Logo de Noticias Coches
BMW i Vision Circular (1)
Luis Blázquez

BMW i Vision Circular, así ven desde Baviera el futuro de sus coches

BMW ha aprovechado el juego en casa con el Salón del Automóvil de Múnich 2021 (IAA) con la idea de darnos una vista previa del futuro de la marca con algunos prototipos. El último se llama BMW i Vision Circular, una apuesta por la movilidad extremadamente sostenible en casi todos los ámbitos posibles. Porque no sólo se mueve sin combustibles fósiles, también quiere otorgar un toque premium en una construcción de materiales reciclados.

El BMW i Vision Circular es un vehículo eléctrico de tamaño compacto con cuatro asientos imaginado para el año 2040, algo así como una versión del futuro del extinto iX3. El nuevo modelo se centra en la sostenibilidad y el lujo, con un diseño que utiliza componentes 100 % reciclables, que incluye incluso la batería. BMW afirma que al crearla usando materiales del “ciclo de reciclaje”, dicha batería logra una densidad energética mucho mayor sin agotar sus materiales típicos, cuya obtención sabemos que no ni muy “limpia” ni muy “ética”.

En cuanto al diseño, el i BMW Vision Circular adopta un enfoque único del lenguaje actual de la compañía. Las parrillas de riñón características de la marca permanecen, con los faros incrustados dentro de los adornos en cada esquina y acentos LED únicos en otras partes de la rejilla. El parabrisas y el techo crean una sola pieza de vidrio que se extiende a lo largo del vehículo, mientras que las ruedas combinan con el diseño del frontal con radios delgados y la parte posterior adopta un estilo de índole similar con una sola barra de luces LED.

Otras reminiscencias clásicas de los modelos de BMW más antiguos –y que la nueva Serie 4 también ha omitido– es la curva Hofmeister, que también se actualiza como una superficie digital delgada dentro de una forma angular que tiene un acabado en aluminio anodizado y dorado en lugar de pintura. Pero el enfoque real está en la sostenibilidad, no en el diseño. Los componentes metálicos estarán hechos de aluminio y acero reciclados, y como indicaba unas líneas más arriba, la batería de estado sólido se fabricará con materiales reciclados.

Los neumáticos están hechos de caucho natural certificado y sostenible e incluyen partículas de caucho reciclado de colores que añaden resistencia y dan un aspecto distintivo. Además, BMW dice que los conductores podrán enviar la energía no deseada a la red desde la batería del coche. Esa capacidad es exactamente el tipo de característica que podríamos esperar en los BMW eléctricos de los próximos años, aunque podría pasar mucho más tiempo antes de que veamos un modelo de producción con un interior que sea tan parecido al prototipo.

Dominada por lo que parece una losa gigante de kriptonita en el salpicadero que usa efectos de luz para mostrar el cerebro del vehículo en funcionamiento, y destacado por su falta de pantallas visibles, la cabina abandona la configuración convencional a favor de una pantalla de visualización frontal en la base del parabrisas. Los asientos de color lavanda también son de material reciclado, mientras que el volante rectangular está impreso en 3D con material de base biológica; en este caso, polvo de madera. Habría que ver el desgaste con el tiempo.

BMW cree que la forma en que se fabrica un vehículo es tan importante como las emisiones que expulsan por el escape, por lo que desea lograr la neutralidad climática a lo largo de la vida útil del coche. Planea hacer eso no solo reemplazando los motores de combustión con energía eléctrica, sino centrándose en los materiales y el proceso de fabricación. La empresa busca lograr una reducción de las emisiones de los vehículos durante su ciclo de vida del 40 % de cara 2030, algo que sin duda también motiva la inminente normativa Euro 7.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

  • BMW
  • coches eléctricos
  • prototipo