Rivian era un pequeño fabricante de origen americano relativamente desconocido que buscaba hacerse un hueco en el mercado centrándose en los vehículos eléctricos. Y hablamos en pasado porque esta marca ha pasado a otro nivel en pocos meses. Primero llegaron 700 millones de dólares de una ronda de financiación liderada por Amazon. Pero es que ahora han recibido otra inversión de 500 millones de dólares por parte de Ford. Además, ambas firmas americanas trabajarán juntas en el futuro.

Es cierto que Ford está haciendo avances importantes en el ámbito de la electrificación. En los últimos meses ha ido sumando a su gama tanto microhíbridos como híbridos enchufables y seguirá trabajando en esa línea. Sin embargo, todavía parece estar lejos de realizar un modelo 100 % eléctrico y ahí es donde se encuentra la importancia de esta última inversión. Rivian será el socio perfecto y les aportará la experiencia especializada para lograr ese objetivo.

Porque de Rivian ya hemos visto dos vehículos eléctricos muy enfocados al público americano. Ambos emplean la misma plataforma modular (skateboard) y se espera que lleguen al mercado a finales de 2020. En primera instancia fue el Rivian R1T, una llamativa pick up, y posteriormente fue presentado el Rivian R1S, un SUV de gran tamaño con siete plazas. Precisamente esa plataforma será utilizada por Ford para desarrollar su propio coche eléctrico.

Todavía no queda muy claro como utilizarán Ford la plataforma de Rivian. Pero no hay que olvidar que tienen en la agenda modelos tan interesantes como un crossover inspirado en el Mustang (podría llamarse Match 1 y llegar el año que viene) o una versión eléctrica de la mítica Ford F-150. Esta inversión de 500 millones de dólares en Rivian se suma a los 11.000 millones que lleva ya Ford empleados en movilidad eléctrica. También han querido dejar claro que Rivian seguirá siendo un fabricante totalmente independiente.

Fuente: Ford

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta