sistema de a bordo del vehículo para advertir la presencia de un peligro próximo. Su incorporación al vehículo será voluntaria y solamente se llevará a cabo en aquellos vehículos conectados a través de medios telemáticos con el Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad”.

El gráfico presentado por la DGT muestra un pictograma formado por una señal de advertencia de peligro y unas ondas en su sección superior derecha. Y aunque no sea obligatorio tenerla, el objetivo, naturalmente, es conseguir que la gran mayoría de coches que circulen por nuestras carreteras, si no todos, acaben utilizando esta tecnología para mostrar esta señal en el cuadro de instrumentos siempre que pueda existir un peligro más adelante. Esto también servirá a los vehículos que efectúan a diario operaciones de ayuda y rescate, expuestos a un alto riego.

Las posibilidades que ofrece la tecnología actual junto con el continuo desarrollo de sistemas de comunicación coche a coche –y entre los coches y la infraestructura– son inmensas. No hay duda de que la iniciativa es prometedora para la mejora de la seguridad vial, ya que, uniendo el desarrollo de unas redes de comunicación más extensas y sofisticadas con la llegada de cada vez más coches que están permanentemente conectados a Internet y nuevas infraestructuras, será fácil habilitar el uso de tecnologías como la de la señal V-27.

Porque la DGT ya está trabajando en la creación de una infraestructura que permita mejorar tanto la compra de vehículos electrificados como la comunicación vial. En ella se quiere añadir un punto de acceso nacional donde se registrarán situaciones y circunstancias especiales como incidencias del tráfico, cortes puntuales o, como se ha mencionado, la presencia de un coche averiado o accidentado. Aquellos que estén capacitados para ello se conectarán a esa red y se encargarán de avisar a su conductor utilizando el “triángulo virtual” V-27.

Entonces, ¿cómo se relacionan las señales luminosas V-16 y V-27? Sencillo. Cuando la primera se haga obligatoria el 1 de enero de 2026, esta contará con un sistema de geoposicionamiento y conexión a la red para enviar la localización del coche a dicho punto de acceso nacional en el momento de activarse. Así, cuando alguien active una luz de emergencia V-16, los demás conductores serán advertidos de la localización mediante la señal V-27.

Fuente: DGT

  • accidentes
  • DGT
  • seguridad