Amazon es actualmente la empresa más valiosa del mundo y, como se suele decir, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Por eso han anunciado que van a intentar lograr la neutralidad en carbono para el año 2040, una década antes de lo impuesto por el Acuerdo de París de las Naciones Unidas. Una de las medidas adoptadas es la adquisición de 100.000 vehículos eléctricos para realizar sus repartos en varias partes del mundo.

El encargo ha sido hecho a Rivian, el pequeño fabricante americano especializado en vehículos de cero emisiones. No es de extrañar, pues hace unos meses Amazon invertía 700 millones en esta marca. No fueron los únicos, pues Ford también ha metido unos 500 millones en Rivian para seguir avanzando en materia de movilidad eléctrica. Y ese pedido de 100.000 unidades, que se ha convertido en el mayor de la historia, se cumplirá en unos plazos bastante razonables.

Las entregas comenzarán en 2021 y ya para 2022 Amazon podrá disponer de unas 10.000 unidades. El total del pedido debería estar ir completándose para el año 2030. Para lograr cumplir plazos, Rivian tendrá que ponerse las pilas, aunque se estima que sus instalaciones de Illinois (antes pertenecientes a Mitsubishi) tienen una capacidad máxima de 350.000 unidades al año. Con esta flota de eléctricos se calcula que se podrían dejar de emitir hasta 4 millones de toneladas de CO2 al año.

Aunque sobre lo que no se han dado demasiados detalles es acerca del vehículo a adquirir. Rivian de momento solo ha presentado dos modelon: el Rivian R1T, que es una pick-up, y el Rivian R1S, un SUV grande. El vehículo comercial que se ha agenciado Amazon compartirá la plataforma modular de ambos modelos, lo que le permite una flexibilidad muy destacada. En los otros dos modelos se han llegado a conseguir más de 700 CV gracias a cuatro motores eléctricos (uno en cada rueda) y hasta 640 kilómetros de autonomía con baterías de hasta 180 kWh.

Fuente: Techcrunch

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta