La intención de las compañías automovilísticas por introducir sus baterías en los hogares está suponiendo una atractiva expansión en su línea de producto. De esta manera, y cogiendo el testigo de Mercedes, la compañía francesa ha lanzado Renault Powervault.

Un proyecto que comparte méritos con la británica Powervault, especializada en almacenamiento de energía solar.

Así, aprovechando las baterías de sus coches eléctricos, la marca consigue exprimir al máximo el rendimiento de las mismas con la ventaja añadida de un diseño inteligente que pretende adaptarse al interior del hogar.

Gracias a su funcionalidad, las baterías podrán almacenar la electricidad en función de su precio en el mercado o directamente de fuentes renovables, como paneles solares.

Las baterías se encuentran todavía en fase piloto para ser testadas de momento en 50 casas en el Reino Unido. En cuanto al precio, no hay una cifra específica, sin embargo prometen ser rentables disminuyendo la tarifa eléctrica en torno a un 30%.

En palabras de Nicolas Schottey, director del programa para las baterías de Renault, “aportar una segunda vida a las baterías de nuestros coches eléctricos resultará beneficioso para todas las partes: los dueños de los coches, los dueños de las casas y el medio ambiente”.

Fuente: Renault

1 COMENTARIO

Deja una respuesta