Hace tiempo hablamos de los motores más potentes por número de cilindros. En el apartado de los tetracilíndricos nos sorprendía ver los 381 CV del Mercedes-AMG A 45 y eso que la siguiente generación alcanzará los 421 CV. Cuando pensábamos que las mecánicas de esa cilindrada estaban cerca de su límite nos encontramos con algo que lo desmiente. Se trata de un motor turbo de cuatro cilindros y 2.0 litros que desarrolla 600 CV de potencia. Y no, no se trata de una broma.

Es una realidad, aunque hay que cogerla con pinzas. Esta mecánica no la veremos en los vehículos de calle, sino que se quedará exclusivamente en competición. Es el motor protagonista de esta temporada del DTM y serán varios los fabricantes que lo desarrollen para intentar estar siempre en lo más alto del podio. Si concretamos un poco más, se trata del BMW P48, el motor que se estará bajo el capó del BMW M4 DTM.

Si nos ponemos a analizar en detalle, las cifras de esta mecánica son capaces de dejar sin respiración. Como decíamos, es un cuatro cilindros en línea con 1.999 cc y cuatro válvulas por cilindro y ha sido hecho con materiales ligeros como el aluminio. Gracias a eso se consigue un peso de apenas 85 kg, aunque la ligereza también se debe a que unidades auxiliares como el motor de arranque están fuera del bloque, colocados en el transeje.

Que se puedan extraer más de 600 CV de una mecánica tan compacta se debe a elementos como su turbocompresor, que sopla a una presión de hasta 2,5 bares. Puede parecer algo desorbitado, pero la marca alemana cifra su vida útil en más de 6.000 kilómetros, los que se recorren aproximadamente en toda la temporada. Al fin y al cabo, en el DTM la normativa restringe al uso de 1,5 motores por coche durante la temporada.

Y BMW ha querido comparar su motor P48 con el bloque M121 que llevó el BMW 2002 TI que ganó el Campeonato Europeo de Turismos en 1969. En estos 50 años ha habido mucha evolución, tanto en rendimiento como en eficiencia. El ya clásico llegaba hasta los 280 CV gracias a un pionero turbo que soplaba a 0,98 bares. Ahora vemos el doble de potencia y de presión en algo mucho más ligero. Veremos si el BMW P48 consigue que olvidemos los anteriores V8 del DTM.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta